FANDOM


Capítulo 20 Editar

— ¿¡El grupo de exploradores fue eliminado¡?

Fuimos bienvenidos con esta terrible noticia, cuando regresamos por primera vez a la sede de los Caballeros de Sangre en Grandum después de dos semanas.

En este momento nos encontrábamos en uno de los pisos más altos de la torre de hierro, dentro de la sala de conferencias en donde habíamos hablado con Heathcliff por última vez. Heathcliff se sentó en el centro de la gran mesa semicircular, vestido con sus habituales túnicas largas. Los otros líderes del gremio se sentaron a cada lado de él, excepto que esta vez Godfrey no estaba presente.

Heathcliff entrecruzó los huesudos dedos de sus manos delante de su rostro y asintió lentamente, con una expresión sumamente seria.

—Eso sucedió ayer. Nos tomó bastante tiempo trazar el laberinto del septuagésimo quinto piso, pero pudimos terminarlo sin ninguna víctima. Aunque imaginé que íbamos a tener un difícil momento derrotando al jefe...

Tenía la sensación de que algo así podría suceder. La razón era que, de todos los jefes de laberinto, solo los de los pisos veinticinco y cincuenta eran extraordinariamente grandes y poderosos, lo que dio como resultado que hubiera grandes cantidades de bajas en ambas batallas.

La lucha contra el gigante de dos cabezas en el piso veinticinco prácticamente aniquiló a las tropas de élite de <El Ejército>, lo cual fue la principal causa de su caída como organización. Cuando el monstruo de seis brazos, que parecía una estatua metálica de Buda, lanzó un feroz ataque en la batalla del piso cincuenta, muchos jugadores asustados se teletransportaron sin permiso y eso casi causó el colapso del frente de batalla. Si los refuerzos hubieran llegado tan solo un poco después, nos habríamos enfrentado contra la devastación total. De hecho, la persona que había mantenido el frente de batalla por si solo hasta que el apoyo llegó, se encontraba en estos momentos justo enfrente de mí.

Si un jefe excepcionalmente fuerte nos aguardó cada 25 niveles, entonces era muy probable que este jefe fuera igual de poderoso.

—... Por lo tanto, envié un grupo explorador de veinte hombres formados por miembros de cinco gremios diferentes.

Heathcliff continuó de forma monótona. Dado que sus ojos ahora se encontraban medio abiertos, era imposible percibir las emociones detrás de sus ojos color cobre.

—Ellos exploraron con sumo cuidado. Diez de ellos se habían quedado afuera de la sala del jefe mientras que los otros diez entraron... pero cuando llegaron al centro de la sala, las puertas se cerraron al mismo tiempo que el jefe apareció. De acuerdo con los informes de los diez que esperaban fuera, las puertas permanecieron cerradas durante más de cinco minutos, y nada de lo que hicieron, como forzar cerraduras o embestir la puerta, tenía efecto alguno. Cuando por fin se abrieron las puertas...

El borde de la boca de Heathcliff se puso tenso. Cerró los ojos por un momento y luego continuó.

—No había nadie en la habitación. El jefe y los diez hombres habían desaparecido. No había ningún rastro de teletransportación. No regresaron... y envié a alguien a comprobar la lista de la muerte en el monumento metálico dentro del Castillo de Hierro Negro para confirmarlo...

Él no dijo en voz alta la parte siguiente y simplemente negó con la cabeza. Junto a mí, Asuna contuvo el aliento y luego se las arregló para poder hablar:

—Diez...personas... ¿Cómo sucedió esto...?

— ¿Un área anti-cristal?

Heathcliff asintió brevemente a mi pregunta.

—Esa es la única explicación. Según el informe de Asuna, en el piso setenta y cuatro sucedió lo mismo, así que es muy probable que de ahora en adelante cada sala de jefe tenga áreas con efectos anti-cristal.

—Maldita sea...

Yo maldije. Si era imposible el escape de emergencia, las posibilidades de que el número de personas que murieran debido a circunstancias inesperadas se incrementaría drásticamente. Que no haya ninguna baja, esa era la directriz más importante a seguir mientras se ganaba el juego. Pero era imposible ganar a menos que derrotáramos a los jefes...

—Esto se ha convertido cada vez más en un verdadero juego de la muerte...

—Sin embargo, no podemos renunciar a ganar este juego sólo por esto...

Heathcliff cerró los ojos y luego habló con voz tranquila pero decidida:

—Además del área anti-cristal, la habitación también bloqueó la salida tan pronto como el jefe apareció. Dado que este es el caso, sólo podemos atacarlo con el equipo más grande de jugadores que podamos ordenar y coordinar. En un principio no quería traerlos de vuelta a ustedes dos debido a que se acababan de casar, pero espero que puedan comprender nuestro dilema.

Le respondí encogiendo los hombros.

—Nosotros le ayudaremos. Pero voy a poner la seguridad de Asuna como mi principal prioridad. Si surge una situación de peligro, la defenderé antes que el resto del partido.

Heathcliff sonrió de una manera casi imperceptible.

—Aquel que desea proteger a otro es capaz de desatar la más grande fuerza. Espero con interés tus logros en el campo de batalla. El ataque se iniciará en tres horas. Treinta y dos personas, incluyéndolos, están esperando a participar. Nos reuniremos frente a la puerta teletransportadora de Collinia en el septuagésimo quinto piso a la una en punto. Pueden retirarse.

Cuando terminó de hablar, el paladín rojo y sus hombres se levantaron y salieron de la habitación.

—Tres horas... ¿Qué debemos hacer?

Preguntó Asuna distraídamente mientras se sentaba en el banco de metal. Yo simplemente miraba en silencio. Su cuerpo, que estaba cubierto por un uniforme de combate negro con adornos rojos, su largo y sedoso cabello, sus brillantes ojos cafés... ella era tan hermosa como una joya preciosa.

Cuando se dio cuenta de que me quedé mirándola, Asuna se sonrojó y preguntó con una sonrisa avergonzada:

—¿Qu...Qué?

Con indecisión abrí mi boca:

—... Asuna...

—¿Qué?

—...Por favor no te enfades y escúchame. Esta lucha con el jefe de hoy... ¿puedes no participar y esperar aquí a mi regreso?

Asuna primero me miró, luego bajó la cabeza con una expresión melancólica y dijo:

—... ¿Por qué dices eso...?

—A pesar de lo que dijo Heathcliff, simplemente no podemos predecir lo que sucederá en un lugar donde los cristales no se pueden utilizar. Tengo mucho miedo... cuando pienso... que algo te va a pasar...

—... ¿Quieres que te espere en un lugar seguro mientras que tú vas a un lugar peligroso por ti mismo?

Asuna se levantó y caminó hacia mí segura de sí misma. Sus ojos estaban ardiendo de pasión.

—Si yo hago eso y tú no regresas, entonces me suicidaré. No sólo perdería mi razón para seguir viviendo, tampoco me perdonaría a mí misma por el simple hecho de esperar aquí. Si quieres salir corriendo, entonces corramos juntos. Si eso es lo que quieres hacer, entonces yo estoy bien con eso.

Ella terminó de hablar y tocó el centro de mi pecho con la punta de los dedos de su mano derecha. Sus ojos brillaron y una suave sonrisa apareció en su rostro.

—Pero, ya sabes... todo aquel que tome parte en la batalla de hoy tiene miedo, y todos quieren huir. Sin embargo, a pesar del miedo, todavía están de acuerdo en unirse. Eso es porque el líder y Kirito... porque las dos personas más fuertes en este mundo los están liderando... eso es lo que pienso... yo sé que no te gusta cargar una responsabilidad. Pero espero que lo vayas a intentar, sólo por esta vez, no sólo por ellos, sino también por nosotros... para que podamos volver al mundo real, para que podamos reunirnos de nuevo... espero que podamos intentarlo juntos de la mejor forma.

Levanté mi mano derecha y estreché suavemente la mano de Asuna. La sensación de no querer perderla fluyó desde lo profundo de mi corazón.

—... Lo siento... yo, me debilité por un momento. A decir verdad, realmente deseo que pudiéramos huir juntos. No quiero que mueras, y no me quiero morir tampoco. No tenemos a...

Miré a los ojos de Asuna y seguí hablando:

—Está bien si no podemos volver al mundo real... Quiero seguir viviendo contigo en ese bosque. Los dos... para siempre...

Asuna se agarró el pecho con la mano que se encontraba libre. Cerró los ojos y frunció el ceño, como si estuviera tratando de soportar algo. Luego, un desanimado suspiro escapó de sus labios.

—Sí... eso realmente es como un sueño... Sería fantástico si pudiéramos hacer eso... pasar cada día juntos... para siempre...

Ella se detuvo y se mordió el labio, como si estuviera dejando ir un deseo sin esperanza. Entonces abrió los ojos y me miró con una expresión seria en su rostro.

—Kirito, ¿alguna vez has pensado en ello...? ¿Acerca de lo que está ocurriendo con nuestros cuerpos reales en este momento?

Me quedé sin palabras por la inesperada pregunta. Probablemente era algo que todos los jugadores se habían preguntado. Pero ya que no había manera de ponerse en contacto con el mundo exterior, era inútil pensar en ello. Aunque todo el mundo estaba asustado, también evitaban enfrentarse a esta pregunta.

— ¿Recuerdas? La presentación de esa persona... de Kayaba Akihiko al comienzo del juego. Dijo que el NERvGear permite hasta dos horas de desconexión. Pero la razón de eso era...

—...para mover nuestros cuerpos a las instalaciones médicas adecuadas...

Asuna asintió cuando dije esto.

—Luego unos días más tarde, todos los jugadores habían sido desconectados durante aproximadamente una hora, ¿verdad?

Algo parecido a eso definitivamente había pasado. Yo había visto la advertencia de desconexión y me preocupé acerca de si el NERvGear me mataría en dos horas o no.

—Creo que todos habían sido trasladados a los hospitales después. Es imposible hacerse cargo de una persona en estado de coma desde hace años en un hogar normal. Lo más probable es que nos trasladaron a un hospital y luego nos volvieron a conectar...

—... Sí, creo que tienes razón...

—Si nuestros cuerpos están simplemente yaciendo en una cama, logrando mantenerse con vida sólo a través de los numerosos cables conectados a ellos... no creo que vayan a permanecer a salvo en esa situación para siempre.

De repente sentí temor de que mi cuerpo estaba empezando a desaparecer; abracé a Asuna para confirmar nuestra existencia.

—... En otras palabras... independientemente de si podemos ganar el juego o no... siempre habrá un límite de tiempo...

—... Y este límite de tiempo será diferente de persona a persona... Dado que hablar de <el otro lado> es un tabú aquí, no he hablado de esto con nadie más... Pero tú eres diferente. Yo...Yo quiero pasar toda mi vida a tu lado. Quiero salir contigo de verdad, casarme contigo de verdad, y luego envejecer juntos. Así que... así que...

No pudo continuar. Asuna hundió su cara en mi pecho y dejó que las lágrimas fluyeran. Lentamente acaricié su espalda para ayudarle a terminar sus palabras.

—Así que... no tenemos más alternativa que luchar en este momento...

Mis temores en realidad no desaparecieron. Pero cómo puedo darme por vencido ahora, cuando Asuna estaba haciendo su mejor esfuerzo para abrir nuestro futuro mientras trataba difícilmente de no colapsar.

Está bien... sin duda todo va a estar bien. Mientras estemos juntos, esto sin lugar a dudas...

Fortalecí mis brazos y abracé a Asuna con fuerza para deshacerme de la extraña sensación que amenazaba con apoderarse de mí.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/