FANDOM


Capítulo 11 Editar

Desafortunadamente para nosotros, corrimos dentro de un grupo de Hombres Lagarto en el camino. Por el momento los ocho llegamos al pasillo del piso superior, treinta minutos ya habían pasado y todavía no habíamos alcanzado a los miembros de La Armada.

—¿Tal vez ellos ya han utilizado sus cristales para escapar?

Cline dijo en broma, pero ninguno de nosotros creyó que hubieran hecho eso. Como resultado, inconscientemente aceleramos nuestros pasos mientras bajábamos por el largo pasillo.

Cuando estábamos a mitad de camino, un sonido que confirmó nuestros temores resonó en las paredes. Inmediatamente todos nos detuvimos para escuchar.

—Ahhhh...

El desvanecedor sonido que habíamos escuchado era, sin lugar a dudas, un grito.

Pero no era de un monstruo. Nos miramos unos a otros y luego comenzamos a correr a toda velocidad. Debido a nuestra buena destreza, Asuna y yo corrimos más rápido que todos los demás y un espacio rápidamente se abrió entre nosotros y el grupo de Cline. Pero este no era el momento para preocuparnos por eso. Corrimos como el viento a través del brillante corredor azul en dirección opuesta a la que habíamos corrido la última vez.

Pronto, las grandes puertas dobles estaban a la vista. Ya estaban abiertas y pudimos ver las parpadeantes llamas azules en el interior y una gran sombra moviéndose lentamente en su profundidad. También escuchamos el intermitente sonido de gritos y choques de metales.

—¡No...!

Asuna gritó con aflicción y aceleró su velocidad. La seguí de cerca. Nuestros pies apenas tocaban el suelo, como si casi voláramos por el aire. Pensé que ya habíamos alcanzado los límites del apoyo del sistema. Mientras tanto, los pilares a ambos lados del pasillo brillaron cuando pasamos.

Cuando nos acercamos a la puerta, Asuna y yo reducimos rápidamente nuestra velocidad. Saltaron chispas de nuestras botas y nos las arreglamos para detenernos apenas delante de la puerta.

—¡Oigan! ¿Están bien?

Grité e incliné mi cuerpo hacia adelante para una mejor vista.

Adentro – parecía el infierno.

Llamas blancas azuladas quemaban todo al otro lado del piso. Una enorme figura se irguió en medio de todo esto, su cuerpo brillaba como si estuviera hecho de metal. Ese era el demonio azul: El Ojibrillante.

Mientras El Ojibrillante blandía su enorme espada parecida a un zanbato a su alrededor, una enorme bocanada de fuego salió de su cabeza de cabra montés. El daño que había recibido no alcanzaba ni un tercio de su HP. Al otro lado de la habitación, había un grupo de siluetas de diminutos tamaños en comparación con el demonio. Ellos eran el grupo de La Armada y sus miembros estaban ocupados corriendo por sus vidas.

Ellos ya no tenían ninguna orden. Comprobé el número de personas e inmediatamente noté que dos de ellos habían desaparecido. Hubiese sido bueno que hubieran escapado con un ítem de teletransportación, pero–

Incluso cuando pensé esto, uno de ellos fue golpeado por el zanbato y salió volando. Su HP había entrado en la zona roja de peligro. No sé cómo había llegado a esta situación, pero el demonio había conseguido colocarse entre los miembros de La Armada y la salida y como resultado no podían ni siquiera escapar. Le grité al jugador que había caído.

—¿¡Qué estás haciendo!? ¡Utiliza tu ítem de teletransportación!

El hombre me miró. Su rostro reflejaba el color azulado de las llamas y estaba lleno de desesperación. Entonces él gritó:

—¡No funciona...! ¡¡L-Los cristales no están funcionando!!

—Qu...

Yo no podía decir nada. ¿Eso significa que esta habitación es un <Área Anti-Cristal>? Era una rara trampa que aparecía en los calabozos de vez en cuando, pero nunca había aparecido en una habitación de jefe hasta ahora.

—¡Cómo puede ser eso...!

Asuna respiró afiladamente. Este era un caso en que ni siquiera podíamos solamente correr y salvarlos. Entonces, un jugador al otro lado del demonio levantó su espada y gritó.

—¡¡Qué estás diciendo!! ¡¡La palabra retirarse no existe para la Armada de Liberación!! ¡Lucha! ¡Te digo que luches!

Definitivamente era la voz de Cobert.

—¡Bastardo!

Le grité. El hecho de que dos personas habían desaparecido en un área anti-cristal – significaba que ya estaban muertos; se habían ido. Algo que se debe evitar a toda costa ya había sucedido, ¿y este idiota seguía diciendo esas cosas? Sentí que mi sangre hervía de ira.

Entonces, Cline y su party llegaron.

—¡Oigan, ¿qué está pasando?!

Rápidamente le dije la situación actual. Cuando lo oyó, la expresión de Cline se oscureció.

—¿No hay...no hay algo que podamos hacer...?

Podíamos ser capaces de entrar corriendo y hacer un camino para que ellos salieran. Sin embargo, debido a que una salida de emergencia era imposible en esta habitación, no podíamos ignorar la posibilidad de que uno de nosotros podía morir también. Simplemente no teníamos suficientes personas. Mientras luchaba con este pensamiento, de alguna manera Cobert se las había arreglado para poner sus hombres de nuevo en orden y gritó.

—¡Ataquen–!

Dos de los diez ya había perdido casi todo su HP y estaban tumbados sobre el suelo. Los otros ocho se habían puesto en líneas de cuatro con Cobert en el centro, que lideraba el ataque con su espada levantada.

—¡¡No–!!

Pero mi voz no los alcanzó.

Era un ataque tan inútil. Si todos ellos corrían juntos, no serían capaces de utilizar sus habilidades de espada adecuadamente y sólo aumentarían la confusión. Ellos deberían estar luchando a la defensiva, rotando de persona para hacer daño y luego cambiar rápidamente al siguiente miembro.

El demonio se irguió y dio un grito que hacía temblar el suelo antes de exhalar un cegador chorro de fuego. Parecía que el aliento contaba como un ataque para infligir daño y los ocho fueron envueltos por la luz azul de las llamas. El demonio aprovechó la oportunidad y blandió su enorme espada. El cuerpo de una persona fue golpeado en el aire, volando sobre la cabeza del demonio y luego estrellándose con fuerza sobre el suelo delante de nosotros.

Era Cobert.

Su HP había desaparecido. Con una expresión que ni siquiera parecía entender la situación, él lentamente movió su boca.

—Esto es imposible.

Dijo sin aliento. Luego, con un efecto de sonido que atravesó nuestras almas, su cuerpo se destrozó en un remolino de polígonos. Junto a mí, Asuna dio un grito corto a esta muerte sin sentido.

Con su líder muerto, los miembros de la Armada inmediatamente cayeron en caos. Corrían a su alrededor gritando. Todas sus barras de HP ya estaban por debajo de la mitad.

—No... No... Ya no más...

Cuando escuché la agobiante voz de Asuna, miré hacia donde estaba ella. De inmediato me apresuré en agarrar su brazo...

Pero ya era demasiado tarde.

—¡¡No-!!

Con este grito, Asuna corrió como una ráfaga de viento. Ella sacó su espada y cargó hacia El Ojibrillante como un destello de luz.

—¡¡Asuna!!

Grité. Sin otras opciones disponibles, saqué mi espada y la seguí.

—¡¡Eh, lo que sea!!

Cline y su party entonces gritaron y siguieron el ejemplo.

El imprudente ataque de Asuna golpeó la espalda del demonio, mientras que su atención estaba en otra parte. Pero su HP apenas disminuyó un poco.

El Ojibrillante rugió, entonces se dio la vuelta y blandió hacia abajo su zanbato. Asuna inmediatamente retrocedió para esquivarlo, pero no lo pudo evadir completamente y fue derribada por la onda expansiva.

El segundo ataque entonces se balanceó hacia ella sin ninguna vacilación.

—¡¡Asuna–!!

Sentí mi cuerpo volverse frío del miedo cuando me lancé entre Asuna y la hoja. Mi espada apenas logró desviar el ataque a tiempo. Entonces, sentí un impacto atravesando mi cuerpo entero mientras la onda expansiva me golpeaba.

Mientras volaban chispas de las dos hojas, la espada del demonio golpeó el piso a pocos centímetros de Asuna. Hizo un enorme agujero en el suelo con un efecto de sonido similar a la de una explosión.

—¡Vuelve!

Grité y me preparé para los ataques del demonio. Su espada se me acercó en varias ocasiones con una fuerza de aplastamiento que se sentía como si pudiera quitarme la vida de un solo golpe. No había suficiente espacio para mí ni siquiera para intentar un contraataque.

Las técnicas del Ojibrillante eran básicamente habilidades de espadas de dos manos. Pero debido a que fueron ligeramente personalizadas, las hizo imposible de leer. Me concentré totalmente en la defensa esquivando y rechazando. Sin embargo, sus ataques eran tan monstruosamente poderosos que perdía mi HP con cada golpe que recibía.

—¡¡Argh!!

Finalmente, uno de sus ataques golpeó con precisión mi cuerpo. Sentí un impresionante impacto, y mi HP disminuyó inmensamente.

Mi equipo y mis habilidades estaban lejos de ser las de un tanque. Si seguía así, esto sólo conduciría a mi muerte.

El miedo de morir hizo que un escalofrío recorriera mi cuerpo. No podía ni siquiera intentar escapar.

Sólo había una cosa que podía hacer. Tendría que ir contra él con todo lo que tenía como un repartidor de daño.

—¡Asuna! ¡Cline! ¡Denme diez segundos!

Grité y moví mi espada con fuerza para bloquear el golpe del demonio y hacer un punto de quiebre. Entonces, me tiré al suelo y rodé lejos. Cline inmediatamente tomó mi lugar y mantuvo al demonio atrás con su katana.

Pero la katana de Cline y el estoque de Asuna eran armas que se basaban en velocidad y por lo tanto carecían de peso.

Imaginé que no sería fácil para ellos bloquear el zanbato del demonio. Mientras yacía sobre el suelo, abrí el menú con mi mano izquierda.

No podía permitirme hacer un solo error ahora. Con mi corazón palpitando con fuerza contra mi pecho, empecé a mover los dedos de mi mano derecha. Desplazando mi lista de ítems, tomé algo de él y lo equipé en el espacio vacío en mi perfil de equipo. Entonces abrí la ventana de habilidades y cambié mi habilidad de arma.

Después de terminar todo esto, apreté el botón Aceptar y cerré la ventana. Confirmé el peso adicional en mi espalda y luego levanté mi cabeza y grité:

—¡¡Terminé!!

Vi a Cline ser golpeado una vez, y su HP disminuyó cuando dio un paso atrás. Normalmente, él debería utilizar un cristal para curarse, pero eso no era posible en este sitio. Ahora, Asuna estaba luchando con el demonio, y en menos de unos pocos segundos su HP ya había disminuido por debajo de la mitad y se volvió amarillo.

Después de que ella me escuchó, Asuna asintió con su espalda hacia mí y dio un breve grito antes de ejecutar una habilidad de perforación.

—¡Yaaaa!

Un rayo blanco de luz voló por el aire y golpeó el arma de El Ojibrillante, causando que las chispas salpicaran. Cuando un fuerte ruido resonó, la distancia entre Asuna y el demonio se amplió.

—¡¡Cambio!!

No perdí la oportunidad y cargué directo al enemigo. El demonio rápidamente se recuperó del corto efecto de aturdimiento y alzó su espada en el aire. Con la espada en mi mano derecha, bloqueé la hoja del demonio cuando descendió de una trayectoria parecida a una llama. Entonces, extendí mi mano izquierda hacia atrás de mi espalda y agarré el mango de la nueva espada. La saqué y lo herí con un suave movimiento. El HP del demonio se redujo notablemente cuando el primer golpe limpio fue registrado.

—¡Kwuaaaaa!

El demonio rugió de ira e intentó otro golpe descendente. Esta vez, crucé mis dos espadas y lo bloqueé por completo. Como su postura se volvió desequilibrada, decidí a romper con mi racha defensiva y lancé el ataque.

Mi espada derecha cortó horizontalmente hacia la zona media del demonio. Mi espada izquierda la siguió inmediatamente para cortar verticalmente en su cuerpo. Derecha, izquierda, luego derecha otra vez. Blandí mis espadas como si los nervios en mi cerebro fueran a toda marcha. Los sonidos del metal chocando resonaba con fuerza, una tras otra como luces blancas volando en el aire.

Esta es la habilidad extra que había estado escondiendo, <Hojas Duales> y la técnica que estaba usando era una habilidad clase elevada de espada <Oleada de Estallidos Estelares>, un ataque combinado de dieciséis golpes.

—¡¡Ahhhhh!!

Sin prestar atención a los pocos golpes que la espada del demonio se las arregló para bloquear, continué gritando mientras lo cortaba sin cesar con mis espadas. Mis ojos se calentaron y mi visión sólo veía al demonio.

A pesar de que la espada del demonio seguía golpeándome el cuerpo, su impacto se sentía como si estuviera sucediendo en algún mundo lejano. Mientras tanto, la adrenalina circuló a toda prisa a través de mi cuerpo, y mis ondas cerebrales se enriquecían cada vez que mis espadas golpeaban su objetivo.

Más rápido, más rápido. El ritmo de mis blandidas ya excedía el doble de la velocidad normal, pero todavía se sentía lento para mis sentidos agudizados. Continué mi ataque a un ritmo que parecía superar incluso la asistencia del sistema.

—¡¡...ahhhhhhhhh!!

Con este grito lancé el último de mis dieciséis ataques, que penetró el pecho de El Ojibrillante.

—¡¡Kkaaaaaaahh!!

Cuando mis sentidos volvieron, me di cuenta de que yo no era el único que gritaba. El enorme demonio estaba rugiendo hacia el techo mientras masivas exhalaciones salían de su boca y nariz.

Entonces su cuerpo se congeló y tan pronto como me di cuenta–

El Ojibrillante se desintegró en innumerables fragmentos azules. Fragmentos de luz azul llovieron en la habitación.

¿Ha...terminado...?

Sintiéndome mareado por las secuelas de la batalla, blandí mis espadas como de costumbre una vez más antes de envainarlas simultáneamente en las vainas que estaban cruzadas en mi espalda. Inmediatamente comprobé mi HP. Había una línea roja con sólo unos pocos puntos restantes. Mientras miraba fijamente mi HP sin cuidado, de repente sentí que la fuerza dejó mi cuerpo y me desplomé sobre el suelo sin ningún ruido.

Mi vista se desvaneció en la oscuridad.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/