FANDOM


Sword Art Online 16.6

1

Colocando el dedo índice y el dedo del medio de mi mano derecha juntos, suavemente los extendí. Dejando los otros tres dedos algo recogidos, aunque soy uno de los que los dejaría flojos y abiertos.

A continuación, moví las puntas de los dos dedos largos ligeramente por debajo de mi línea de visión, luego los giré hacia abajo, paralelo al eje de mi cuerpo. Poner una cantidad moderada de fuerza en la velocidad de los dedos está bien en este caso, pero la línea trazada era bastante estricta.

Yo podría dejarlos caer con la gravedad virtual si estuviera de pie, pero era bastante difícil sentir el eje de mi cuerpo estando acostado de lado. De ahí la recomendación habitual de primero ponerse de pie antes de invocar la ventana, en lugar de tratar de forzarla mientras se está acostado.

Sin embargo, ahora estaba recostado sobre una superficie de madera firme, por lo que mi brazo derecho conseguió ejecutar el comando gesticular, a pesar de su torpe movimiento causado por mi tensión, y un rectángulo translúcido apareció bajo mi mano derecha levantada.

Llamada por su nombre, la "Ventana de menú principal" era la primera y única interfaz entre el sistema de juego incorpóreo, y yo, un jugador del VRMMO, «Sword Art Online». [Kirito], mi nombre, era mostrado en la parte superior de la ventana, junto con mi nivel numérico y dos barras para mi HP y EXP. A la izquierda habían pestañas como [EQUIPO], [INVENTARIO], [ESTADO] y [HABILIDAD] alineadas verticalmente mientras que a la derecha, la región principal, primero mostraba una silueta humana que era llamada la «Figura de equipamiento». Y en la parte inferior habían iconos de acceso directo para activar todas y cada una de las habilidades.

Retirando mi dedo del medio, toqué la pestaña [OFERTA] cerca de la mitad del menú con el dedo índice. La región principal cambió a un modo en el que las diversas formas de peticiones podrían ser escogidos. Desde la parte superior estaban las solicitudes comerciales, solicitudes de party, solicitudes de amistad... y el botón que estaba buscando en la zona más baja.

[Matrimonio]. Este debe ser el botón menos presionado en este juego de la muerte, SAO, donde las estafas y traiciones crecian de forma desenfrenada. Dos años y diecisiete días habían pasado desde que comenzó el juego, pero dificilmente podía recordar algun matrimonio entre jugadores.

Sin embargo, mi dedo tocó ese botón sin vacilacion alguna. A diferencia de los intercambios y los duelos, las peticiones sólo se podían enviar a alguien mutuamente registrado como un amigo. Sin necesidad de cambiar al cursor de oferta, los objetivos disponibles eran mostrados directamente dentro de la ventana. En este momento, sólo había un solo jugador dentro de un rango diez metros... no, incluso si eso se ampliara a un kilómetro, habría un único nombre allí.

Puse mi dedo índice en esas cinco caracteres, ese arreglo que ahora yo consideraba maravilloso; como algo sagrado. Seguí las letras con mi mirada, una "A" inicial, seguida de "s", "u", "n", y "a", luego suavemente lo toqué con mi dedo.

No habrían diálogos adicionales "SÍ/NO" apareciendo de mi lado en este momento. La única con el privilegio de escoger era la que había recibido la propuesta. Elevando mi cara, miré fijamente a la chica ubicada dos metros delante de mí.

Aincrad, vigésimo segundo piso, cerca de las afueras. El resplandor entrando desde el techo de la casa de madera brillaba en el pelo largo de la chica-de Asuna y su camisón blanco, iluminado en oro. Con un brillo tan deslumbrante, que apenas podía ver la expresión de la joven.

Una pequeña ventana se mostraba en orientación horizontal en frente de Asuna. El mensaje que aparecía ahí era probablemente algo contundente, algo así como "Kirito ha enviado una propuesta de matrimonio", "SÍ/NO".

Siendo honesto, ya habíamos pasado por una propuesta verbal la noche anterior. Y Asuna ya había respondido con un "Sí". Pero aún así, yo podía sentir mi ritmo cardíaco acelerarse y sin frenos.

La mayoría de las sensaciones los avatares reciben en SAO eran señales artificiales generadas por el NerveGear, pero la creencia común era que los sentidos internos como el ritmo cardíaco y la respiración eran probablemente reales. En otras palabras, eso significa que mi cuerpo físico acostado en la cama de algún hospital en el mundo real, también, tenía el corazón con palpitante energicamente. Me preguntaba si Asuna sentía lo mismo, pero yo no lo sabría sólo a través de su apariencia externa.

Los pocos segundos que se sintieron como una eternidad pasaron y, finalmente, la mano derecha de Asuna se movió. Luz brilló de los pernos de plata unidos al largo guante de cuero blanco ascendiendo hacia la ventana. El dedo índice extendido se detuvo por encima de uno de los dos botones.

Ese dedo se detuvo por un corto tiempo, similar a como yo había procedido, en tanto Asuna levantó su cara.

Sus ojos color avellana miraron directamente a los míos. Mi corazón latía con fuerza.

"......Kirito-kun."

Me pregunto si yo realmente había oído ese susurro, o si mi cerebro simplemente lo había recreado por la forma en que se movían los labios de Asuna. El tiempo se congeló una vez más y ese dedo índice delgado lentamente aterrizó en esa ventana en este mundo transitorio envuelto en un silencio total.

Una nueva ventana de mensaje flotó encima de la ventana principal que había dejado abierta antes. Pero yo no tuve necesidad de leer las palabras escritas allí. La sonrisa de Asuna y esas lágrimas como gemas en sus ojos me dieron la respuesta.

Los dos dimos un paso adelante. Las ventanas se desvanecieron por su cuenta. La brecha de dos metros se volvió cero con otro paso.

No importó quién fue primero; llevamos nuestros brazos hacia adelante y los entralazamos. La alta cercanía entre nosotros hacía que nuestros corazones se superpusieran. Fuimos arrastrados a una determinada misión que involucró combate hace varias decenas de minutos y por lo tanto, un pequeño protector cubría mi pecho mientras una coraza de plata cubría el de Asuna. Pero podía sentir vívidamente latir su corazón, donde se conectaron nuestros avatares.

Nuestro corazones, latiendo como alarmas, pronto se sincronizaron, mientras se desaceleraban a un ritmo suave. El latir perpetuo, una vez cada segundo, trajo una calma misteriosa a mi corazón. El nerviosismo que me heló la respiración cuando me le propuse ayer había desaparecido.

Y así, a partir del 24 de octubre 2024, 05:19 PM, Yo-un espadachín, Kirito, fui conectado a esta chica-una esgrimista, Asuna, a través de un lazo denominado matrimonio, tanto en el sistema, como ​​emocionalmente.

  2

"Hey... ¿Segura que no quieres? Algo así como... una ceremonia de matrimonio".

Asuna sostenía su taza de té con las dos manos mientras ella inclinaba la cabeza con un "hmm".

Las muchas lámparas que hemos comprado dispersaron una luz brillante en la sala de la casa de madera donde el resplandor de la ventana casi se había desvanecido. Sin embargo, sólo habíamos empezado la personalización de estos tres cuartos; sin nada más que un juego de comedor y un juego de sofás para esta sala; un conjunto de utensilios de para la cocina; y una cama para el dormitorio. Sin embargo, el suelo de madera y las paredes eran cálidas y una llama real (tan real como se puede obtener en este mundo) parpadeaba en la estufa rusa incorporada, al tiempo que crujía.

Asuna, que parecía perdida en sus pensamientos en el otro lado de la mesa redonda, me miró y asintió con la cabeza suavemente.

"Bueno, sobre eso, sí deseo un poco una ceremonia de matrimonio. Y Ashley dijo que iba a hacer un vestido para mí también... Soy realmente una chica, después de todo, no importa lo que parezca".

"S-Sii, en realidad, yo sabía eso desde el principio."

La sorprendente espadachina que tenía el apodo de «El destello veloz», soltó una pequeña risa ante mi respuesta, entonces atrajo su té de hierbas, humeando ligeramente por encima de ella, cerca de sus labios. Su expresión se puso rígida en cuanto ella retornó la taza al plato encima de la mesa.

"...Pero ya ves, aún si nos retiramos del gremio por motivos personales... Los Caballeros de la Sangre y La Alianza Divina de Dragones, así como Agil, Klein, y el resto del grupo en la delantera están todos trabajando duro para hacerse camino a través del septuagésimo quinto piso ahora, ¿verdad? Así que... pensé que no sería muy respetuoso hacia ellos".

"......Ya veo."

Asentí de igual forma mientras llevaba mi mano hacia mi taza de té. Incluso si tuviéramos una ceremonia de matrimonio, Agil, Klein, Lisbeth, Silica, y algunos otros probablemente asistirian felizmente-No podía afirmar con certeza que Argo, la comerciante información, abandonaría su trabajo por esto-pero el factor más importante eran los sentimientos de Asuna. Daré todo de mí por aquello que Asuna realmente quiera de aquí en adelante. Ella siempre estuvo apoyandome, animandome, y guiandome todo este tiempo, independientemente si estaba a mi lado o no.

Viendome reflexionar en silencio sobre dicha resolución en lo más profundo de mi corazón, Asuna sonrió una vez más y habló sin vacilaciones.

"Yo ya soy lo suficientemente feliz al poder estar contigo a solas en esta hermosa casa, Kirito-kun. ... No sé cuánto tiempo va a durar... pero este es el momento más feliz que he tenido en estos dos años que he vivido en Aincrad".

"......Sí. Lo mismo vale para mí."

Decir eso en un murmullo tomaba todo de mí. Después de todo, eso sentí en las palabras de Asuna. Que una vida en el piso veintidós como esta sería nuestro único y corto descanso al sol. Que tendríamos que volver a la línea delantera un día y lanzarnos de nuevo a los días de batallas.

Tomé un respiro profundo y removí la irritación que se avecinaba, y luego hablé.

"Entonces, erm. Hagamos una ceremonia de matrimonio cuando el piso cien sea despejado y toda nuestra lucha termine. Llamaremos a Klein y al resto, junto con un montón de los otros, cuando llegue el momento. Como Caynz y su grupo, los miembros de DDA y KoB... me pregunto si Heathcliff vendrá si le decimos... "

Los ojos de Asuna se abrieron ante eso, pero una sonrisa volvió a su rostro y ella asintió.

"Hmm, me pregunto. Pidamosle al líder que de un discurso".

"Aah... Apuesto que él lo hará completamente aburrido y solemne ..."

Nuestras risas se sobrepusieron.

Por supuesto-yo, quien lo había sugerido, sabía que la «ceremonia de matrimonio después de limpiar el piso cien» no sucedería y lo mismo pensaba Asuna también, estoy seguro. Si el juego de la muerte conocido como SAO fuera completado, todos los jugadores serían desconectados y nunca se permitiría el ingreso a Aincrad nunca más con toda probabilidad.

El grupo de la delantera, incluidos Asuna y yo, había luchado hasta aquí por dos años con el fin de liberar a todos los jugadores. También hubo muchos que perdieron la vida en medio de la batalla y se desvanecieron en fragmentos poligonales. Ese era quizas el por qué yo no podía expresar esta emoción débil burbujeando desde el fondo de mi corazón.

En cambio, me levanté de la silla de comedor hecha de madera lisa y despues di dos pasos alrededor de la mesa. Asuna se puso de pie al mismo tiempo y se movió delante de mí.

Abracé a Asuna con fuerza como para repeler la ansiedad y la inquietud. No fue un abrazo lleno de tranquilidad como el de cuando me le propuse; Puse fuerza en mis brazos en mi deseo de sentir toda la existencia de Asuna. Tanto Asuna como yo nos habiamos quitado la armadura metálica, por lo que la sensación de su cuerpo esbelto pero claramente tangible fue transmitido a mí.

"Asuna..."

Grité con voz ronca mientras enterraba mi cara en su lustroso, suave y fragante pelo. Con todos mis sentidos centrados en este ser tan querido para mí sentí que me estaba volviendo loco, de repente me di cuenta de lo que parecía un adormecimiento inusual dentro de mi cuerpo.

Inusual, pero esta no era la primera vez que lo sentía. Ayer, me había enterado de un deseo básico incluido en los avatares de este mundo, aparte del hambre y el sueño desde que SAO se volvió una prisión, en la habitación de Asuna en la ciudad principal del sexagésimo primer piso, Selmburg. Una sola casilla que aparece después de seguir con seriedad pequeños botones y enlaces en las notas de explicación en lo más profundo de las profundidades de la pestaña [Configuración] de la ventana del menú principal que tuve que preguntar quién realmente lo encontraría. Marcar la casilla le permitía a los cuerpos virtuales de los jugadores adquirir... o tal vez, recuperar una cierta función.

¿Quien sería ese dentro del equipo de desarrollo de SAO que preparó una opción como esta? Pensaría que no pudo ser Kayaba Akihiko, quien diseño este juego de la muerte. Recuerdo que en un artículo de revista que había leído en el mundo real, poco antes de ser encarcelado en el juego, varios miembros del equipo de desarrollo habían insinuado descontento hacia el código de ética de la organización autorreguladora del juego. Ellos habían ingresado la función en una versión todavía en desarrollo como una broma y que, obviamente, fue eliminada antes de la edición de lanzamiento, pero luego fue puesta de vuelta cuando se convirtió en un juego de la muerte por una razón u otra... o eso me gustaría imaginar.

Yo había dejado la casilla «Remover Código de Ética» marcada desde anoche. En otras palabras, si mis sentimientos se intensifican en cierta dirección, se produciría un cierto cambio en mi avatar-

Traté nervioso de separar nuestros cuerpos, pero los dos brazos de Asuna, envueltos alrededor de mi espalda, no lo permitirían. Ella debió darse cuenta de mi respuesta, ya que su delgado cuerpo se estremeció con un escalofrío.

"L-Lo siento..."

Asuna se disculpó en voz baja, pero mantuvo el abrazo y levantó la cara antes de susurrar a quemarropa con sus mejillas sonrojadas.

"...Yo soy tu esposa ahora, Kirito-kun."

"S-sí..."

"...Vamos a la otra habitación."

¿La cocina? Abandonando la idea de verbalizar la broma, asentí en silencio, luego moví mis pies hacia la puerta que llevaba a la habitación que no era la cocina.

Al entrar a la habitación oscura desde la iluminada sala de estar, nos pusimos frente a frente sin tener que encender la lámpara. La ventana al oeste, desde donde el resplandor púrpura brillaba era la única fuente de luz, pero yo podía ver claramente la figura de Asuna como resultado de mi ya dominada habilidad Detección. Su armadura de metal, así como los guantes y botas fueron retirados, pero el uniforme de caballero familiarizado con los colores de los Caballeros de la Sangre seguía ahí como siempre. Su figura gallarda como espadachina agudizó mis deseos aún más.

Ya sea que se dio cuenta de eso o no, Asuna juntó las manos bajandolas en frente de ella y habló en un tono avergonzado.

"En momentos como este... debe ser el chico, eh... el que retire la ropa de la chica?"

"Ehh... b-bueno, me pregunto..."

No había manera de que un adicto a los juegos en línea en su segundo año de secundaria cuando esto se convirtió en un juego de la muerte pudiera dar una respuesta inmediata a semejante pregunta. Pero yo tendría que dar lo mejor de mí si tuviera que hacerlo. Para empezar tomé una respiración profunda, di un paso hacia Asuna y mi mano derecha,

"......Espera, eso es imposible, no es así..."

Que yo sepa, no había métodos para que un jugador retirara el equipo de otra persona, aunque fuera un simple anillo. Yo podría reducir su durabilidad y destruirlo, si tuviera que tratar de todas las maneras posibles, pero eso obviamente no estaba sucediendo aquí y ahora. Asuna miró mi expresión congelada con sus ojos entornados, sonrojada con una pequeña risa, y dijo.

"Lo siento, era una broma."

-Y ella marca el ritmo desde el principio otra vez.

Esa sensación de peligro inminente, también, desapareció en el instante que Asuna abrió una ventana y presionó el botón «Quitar todas las prendas» en su figura de equipamiento. El uniforme de caballero y calcetines se desintegraron en partículas de luz y nada más que simplemente, ropa interior blanca bordeada de encaje cubría su avatar.

Cuando quedé absorto en una simple mirada a la textura de su piel húmeda y sus elegantes curvas que prácticamente rechazaban la idea de ser meros polígonos, los brazos y las piernas de Asuna se retorcieron como ella poco hizo un ligero puchero.

"Esto va a terminar igual que ayer a este ritmo."

"Ah... fweh...?"

Parpadeé, y finalmente recordé. Ayer por la noche, me había vuelto hacia Asuna, quien estaba desnuda como ahora, y hecho un comentario increíble que no debí, lo que resultó en el temor de un ataque de área segura dirigido a cortar a traves de mí. Sería absurdo repetir el mismo error. Yo, de igual forma, invoqué la ventana y removí mi ropa, sin mostrar mucha preocupación. Mi familiar camisa y pantalones desaparecieron hacia mi inventario, pero yo no sentía frío en mi piel, tal vez gracias a la estufa aún ardiendo en la habitación contigua.

Mirándome usar nada más que una sola pieza de equipo de color negro, Asuna continuó su cometido a pesar de su rubor tornandose aún más rojo.

"Bueno... vamos a pulsar el siguiente botón en un "listo, ya'?"

Yo no podía hacer más que asentir rigidamente.

Coincidiendo con Asuna quien puso su mano derecha sobre la ventana, yo también preparé mi dedo por encima del botón «Remover toda la ropa interior».

La gran sub-líder del gremio más fuerte, los Caballeros de la Sangre, (retirada por el momento) puso un rostro serio por alguna razón y contuvo el aliento-

"Listo, ya!"

Y ella dejó escapar un grito solemne pero hermoso.

Nuestros correspondientes dedos se movieron centímetro tras centímetro y tres artículos de ropa desaparecieron de la habitación al segundo siguiente.

Una vez más, yo estaba en silencio cautivado por la postura de pie de Asuna con todo su equipo fuera. Creo que la palabra, avatar, proviene de la palabra sánscrita «avatara», con su significado original de «una manifestación de una deidad». Un hecho que pasó por mi mente con cuan hermoso, cuan inaccesible era la existencia ante mis ojos.

Pero cuanto más tiempo pasaba, más subía mi lujuria y se intensificaba desde el fondo de mi cuerpo. Yo apenas podía contenerme, pero mis respiraciones eran poco profundas, mi ritmo cardíaco acelerando sin control. La saturación en mi vista comenzó la decoloración a blanco como-

"...Adelante, tú puedes hacer lo que quieras... Soy toda tuya ahora, Kirito-kun."

Con esa frase de Asuna mientras ella discretamente cubría una parte de su cuerpo con el brazo, mi sentido de la razón se desvaneció en una brecha de alguna otra dimensión al igual que mi ropa interior lo había hecho.

  Aunque la habíamos comprado con bastante prisa, la cama era lo suficientemente amplia, lo suficientemente suave, y lo suficientemente elástica, sirviendo fielmente a su propósito.

  3

"Tu corazón está... Latiendo."

Acostada con su rostro sobre mí, Asuna tenía su oreja izquierda sobre mi pecho mientras decía eso en un murmullo.

El anochecer cubría todo el mundo fuera de la ventana y la luz de la luna pálida se colaba diagonalmente en el lugar de la ilumunicación. Los dedos de mi mano derecha jugueteaban con el pelo de Asuna, vestido con gemas de luz color zafiro, mientras yo murmuraba.

"Los corazones de los avatares laten en sincronía con los de los cuerpos reales... o eso he oído en alguna otra parte."

"Ya veo... entonces, este es, realmente el sonido que hace tu corazón, ¿eh, Kirito-kun..."

Un pensamiento vino a mi mente, y le dijé a Asuna, sonriendo mientras sus párpados caían.

"Déjame escuchar el tuyo también, Asuna."

Una respuesta inesperada vino después de que ella me miró con los ojos entornados.

"...Tú pervertido."

"¿Qu... ef-fue eso, después de todo lo que hemos..."

"Bueno, la forma en que lo dijiste sonaba pervertido. Pero... está bien. Sin embargo después de que yo termine."

Y con ese susurro, Asuna presionó su oreja izquierda aún más profundo en mi pecho.

(Fin)

Notas del autor

Buen día, soy Kunori. Muchas gracias por leer este libro... aunque difícilmente podría ser llamado así con lo delgado que es.

La historia esta vez es la secuela directa de una historia corta, "The Day Before", escrita en un cierto otro lugar. La primera mitad de la vida de Kirito y Asuna en el piso veintidós nunca había sido contada hasta el momento, así que creo que me gustaría escribir la continuación de esto si la oportunidad se presenta. Aunque Probablemente sería una historia suave sin incidentes reales sucediendo.

El título, "16.6 (dieciséis punto seis)" no lleva ningún significado en particular! Espero su apoyo en el próximo libro también!

Créditos http://www.taptaptaptaptap.net