FANDOM


Capítulo 18 Editar

El flotador conectado al sedal de la caña de pescar no se había movido ni una sola vez. La somnolencia invadía mi consciencia al tiempo que contemplaba el baile de la luz del sol reflejada en las relucientes ondas del lago.

Di un gran bostezo y levanté la caña de pescar. En el extremo del sedal, sólo un vacío gancho plateado brillaba a la luz, el cebo que había puesto en él había desaparecido.

Ya habían pasado más de diez días desde que nos mudamos al vigésimo segundo piso. Con el fin de recolectar el alimento diario, había borrado mi habilidad de espada a dos manos la cual entrené brevemente mucho tiempo atrás y la intercambié por la habilidad de pesca. Comencé a imitar a Taikoubou pescando, pero por alguna razón simplemente no podía atrapar nada. Mi puntuación de entrenamiento acababa de sobrepasar los seiscientos puntos, así que no esperaba capturar nada grande, pero creí que para entonces al menos ya debería haber pescado algo. En su lugar, solo pasaba día tras día desperdiciando los cebos que compraba en el pueblo.

—Aghh, esto es muy molesto...

Me quejé entre dientes, lancé a un lado mi equipo de pesca y luego me tiré al suelo. El viento que soplaba sobre el agua era gélido, pero el abrigo que Asuna me había hecho con su habilidad de costura me mantenía caliente. Asuna aún seguía perfeccionando esa habilidad, por tanto el abrigo no era tan bueno como la ropa que vendían en las tiendas NPC. Sin embargo no había ningún problema, puesto que era útil y me mantenía caliente.

Era entonces <El Mes del Ciprés> en Aincrad, lo cual significaba que en Japón era noviembre. Si bien casi estábamos en invierno, la pesca en SAO no tenía nada que ver con las estaciones. Tal vez sólo era que había empleado toda mi suerte en conseguir a mi bella esposa.

Al tiempo que pensaba esto, todo mi ser se llenó de felicidad y una sonrisa de oreja a oreja se dibujó en mi rostro. Entonces, repentinamente una voz llegó a mis oídos.

—¿Cómo te fue?

Me sobresalté por la sorpresa y cuando me di la vuelta vi a un hombre de pie en ese lugar.

Vestía gruesos ropajes, incluyendo un sombrero con orejeras y tenía en sus manos un equipo de pesca al igual que yo. Pero lo sorprendente era su edad. No importaba cómo lo mirase, parecía tener al menos cincuenta años de edad. Aquellos ojos detrás de sus gafas con marco de metal revelaban la edad de una persona mayor. Era sumamente raro ver a alguien tan mayor entre los adictos incondicionales al juego SAO. En realidad, anteriormente yo nunca había visto uno ¿Tal vez...?

—No soy un NPC.

Él sonrió con amargura como si hubiese leído mis pensamientos y descendió lentamente por la pendiente.

—D-Discúlpeme. Sólo me preguntaba...

—No, está bien. Es comprensible. Lo más seguro es que yo sea el jugador más viejo de por aquí.

Su saludable cuerpo se estremeció cuando soltó una vigorosa carcajada “Wah jaja”

—Disculpa.

Dijo mientras se sentaba a mi lado. Sacó de su cadera un estuche de cebos y luego abrió torpemente un menú pop-up, extrajo su caña de pescar y le colocó el cebo.

—Mi nombre es Nishida. Aquí soy un pescador, pero en Japón trabajaba como jefe de mantenimiento de una compañía de conexión de banda ancha llamada Tohto. Disculpa que no tenga mis tarjetas de presentación conmigo.

Se rio de nuevo.

—Ah...

Pude adivinar en su mayor parte el motivo por el cual él estaba en éste juego. Tohto era una empresa que operaba redes y había estado cooperando con Argas. Ellos eran los responsables de cuidar de la red que conectaba a los servidores de SAO.

—Soy Kirito. Me mudé aquí hace algún tiempo desde los pisos superiores. Usted... debió haber sido... parte del personal de mantenimiento de la conexión de red de SAO...

—Estaba a cargo.

Dijo Nishida al tiempo que asentía. Lo miré con sentimientos encontrados. Aquello significaba que el hombre se había visto envuelto en todo esto debido a su trabajo.

—Jajaja, mis superiores me dijeron que no había necesidad de iniciar sesión, pero no podía sentirme completamente satisfecho hasta ver mi trabajo con mis propios ojos, es por eso que terminé así, todo debido a las preocupaciones de un hombre mayor.

Él giró su caña con un movimiento increíblemente bueno mientras decía aquello. Uno podía afirmar que él tenía la maestría profesional de un pescador experto. Al parecer también le gustaba conversar ya que continuó haciéndolo sin esperar ninguna respuesta mía:

—Aparte de mí, hay otros veinte o treinta hombres mayores que terminaron aquí debido a diversas razones. La mayoría de ellos están viviendo de forma segura en la Ciudad de Inicio, pero yo disfruto esto mucho más que simplemente comer tres veces al día.

Alzó un poco su caña de pescar.

—He buscado buenos ríos y lagos sin descanso, he recorrido todo el camino hasta que finalmente llegué a este lugar.

—Oh ¿De verdad?... bueno, casi no hay monstruos en este nivel.

Nishida se limitó a sonreír ante lo que dije sin darme respuesta. Entonces habló:

—Y bien ¿Hay buenos lugares en los niveles superiores?

Me preguntó.

—Hmmm... Veamos, el sexagésimo primer piso era por completo un lago, bueno, en realidad más como un mar, además dicen que uno puede capturar peces enormes ahí.

—¡Ohh! Será mejor que vaya por allá algún día.

En ese momento, el flotador de la caña comenzó a hundirse rápidamente y Nishida no perdió el tiempo en tirar de él. Al parecer, su nivel de habilidad de pesca era bastante alto al igual que su destreza real para pescar.

—¡Woah, es enorme!

Al tiempo que me esforzaba en inclinarme hacia adelante, Nishida enrolló tranquilamente el sedal y rápidamente sacó el reluciente pescado azul. El pez se agitó en sus manos unas cuantas veces y luego desapareció para surgir en su inventario.

—¡Increíble...!

Nishida me dedicó una sonrisa tímida al levantar su cabeza para responderme:

—No es nada. Todo lo que necesitas hacer es incrementar tu habilidad de pesca.

Posteriormente añadió mientras se rascaba la cabeza:

—Sin embargo, aunque pueda pescarlos, sigo sin saber cómo cocinarlos apropiadamente... Me gustaría comer sashimi o pescado a la parrilla, pero no puedo hacer nada sin salsa de soya.

—Ah... cierto...

Dudé por un momento. Nosotros nos habíamos mudado aquí para evitar a la gente, pero me imaginé que esta persona no estaba realmente interesada en rumores y habladurías.

—...Yo sé de algo que sabe muy parecido a la salsa de soya...

—¡¿Cómo dices?!

Nishida se acercó a mí con sus ojos brillando detrás de las gafas.

Cuando Asuna me recibió con un saludo y vio a Nishida, sus ojos se agrandaron por la sorpresa, no obstante sonrió y dijo:

—Bienvenido a casa ¿Un invitado?

—Sí, él es el Señor Nishida, un pescador. Y ella es...

Mi voz se fue apagando al tiempo que volteaba a ver a Nishida ya que no estaba seguro de cómo presentarle a Asuna. Entonces ella le sonrió al viejo pescador y se presentó:

—Yo soy su esposa, Asuna. Bienvenido a nuestro hogar.

Ella asintió con confianza.

Nishida contemplaba a Asuna con la boca abierta. Vestía una sencilla falda larga, una camisa de tela de cáñamo, un delantal y un pañuelo en la cabeza. Se veía totalmente distinta a su imagen de imponente guerrera como miembro de los CdS, no obstante su belleza no sufrió ningún cambio.

Después de parpadear varias veces, Nishida finalmente volvió en sí y dijo:

—Ah, ahh, discúlpame. Quedé cautivado por un instante. Yo soy Nishida. Perdóname por importunarte de esta manera...

Se rascó la cabeza y se echó a reír.

Asuna aplicó todas sus impresionantes habilidades de cocina en el enorme pescado que Nishida había capturado y lo trajo a la mesa después de convertirlo en sashimi y pescado a la parrilla con salsa de soya como condimento. Con una mirada de alegría en su rostro, las fosas nasales de Nishida se agrandaron al tiempo que el aroma de la salsa de soya hecha a mano se esparcía por toda la casa.

Con la cantidad justa de aceite, sabía más parecido a un pez colirrubia que a un pez de agua dulce. Según Nishida, uno necesitaba tener por lo menos 950 puntos en pesca para poder atraparlo. Después de una breve conversación, nos concentramos en comer con los palillos.

Los platos quedaron vacíos en un abrir y cerrar de ojos. Nishida suspiró con un semblante de dicha absoluta mientras sostenía una taza de té caliente en sus manos.

—...Ah, eso estuvo muy bueno. Gracias. Y pensar que la salsa de soya existe realmente en este mundo...

—Oh, es hecha a mano. Si usted gusta, puede llevarse un poco.

Asuna trajo consigo una pequeña botella de la cocina y se la entregó a Nishida. Pensé que era una buena idea no revelarle la receta. Posteriormente Asuna esbozó una sonrisa y le dijo al agradecido Nishida:

—No se preocupe por eso, además usted nos trajo un muy buen pescado.

Ella continuó:

—Kirito nunca pescó nada.

Al escuchar aquel ataque tan repentino, yo simplemente di un sorbo a mi té en silencio antes de responder:

—Todos los lagos de esta zona son de nivel difícil.

—No, en realidad no. Sólo lo es el lago donde Kirito estaba pescando.

—Eh...

Lo que Nishida dijo me dejó sin palabras. Asuna agarró su estómago y comenzó a reír sin parar.

—¿Por qué lo configuraron así...?

—Bueno, a decir verdad, en ese lago...

Nishida bajó el volumen de su voz antes de continuar, por lo que Asuna y yo nos inclinamos hacia adelante.

—Yo creo que el dios local vive ahí...

—¿El dios local?

Nishida sonrió cuando Asuna y yo hicimos eco entre nosotros, luego empujó sus gafas y continuó hablando:

—En la tienda de ítems del pueblo hay un cebo que es mucho más caro que los demás. Tenía curiosidad de sus capacidades, así que decidí comprar uno para probarlo.

Tragué saliva instintivamente.

—Sin embargo, no pude pescar nada con ese cebo. Tras haberlo intentado en varios lugares, finalmente pensé en probar en ese lago de dificultad elevada.

—¿Usted, usted pescó algo?

—Bueno, algo mordió el anzuelo.

Nishida asintió con efusividad y luego su semblante se tornó en uno de arrepentimiento:

—Pero no pude sacarlo sólo con mi fuerza y terminé perdiendo mi caña de pescar. Solamente pude ver su sombra en los últimos momentos. No era simplemente grande; a eso sólo podrías llamarlo un monstruo, pero en un sentido distinto a los que aparecen en el campo.

Abrió sus brazos en toda su extensión. Aquel era probablemente el motivo detrás de su significativa sonrisa cuando dije “Casi no hay monstruos en este nivel”

—¡Uwah, quiero verlo!

Asuna exclamó mientras sus ojos brillaban. Entonces Nishida me devolvió la mirada y dijo:

—Así que te tengo una propuesta... ¿Tienes confianza en tu nivel de fuerza Kirito...?

—Bueno, debería estar bien...

—Entonces ¡¿Qué te parece si lo pescamos juntos?! Yo sostendré la caña hasta que muerda el anzuelo y después te dejo el resto a ti.

—Hmm, así que haremos <cambio> mientras pescamos... ¿Es eso posible...?

Ladeé mi cabeza.

—¡Intentémoslo Kirito! ¡Suena interesante!

Dijo Asuna con la palabra “emoción” escrita por toda su cara. La verdad era que yo también estaba bastante interesado.

—Entonces vamos a intentarlo.

Cuando respondí, Nishida esbozó una sonrisa.

—Ese es el espíritu, wa ja ja.

Esa noche.

Asuna se metió en la cama después de decir “Hace frío”, presionó su cuerpo contra el mío e hizo un sonido de satisfacción. Luego parpadeó con somnolencia y esbozó una sonrisa como si acabara de pensar en algo.

—...Hay tantas personas distintas aquí.

—Él era interesante ¿no crees?

—Sí.

Repentinamente la sonrisa de Asuna se desvaneció y murmuró.

—Hasta ahora, yo sólo había peleado en los pisos superiores. Me había olvidado por completo de que había gente que vivía una vida normal...

—No quiero decir que somos especiales; pero como tenemos un nivel lo suficientemente alto para pelear en el frente, supongo que también significa que tenemos una obligación con ellos.

—...Nunca lo había pensado de ese modo... Yo siempre había creído que volverse fuerte era simplemente una manera de sobrevivir.

—Creo que mucha gente va contar contigo a partir de ahora. Por supuesto, eso me incluye a mí.

—...Salvo que debido a mi personalidad, el escuchar este tipo de expectativas sólo me dan ganas de salir huyendo.

—Oh, tú.

Le acaricié el cabello a Asuna al tiempo que ella hacía una mueca de disgusto y deseé que esta vida continuase por mucho más tiempo. Algún día tendremos que regresar al frente de batalla por el bien de Nishida y los otros jugadores. Pero al menos por ahora...

En base a los mensajes que Egil y Cline me habían enviado, yo sabía que la estaban pasando mal tratando de ganar el septuagésimo quinto piso. Sin embargo, yo creía desde el fondo de mi corazón que lo más importante para mí en ese momento era aquella vida con Asuna.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/