FANDOM



Habían dos cosas en las que Asuna, la portadora de estoque quien era la sub-líder del gremio los Caballeros de la Sangre y apodada «El destello veloz», vertía su pasión, aun cuando ello no traía beneficios directos a la limpieza del juego de la muerte, SAO.

Una era «cocina». Elevar su nivel de habilidad era muy molesto y no era como si ser capaz de preparar deliciosos platos aumentara tu capacidad de supervivencia en las mazmorras-aunque hay alimentos que dan un incremento temporal al estatus o resistencia-lo que resultaba en que Asuna no conciera a ningun otro jugador entre las clases de espadachín que hubiese dominado su habilidad para cocinar.

Y la otra no era una habilidad. No era tampoco un artículo o una misión. Era el momento de máxima felicidad de ella poder remojarse en agua caliente, hasta los hombros, y dar rienda suelta a su cuerpo y su corazón, o en otras palabras, «un baño».

Su casa en la ciudad principal del sexagésimo primer piso, Salemburg, tenía un cuarto con bañera, aunque era pequeña, y ella tenía una lista exhaustiva de los alojamientos que incluían grandes balnearios en cada piso, para los momentos en que ella sintiera el deseo de un baño más grande.

Y así es como era Asuna, sin embargo ella no se detuvo a pensarlo dos veces cuando compró información relacionada con un baño recién descubierto por la informante Argo, el otro día. Ella quería ir. Ella definitivamente quería ir. Sin embargo, su racionalidad puso los frenos en esta ocasión en particular. Eso era porque ese baño quedaba fuera de la zona del Código Anti-Criminal y para empeorar las cosas, ni siquiera tenía paredes sólidas rodeandolo, en ultimas un «baño al aire libre».

No tenía sentido conservar todo el equipamiento al entrar en un baño. Pero el hecho de que estuviera fuera del área segura hacía que los ataques de los monstruos fueran un hecho, con la posibilidad de jugadores naranja también. Las armas, por lo menos, podrían ser colocadas justo al lado de la bañera para una respuesta inmediata, pero era necesario manipular varias ventanas para equipar la armadura. Por todo eso, no había manera de que ella pudiera entrar en el baño y relajarse mientras estaba en guardia ante los ataques.

-Y así, Asuna se quejaba frente a su amiga íntima, Lisbeth, una herrera, en la tarde del 1 de octubre de 2024.

Mientras presionaba la amada espada de Asuna, Luz Lambent, contra la rueda de afilar, Lisbeth pensó un rato, pero presentó en poco tiempo una propuesta con una sonrisa de satisfacción.

  "......Hahhhh... esto es de lo mejor......"

Y Lisbeth dejó escapar un comentario que no podría ser más letárgico, algo con lo que Asuna estuvo plenamente de acuerdo.

"Ciertamente, este debe ser el segundo mejor en el que he entrado en Aincrad."

"Eso es un poco contradictorio. ¿Dónde fue el mejor?"

Ella le respondió a Lisbeth, quien se dio la vuelta con un chapoteo, mientras sonreía.

"Creo que ciertamente debe haber sido en el primer piso, el momento en el que entré por primera vez a un baño."

"Aah, lo sé, ¡cierto! Yo no sabía que Aincrad tenía baños al principio".

"Jeje, yo tampoco."

Asintiendo, el agua caliente ligeramente humeante goteaba por entre sus dedos.

El baño al aire libre, que estaba en las coordenadas exactas de la información descrita, era mucho más auténtico de lo que Asuna esperaba. La bañera rodeada de rocas estaba ligeramente inclinada y un arroyo espléndido de agua caliente brotaba cuesta arriba, fluyendo hacia abajo sin moderación. Más allá de la valla de madera lisa rodeando la bañera estaba el follaje de los árboles tornandose de color rojo brillante y un cielo azul sin obstáculos, al igual que la circunferencia exterior en la cercanías. Era prácticamente lo mismo que un manantial de aguas termales fluyendo libremente.

El estoque de Asuna y el mazo de Lisbeth estaban ubicados en las rocas cercanas, un nivel mínimo de protección, pero el par de chicas estaba totalmente sin equipamiento aparte de eso. Pensando en ello, era la primera vez que ella entraba en un baño con otra persona o en primer lugar, era la primera vez que ella estaba viendo el avatar de otro completamente desnudo. Lisbeth estremeció su cuerpo en el momento que se dio cuenta de que Asuna miraba inconscientemente hacia ella.

Al darse cuenta de su mirada, Lisbeth sonrió con un ligero rubor.

"¿Qué pasa con esa mirada pervertida, Asuna?"

"Eh, n-no es eso, no quise hacerlo de esa forma, eh... Sólo pensaba en que te ves linda y..."

"¿¡Qué, se supone que eso es sarcasmo!? ¡Claro, tu tienes una cintura delgada, pero aún así!"

Estrujada por las dos manos que de repente se extendieron y agarraron su cintura, Asuna retorció su cuerpo.

"¡Ajaja, h-hey, eso hace cosquillas!"

"¡Eso sería porque te estoy haciendo cosquillas!"

Ellas hicieron un alboroto con el chapoteo del agua por un tiempo, antes de estirar completamente sus brazos y piernas, una vez más, una junto a la otra. Más de la mitad de la bañera estaba todavía libre, incluso con las dos en la forma en la que estaban.

Según la información que Asuna compró, este baño al aire libre era un punto clave de una determinada misión y parece que aquí sucedería un asalto de una misteriosa escuadra ninja de seguir adelante con la historia. Por supuesto, ella no estaba preocupada por eso en el momento, sin embargo la posibilidad de monstruos, no relacionadas con la misión, o ataques de jugadores seguía existiendo, tal como ella lo previó al principio.

Sin embargo, Asuna, y probablemente Lisbeth también, no podría estar más relajada, con todo su cuerpo en la bañera de agua caliente. Eso era porque estaban protegidas por algo más fiable que cualquier tipo de arma o armadura.

Una suave brisa de otoño rozó la superficie del agua, el ligero vapor de agua se cernía sobre él.

En ese momento, un gran estornudo pudo oírse más allá de la puerta de madera a la salida. Después de eso, una voz miserable.

"Eh~, ¿creen que sería posible que cambiemos de lugar cuanto antes~~?"

Encontrando la mirada de Lisbeth, ambas rieron antes de que Asuna respondiera al que ella consideraba el más fuerte entre el grupo de limpieza-lo cual lo convertía en el más fuerte entre todos los jugadores-aquel usuario de espada de una mano y cabello negro.

"¡Diez minutos más, por favor!"

Sin perder el ritmo, Lisbeth añadió.

"¡No, mejor que sean veinte!"