FANDOM


Capítulo 19 Editar

Tres días después, Nishida nos informó que esa mañana iría a pescar para el dios local. Cerca de treinta personas estarían allí mirando, ya que al parecer que él le había avisado a sus amigos pescadores sobre esto.

—Qué problemático. Asuna... ¿qué deberíamos hacer?

—Hmm...

A decir verdad, no fuimos muy felices por esto. Habíamos venido hasta aquí para escondernos de los chismosos y de los fans de Asuna, así que dudábamos un poco si aparecer ante tantas personas.

— ¡¿Qué tal esto?!

Asuna juntó su cabello y lo levantó. Luego se tapó la cara hasta los ojos un gran pañuelo. No se detuvo allí y presionó algunos botones en su ventana del menú para ponerse un abrigo normal.

—S-Sí. Bastante bueno. Luces de verdad como esposa de un granjero.

— ¿Es eso... un cumplido?

—Por supuesto. En mi caso, nadie me reconocerá si no llevo puesto equipo de batalla.

Antes de que saliera el sol, salí de la casa con Asuna, quién llevaba nuestra canastilla de picnic. Puede ser que solo la haya mencionado cuando llegamos, pero insistió en que era parte del disfraz.

El día de hoy estaba fresco para ser un día del comienzo del invierno. Después de caminar a través del bosque de grandes pinos por unos momentos, pudimos finalmente ver la resplandeciente agua entre los troncos. Muchas personas estaban reunidas allí. Cuando me acercaba nerviosamente, una conocida figura fornida nos saludó con la mano, sonriendo.

—Gua-ja-ja, ¡Qué aliviado que tengamos un clima tan genial hoy!

—Hola, Nishida oji-san.

Asuna y yo asentimos. Él nos contó que la asamblea de personas aquí presentes, de varias edades eran todos miembros de un gremio de pesca liderado por Nishida. Saludamos a todos nerviosamente, pero al parecer nadie reconoció a Asuna.

Dejando eso a un lado, Nishida oji-san era mucho más activo de lo que había imaginado. Él debió haber sido un buen líder de su equipo dentro de su compañía. La atmósfera ya era enérgica, debido a que el grupo ya había tenido una competición de pesca antes de que llegáramos.

—Eh~ entonces, ¡Entonces finalmente se dará inicio al evento principal de hoy!

Anunció Nishida en voz alta mientras caminaba hacia nosotros con una larga caña de pescar en sus manos, y los espectadores aclamaron de la emoción. Miré a la caña de pescar que sostenía, mis ojos examinaron el palo sin pensarlo mucho hasta que la parte final de artículo me sorprendió.

Había un lagarto, uno anormalmente grande. Era tan largo como el antebrazo de un adulto. Su piel roja y negra de aspecto venenoso brillaba como si enfatizara su frescura.

—Hiiiiii...

Asuna lo notó incluso después de que yo lo hiciera, y su expresión se congeló mientras daba varios pasos hacia atrás. Si este era el cebo, entonces lo que intentásemos capturar tenía que ser increíble.

Pero antes que tuviera tiempo para preguntar, Nishida se volteó hacia el lado y levantó su caña de pescar. Con un corto grito, él lo balanceó de una forma impresionante, y el gran lagarto dibujó un arco en el aire antes de caer en el agua con un amplio chapoteo.

La pesca casi no tenía tiempo de espera en SAO. Una vez que hubieras puesto el cebo en el agua, o un pez lo mordía dentro de una docena de segundo, o perdías el cebo. Tragamos involuntariamente al ver que la línea se hundía en el agua.

Luego de unos pocos segundos, la caña de pescar se retorció varias veces. Pero Nishida no se movió ni una pulgada.

— ¡Es-está aquí, Nishida-san!

— ¡Aún no!

Detrás de los lentes de Nishida, los dos ojos que habitualmente pertenecían a un abuelo de buen carácter, resplandecían iluminados. Nishida siguió mirando el final de la caña de pescar sin moverse mientras ésta se retorcía.

Entonces la caña de pescar se sacudió más fuerte.

— ¡Ahora!

Nishida hizo con fuerza su pequeño cuerpo hacia atrás y tiró de la caña utilizando todo su cuerpo. Pude adivinar que la cuerda estaba muy tirante con solo verla, la cuál también produjo un sonido agudo.

—¡¡Cogió el cebo!! ¡¡Te encargo el resto!!

Tiré con prudencia de la caña que Nishida me pasó, pero ésta ni siquiera se movió un poco. Se sentía como si el anzuelo se hubiera prendido de algo en el suelo. Miré a Nishida, preocupado si acaso el pez había en realidad mordido el cebo, y entonces, en un pestañeo...

La cuerda comenzó a ser tirada desde dentro del agua con una explosión de poder.

— ¡Ahhh!

Rápidamente enterré mi pie en el suelo y lo levanté nuevamente. La fuerza aplicada pronto pasó el modo normal.

— ¿Es-Está bien estirar esto?

Le pregunté a Nishida, preocupado sobre la durabilidad de la caña de pescar.

— ¡Es de la más alta calidad! ¡Puedes tirar de ella todo lo que quieras!

Asintió Nishida, con su rostro rojo de la emoción. Corregí mi agarre en la caña y entonces tiré de ella con todas mis fuerzas. La caña de pescar se dobló en la mitad, convirtiéndose en una gran U.

Cuando cada jugador sube de nivel, puede escoger entre elevar su fuerza o destreza. Los usuarios de hachas como Egil elegirían la fuerza, mientras que los usuarios de estoque como Asuna se enfocarían en la destreza. Aunque yo era un usuario de espada normal y elevé ambos puntos, mi preferencia personal priorizó la destreza un poco más que la fuerza.

Pero al parecer estaba ganando esta guerra de tirones, lo más probable es que fuera porque mi nivel en sí mismo era alto. Retrocedí lentamente, haciendo que la inmensa cosa saliera poco a poco del agua.

—Ah, ¡¡Puedo verlo!!

Asuna se inclinó sobre el agua y apuntó hacia ella. Yo estaba inclinado hacia atrás y lejos del lago así que no podía comprobarlo. Los espectadores armaron un bullicio mayor y se inclinaron para mirar el agua, la cuál se profundizaba rápidamente al dejar la orilla. No pude reprimir mi curiosidad y enfoqué toda mi fuerza en tirar de la caña de pescar.

—¿...?

De repente algo sobrecogió a todos los espectadores que habían estado inclinados sobre el agua. Cada uno de ellos se alejó unos pocos pasos del agua.

— ¿Qué ocurre...?

Antes de que siquiera dejara de hablar, todos se dieron la vuelta y huyeron. Incluso Asuna y Nishida pasaron uno a cada lado mío, con rostros pálidos. Estaba a punto de mirar atrás para verlos cuando... el peso desapareció de mis manos y caí de espaldas.

Ah, ¡¿La cuerda se rompió?!

Mientras pensaba eso, tiré la caña a un lado y corrí en dirección al lago. En ese momento, la resplandeciente superficie del agua repentinamente se abalanzó hacia arriba.

— ¿¡Eh...!?

Quedé congelado en el lugar con mis ojos muy abiertos, y en ese momento escuché la lejana voz de Asuna:

—¡¡¡Kirito-kuuuun, es peligrosooooo!!!

Cuando volteé vi que Asuna, Nishida y todos ya habían llegado al terraplén que se erguía en el borde del lago, lugar que estaba bastante lejos de mí. Podía oír el fuerte salpicar del agua detrás de mí cuando finalmente entendí lo que ocurría. Entonces, con una sensación de inquietud, me di vuelta.

El pez estaba de pie.

Para ser más precisos, la criatura es como un Celacanto, una mezcla entre un pez y un reptil, excepto que este se inclinaba más hacia los reptiles. Estaba parado sobre el pasto con sus seis poderosas patas y me miraba por encima mientras que agua caía de él, como una cascada.

Dije que ‘me miraba por encima’ porque esta cosa era por lo menos de dos metros de alto. Su boca, que parecía poder tragarse una vaca entera, se ubicaba solo un poco más arriba que mi cabeza, con una pierna de lagarto que me era familiar, sobresaliendo de ella.

A cada lado de la cabeza de este antiguo y colosal pez, había dos ojos del porte de una pelota de básquetbol que se encontraron con los míos. Un cursor amarillo apareció automáticamente para marcarlo como un monstruo.

Nishida nos había dicho que el dios local de este lago era un monstruo en un sentido diferente al de esos que se conocían normalmente.

¿De qué forma era diferente? Esa cosa era un monstruo en todo el sentido de esta palabra.

Forcé una sonrisa y retrocedí unos pasos. Entonces di la vuelta y arranqué. El gran pez detrás mio dio un atronador rugido y comenzó a seguirme con pasos que mecían el suelo.

Aproveché mis estadísticas de destreza hasta el límite mientras corría como si estuviera volando. Alcancé a Asuna en unos pocos segundos y me quejé escandalosamente,

— ¡E-E-Eso fue injusto! ¡Huiste tú sola!

— ¡Uwa, este-no-es-el-momento-de-decir-eso-Kirito-kun!

Volteé y vi al gran pez corriendo en dirección nuestra con una velocidad impresionante a pesar de su gran tamaño.

—Ooh, está corriendo en el piso... ¿Así que es un dipnoi...?

—¡¡Kirito san, este no es el momento de decir cosas sin sentido como esa!! ¡¡Debemos huir rápido!!

Esta vez fue Nishida quien gritó del miedo. Las docenas de espectadores estaban impresionados de la situación, y muchos de ellos estaban sentados en el suelo, estupefactos.

—Kirito-kun, ¿trajiste tus armas?

Dijo Asuna mientras acercaba su rostro al mío. Sí, sería bastante difícil hacer que todos se ordenaran lo suficiente como para escapar en este tipo de situación...

—Lo siento, no lo hice...

—Oh bueno, entonces no tengo más opción...

Asuna sacudió su cabeza mientras encaraba al inmenso pez que se nos acercaba. Ella manipuló velozmente el menú con pulso seguro.

Mientras Nishida y los demás espectadores miraban sorprendidos, Asuna se quitó el abrigo y la bufanda de espaldas a nosotros. Su cabello castaño danzaba salvajemente en el viento y reflejaba la luz del sol.

Aunque ella llevaba puesto solo una falda larga color pasto y una camisa de tela de cáñamo, un estoque brilló al lado derecho de su cadera como un espejo. Lo sostenía con su mano derecha, y la espada daba un claro sonido metálico mientras ella esperaba con resolución la llegada del inmenso pez.

Nishida, que estaba parado al lado mío, finalmente recuperó sus sentidos y sacudió mi brazo mientras gritaba,

— ¡Kirito-san! ¡¡Tu, tu esposa corre peligro!!

—No, podemos dejarla encargarse de esto.

— ¿¡Qué estás diciendo!? S-Si eso es lo que dirás, entonces yo...

Él asió una caña de pescar de un compañero que estaba cerca y se preparó para correr hacia Asuna con una expresión trágica en su rostro. Tuve que detener rápidamente al viejo pescador.

El pez gigante no bajó la velocidad ni un poco. Abrió su gran boca, la cuál estaba guarnecida con incontables y filosos dientes, y abalanzó todo su cuerpo hacia Asuna como si intentara tragarla entera. Asuna alejó el lado izquierdo de su cuerpo del pez mientras que su mano derecha salía volando con una luz de un blanco plateado manando de ella.

Una enceguecedora luz estalló en la boca del pez con un efecto de sonido explosivo. El pez fue tirado a gran altura en el cielo, pero Asuna ni siquiera se había movido de su lugar.

Aunque el gran tamaño del monstruo producía temor, yo había supuesto que su nivel no podía ser muy alto. No había manera que un monstruo de un piso tan bajo, especialmente uno relacionado a un evento relacionado con la pesca, fuera demasiado poderoso. Después de todo, SAO era un juego que se ajustaba al patrón normal de los juegos en línea.

El pez cayó en el suelo con un golpe, su HP se había reducido bastante por el ataque de Asuna. Entonces, Asuna sin piedad emprendió una cadena de ataques consecutivos dignos de su apodo <Destello>

Nishida y los demás espectadores miraban atónitos como Asuna activaba una habilidad tras otra mientras daba pasos con gracia, como si bailara. ¿Era la belleza o la fuerza de Asuna lo que los hipnotizaba? Pensé que probablemente eran ambas.

Mientras Asuna balanceaba su espada con una presencia que sobrecogía a todos a su alrededor, ella vio que el HP de su oponente estaba en la zona roja y saltó hacia atrás para ensanchar la distancia entre ellos. Luego de dar un pie en el suelo, se lanzó por completo a la carga. Corrió en dirección al pez, dejando un rastro de luz detrás de ella como si fuera un cometa. Esta era una de las habilidades de estoque más altas <Destello Penetrante>.

Con un efecto de sonido similar al de un estampido supersónico, el cometa atravesó al pez desde su boca hasta su cola. Asuna se deslizó hasta detenerse, el monstruo inmenso detrás de ella se quebró en numerosos fragmentos de luz y se dispersó. Hubo un gran estruendo, el cual creó una onda enorme en la superficie del agua.

Asuna envainó su estoque con un “clink” y caminó con indiferencia hacia nosotros. Nishida y los otros pescadores quedaron boquiabiertos, incapaces de siquiera moverse.

—Oye, buen trabajo.

—No es justo, hacerme pelear sola. Vas a comprar el almuerzo la próxima vez.

—Nuestro dinero ahora son datos compartidos.

—Oh, cierto...

Mientras Asuna y yo continuábamos nuestra relajada conversación, Nishida finalmente se las arregló para pestañear y abrió su boca.

—... ah, eso fue sorprendente... Señorita, usted, usted es verdaderamente fuerte. Esto puede ser un poco grosero, pero ¿cuán alto es su nivel...?

Asuna y yo nos miramos mutuamente. Mantener mucho tiempo este tema podía ser peligroso para nosotros.

—A-Antes que eso, miren, el pez ha dejado un artículo.

Asuna presionó un par de cosas en su ventana y una caña de pescar de plata apareció en sus manos. Ya que un monstruo la había dejado, era más que nada como un extraño artículo no apto para la venta.

—Oh, ooh, ¿¡Esto es!?

Nishida recibió la caña de pescar con los ojos brillantes. Todos los espectadores se interesaron en el objeto también. De esa manera pensé que nos la habíamos arreglado para evitar esta crisis sin problemas...

— ¿Eres... eres Asuna de los Caballeros de la Sangre...?

Un joven jugador dio varios pasos para acercase y miró fijamente la cara de Asuna. Entonces su cara brillo.

— ¡Sí, eres tú! ¡¡Incluso he conseguido una foto!!

—Ah...

Asuna forzó una sonrisa y dio algunos pasos atrás. Los espectadores entonces duplicaron su excitación.

— ¡Es, es un gran honor! Ser capaz de ver a Asuna-san peleando tan cerca... ¡Oh, sí! ¿Puedes, puedes darme un autogra...?

El joven hombre repentinamente se detuvo y entonces nos miró alternadamente a Asuna y a mí unos segundos, y finalmente murmuró sorprendido:

— ¿Ustedes... dos están... casados?

Fue mi turno de forzar una sonrisa. Ambos estábamos de pie con sonrisas forzadas mientras gritos de angustias se levantaron alrededor de nosotros.

Nuestra luna de miel secreta terminó de esta forma después de que pasaran tan solo dos semanas. Pero tal vez podríamos considerarnos afortunados de ser parte de este evento hasta el fin.

Esa noche recibimos un mensaje de Heathcliff, pidiéndonos ser parte de la batalla del jefe del septuagésimo quinto piso.

A la mañana siguiente.

Cuando me senté al borde de la cama y miré fijamente el suelo, Asuna, quien había terminado de arreglarse, caminó hacia mí mientras sus botas de acero resonaban contra el suelo

—Hey, no puede ser así para siempre

—Pero solo han pasado dos semanas.

Respondí infantilmente y levanté mi cabeza. Pero no podía negar que era muy atractivo volver a ver a Asuna en su uniforme blanco y rojo por primera vez desde hace tiempo.

Viendo que habíamos dejado temporalmente el gremio, podíamos haber rechazar la petición. Pero la última línea del mensaje, que “algunas personas ya habían muerto”, resonaba en nuestras mentes.

—Bueno, al menos deberíamos ir a escuchar cómo van las cosas. Vamos, ¡Ya es hora!

Cuando ella me dio un golpecito en la espalda, finalmente me paré de mala gana y abrí mi pantalla de equipamiento. Debido a que no éramos parte del gremio en ese momento, me puse mi familiar chaqueta de cuero negro y un set minimalista de armadura, luego colgué mis dos espadas con las vainas cruzadas en mi espalda. El gran peso sobre mi espalda se sentía como si se estuviera quejando de estar tanto tiempo en el inventario. Con un movimiento rápido, las saqué un poco y las volví a envainar nuevamente, y un sonido metálico se escuchó alto y claro a lo largo de la habitación.

—Sí. Esta apariencia te queda mejor.

Asuna sonrió y abrazó mi brazo derecho. Miré hacia atrás y me despedí de nuestro hogar, ya que estaríamos lejos un tiempo.

—... Hagamos esto rápido y luego volvamos.

— ¡Sí!

Nos miramos el uno al otro y asentimos. Entonces abrimos la puerta y caminamos al exterior, al frio aire invernal.

En la puerta de la plaza del vigésimo segundo piso, encontramos a Nishida esperándonos con una caña de pescar en sus manos. Habíamos hablado solo con él cuando nos estábamos yendo.

— ¿Podríamos hablar un poco?

Asentí a la petición de Nishida, y los tres nos sentamos cada uno en un banco de la plaza. Nishida comenzó a hablar lentamente mientras miraba fijamente hacia los pisos superiores.

—A decir verdad... hasta hoy, historias sobre gente peleando para despejar el juego en los pisos superiores sonaban como viniendo de otro mundo... Tal vez ya había renunciado a la idea de dejar este lugar.

Asuna y yo lo escuchamos en silencio.

—Creo que ya sabes esto, pero la industria del “IT” avanza casi a diario. Había empezado esta carrera cuando era joven, así que fue capaz de mantenerme acorde a la industria en ese entonces. Pero ahora, había salido del campo cerca de dos años, y pensé que sería imposible para mí ponerse al día nuevamente. Como no sé si podría volver a mi antiguo trabajo o no, o si sería tratado como un obstáculo y simplemente me despedirían, pensé que sería mejor para mí continuar pescando aquí...

Dejó de hablar y sonrió con su viejo y arrugado rostro. No sabía que decir. Supuse que no podría ni siquiera imaginar todas las cosas que perdió cuando se volvió prisionero en SAO.

—Yo también...

Asuna repentinamente empezó a hablar.

— Hasta hace medio año, también pensé sobre ese tipo de cosas y lloraba por mi misma cada noche. Cada día que pasé aquí, sentí como si todo: mis amigos, mi familia, ir a la universidad, cada cosa relacionada con el mundo real estaba en ruinas. Siempre soñé con el otro mundo cuando dormía... pensé que todo lo que podía hacer era hacerme más fuerte rápidamente, limpiar el juego más rápido, y la única manera de hacerlo era entrenando fanáticamente mis habilidades de armas.

Miré a Asuna sorprendido. Si bien nunca antes presté mucha atención por los otros... nunca sentí algo como eso durante todas las interacciones con Asuna. Bueno, esta no sería la primera vez que habría supuesto la personalidad de alguien de manera equivocada...

Asuna atrapó mi mirada y sonrió brevemente antes de continuar:

— Pero un día, hace medio año aproximadamente, después de justo haberme teletransportado a la ciudad de la línea del frente, vi a alguien tomando una siesta sobre el césped de la plaza. Se veía como si fuera de un nivel bastante alto, por lo que me enojé y le dije: “¡Si puedes matar el tiempo acá, ve a las mazmorras e intenta limpiarla un poco más...!”

Entonces Asuna cubrió su boca con su mano y rio.

— Entonces esa persona inesperadamente respondió: “Es la mejor estación en Aincrad y el clima es realmente bueno también. Sería un desperdicio ir a las mazmorras en un día como este”. Luego hizo un gesto en el espacio a su lado y dijo: “¿Por qué no tomas una siesta también?” Era muy grosero.

Asuna dejó de sonreír, sus ojos se volvieron distantes antes de continuar:

— Pero lo que dijo me sorprendió. Me di cuenta que “esta persona estaba viviendo adecuadamente dentro de este mundo”. No le preocupó perder los días en el mundo real y se concentró en experimentar cada día dentro de este mundo. Descubrí que realmente hay personas como esta, así que despedí a los otros miembros del clan e intenté quedarme a su lado. Debido a que el viento se sentía tan bien... justo el calor adecuado para la gente, me quedé dormida. No tuve ninguna pesadilla esa vez, y fue probablemente la primera vez que tuve un tan buen sueño desde que llegué a este mundo. En el momento en que me desperté, ya era tarde y esa persona me miraba con impaciencia. Esa persona era él...

Cuando terminó, Asuna tomó fuertemente mi mano, por lo que me sentí sumamente avergonzado, ya que tenía algunos recuerdos como esos, pero...

—Lo siento, Asuna... no quería decir nada tan profundo, solo quería tomar una siesta...

— ¡Lo sabía incluso si no lo hubieras dicho!

Asuna puso mala cara, luego se volteó hacia Nishida con su rostro sonriente antes de continuar:

—Desde ese día... Fui a dormir pensando en él, y como resultado las pesadillas se fueron. Me enteré donde estaba su pueblo natal y dediqué algo de tiempo para ir a verlo de vez en cuando... entonces comencé a mirar con optimismo el venir de cada día... Cuando me di cuenta de que estaba enamorada, me sentí muy feliz y juré atesorar esa emoción. Ese fue el primer momento que pensé que venir a este mundo fue lo mejor que...

Asuna bajó su cabeza, frotando sus ojos con sus guantes, y entonces suspiró.

—Kirito-kun es el significado detrás de los dos años de mi vida que pasé aquí. Es también la prueba de que estoy viva y la razón para mirar hacia el futuro. Me había puesto el Nerve Gear y venido a este mundo para conocerlo. Nishida-oji-san... puede que no me corresponda decir esto, pero creo que definitivamente has logrado algo en este mundo. No hay duda de que este es un mundo virtual, que todo lo que vemos y tocamos es una imitación hecha de datos. Pero para nosotros, nuestros corazones existen en esta realidad. Si esto es verdad, entonces cada experiencia aquí debería ser verdad también.

Nishida parpadeó continuamente y asintió varias veces. Sus ojos se encontraban húmedos tras sus lentes. También intentaba hacer mi mejor esfuerzo para contener mis lágrimas.

“Fui yo”, pensé. Yo fui quien fue salvado cuando no podía encontrar una razón para seguir viviendo, ya sea cuando estaba en el mundo real o después, llegando a este mundo.

—Sí. Sí, tienes razón...

Nishida miró nuevamente hacia el cielo y habló.

—Lo que he oído aquí es también una experiencia que no tiene precio. Y el haber capturado un pez de cinco metros tampoco lo tiene... Parece que mi vida aquí no ha carecido de sentido. No fue sin sentido en absoluto.

Nishida asintió y entonces se puso de pie.

—Ah, parece que he tomado mucho de su tiempo. Creo firmemente que si gente como tú pelea por nuestra libertad, entonces podríamos retornar todos al mundo real pronto... Aunque no hay nada que pueda hacer para ayudar, podría por lo menos animarlos y apoyarlos.

Nishida sostuvo nuestras manos y las estrechó.

—Volveremos. Por favor acompáñenos cuando lo hagamos.

Como lo prometí con mi dedo índice, Nishida asintió con una gran sonrisa en su rostro mientras las lágrimas corrían por su rostro.

Estrechamos firmemente las manos con Nishida y, entonces, nos acercamos a la puerta de teletransporte. Como entramos al espacio que brillaba como una ilusión, Asuna y yo nos miramos y abrimos nuestras bocas al mismo tiempo.

— ¡Teletransporte...Grandum!

El resplandor azul que comenzó a cubrir nuestra visión, borró la imagen de Nishida despidiéndose de nosotros con su mano.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/