FANDOM


Capítulo 25 Editar

El aire era una mezcla de varios olores.

Me impactó el hecho de que aún estuviese con vida.

El aire que fluía hacia mi nariz me brindaba una gran cantidad de información. Primero llegó el penetrante olor del desinfectante. Luego vino el aroma de ropa secada al sol, el dulce aroma de las frutas, y el olor de mi propio cuerpo.

Abrí mis ojos lentamente. Por un momento, sentí como si dos poderosos rayos de luz blanca atravesaran hasta las profundidades de mi mente, así que cerré rápidamente mis ojos.

Después de un momento, vacilantemente intenté abrir mis ojos nuevamente. Muchos colores danzaron ante mis pupilas. Fue solo entonces que noté que había una gran cantidad de líquido cubriendo mis ojos.

Pestañeé en un intento de zafarme de ello. Pero el líquido continuó fluyendo. Eran en realidad lágrimas.

Estaba llorando. ¿Por qué? Había un fiero y profundo sentimiento de dolor y pérdida dentro de mi corazón. Voces seguían haciendo eco en mis oídos, como si alguien gritara mi nombre.

Entrecerré mis ojos para combatir la fuerte luz y finalmente me las arreglé para controlar las lágrimas.

Se sentía como si estuviera recostado sobre algo suave. Podía ver algo parecido a unos azulejos sobre mí. Había filas de paneles lisos color beige, muchos de los cuales brillaban suavemente como si hubiera una luz tras ellos. Desde el borde de mi visión, podía ver un respiradero metálico, por el cuál salía aire, produciendo un sonido bajo.

Un aire acondicionado... en otras palabras, una máquina. ¿Cómo puede estar algo como eso aquí? Ningún herrero podía hacer una máquina sin importar cuán altas fueran sus habilidades. Si lo que vi era en verdad una máquina... entonces este lugar no era...

Esto no es Aincrad.

Abrí completamente mis ojos. Mi mente despertó por completo solo ante ese pensamiento. Me apresuré y levanté mi cuerpo...

Pero mi cuerpo no respondía para nada. No podía aplicar ninguna fuerza. Aunque mi hombro derecho se levantó unos cuantos centímetros, cayó inmediatamente.

Solo mi mano derecha podía moverse. La levanté sobre mi cuerpo y entonces la coloqué frente a mis ojos.

Por un momento no podía creer que ese brazo demacrado fuese mío. No había forma de que fuera capaz de sostener una espada con esto. Al inspeccionar la blanca y pálida piel más de cerca, pude ver incontables mechones de vello corporal cubriéndolo. Podía ver las venas azules debajo de la piel, y arrugas en las articulaciones. Todo se sentía aterrador; era tan realista, tan biológico que se sentía anormal.

En la parte anterior de mi muñeca, un pedazo de cinta mantenía a una aguja en su lugar, la cual tenía un largo tubo conectado a ella, como si fuera usado para inyectar algo. Mis ojos siguieron la cuerda y llegaron a un paquete transparente que estaba colgado en un soporte plateado. El paquete aún contenía dos tercios de un líquido naranja, que disminuía poco a poco.

Moví mi mano izquierda e intenté apoderarme de mi sentido del tacto. Parecía como si todo mi cuerpo estuviera desnudo y yo estuviera recostado sobre una cama hecha de algún material gel de alta densidad. Debido a que su temperatura era levemente menor que la de mi cuerpo, podía sentir como su frío lentamente se conducía hacia mí. De repente, un recuerdo emergió en mi mente; una vez vi en las noticias que este tipo de cama había sido desarrollada para los pacientes que no se podían mover. Ésta tenía la capacidad de prevenir infecciones de la piel y descomponer los desechos corporales.

Miré alrededor. Era una pequeña habitación. La pared era del mismo blanco natural del techo. A mi derecha había una ventana extraordinariamente grande con cortinas blancas colgadas en ella. No podía ver el exterior pero podía ver la amarilla luz del sol brillar directamente a través de la tela. A la izquierda, lejos de la cama de gel había un carrito de cuatro ruedas, y una cesta de mimbre sobre él. Dentro del cesto había un ramo de flores, que parecía ser la fuente del dulce aroma. Más allá del carrito, había una puerta rectangular cerrada.

Basándonos en toda esta información este lugar debería ser la sala de hospital, y yo era el único aquí.

Nuevamente puse mi vista sobre mi mano derecha levantada y de repente pensé algo. Sacudí mi mano derecha con mis dedos índice y pulgar juntos.

Nada ocurrió. No hubo ni un efecto de sonido ni tampoco apareció la pantalla del menú. Sacudí mi mano otra vez con un poco más de fuerza, y entonces de nuevo. El resultado fue el mismo cada vez.

Así que, esto realmente no es SAO. Entonces, ¿será algún tipo de otra realidad virtual?

Pero la información que se desbordaba en mis cinco sentidos me gritaba que había otra posibilidad. Esto... era el mundo real. Este era el mundo que había dejado dos años atrás y que nunca esperé volver a ver.

El mundo real... Me tomó un tiempo entender el significado detrás de estas simples palabras. Para mí, el mundo de espadas y batallas había sido mi única realidad por un largo tiempo. Todavía no podía creer que el otro mundo ya no estuviese allí, que yo ya no estuviese en ese mundo.

Entonces, ¿he regresado?

...Incluso a pesar de que pensé eso, no sentí ni felicidad ni nada. Todo lo que sentía era un poco de confusión y una sensación de pérdida.

¿Era esta la recompensa por ganar el juego que Kayaba había mencionado? Claramente había muerto en ese mundo y mi cuerpo había sido borrado por completo. Lo había aceptado. Incluso me sentía contento por esto.

Sí... habría estado bien si solo hubiese desaparecido de esa forma. En esa brillante luz, disolviéndome, dispersándome, y entonces desvanecerme con el resto del mundo, junto a ella...

—Ah...

Inconscientemente hice un sonido. Un fuerte dolor penetraba la garganta que no había sido usada en dos años. Pero no me preocupé en lo más mínimo sobre eso. Abrí mis ojos ampliamente y dije una palabra, el único nombre que aparecía en mi mente.

—A...su...na...

Asuna. El dolor que se había grabado en mi corazón se encendió nuevamente. Asuna, mi querida esposa, que había visto el fin del mundo junto a mí...

¿Había sido todo un sueño...? ¿Una hermosa ilusión que vi en un mundo virtual...? Esos confusos pensamientos aparecieron repentinamente en mi mente.

No, ella sí existía. No había manera de que todos aquellos días que pasamos riendo, llorando, y durmiendo juntos hayan sido un sueño.

Kayaba había dicho...”Felicidades por ganar el juego Kirito-kun, Asuna-kun”. Definitivamente había dicho eso. Si me había incluido en la lista de sobrevivientes, entonces Asuna también debería haber vuelto a este mundo.

Apenas pensé esto, mi amor y mi anhelo hacia ella se desbordaron dentro de mí. Quería encontrarme con ella. Quería tocar su cabello. Quería besarla. Quería escuchar su voz diciendo mi nombre.

Tensé todos los músculos en mi cuerpo e intenté levantarme. Solo entonces noté que mi cabeza estaba atada con una correa. Tanteé con mis dedos antes de encontrar un broche debajo de mi mentón y lo desaté. Había algo pesado en mi cabeza. Usé mis dos manos y apenas me las arreglé para sacarlo.

Me senté y miré la cosa que se encontraba en mis manos. Un casco liso y azul oscuro. Un cable del mismo color se extendía desde una gran almohadilla en la parte trasera y llegaba hasta el suelo. Era...

El NerveGear. Había estado atrapado en ese mundo por dos años debido a esto. Su fuente había sido apagada. El último recuerdo que tenía de él era de un casco brillante, pero ahora estaba descolorado. Pequeñas partes se habían desprendido de él y podías ver la aleación metálica de la cual estaba hecho.

Todos mis recuerdos del otro mundo estaban contenidos en él... Fui repentinamente atrapado por este pensamiento y acaricié la superficie del casco.

Supongo que nunca me pondría esto de nuevo. Pero sí que cumplía su propósito realmente bien...

Murmuré en mi mente antes de colocar el casco sobre la cama. Los días en los que luchamos juntos ya eran parte del pasado. Había algo más que necesitaba hacer en este mundo ahora.

De repente, fui consciente de los ruidos externos. Al forzar mis oídos, pude escuchar varios sonidos, como si me estuvieran diciendo que mi audición al fin había regresado a la normalidad.

Definitivamente escuché voces de personas hablando y gritando. También escuché el sonido de rápidas pisadas y ruedas de camas al moverse.

No había forma de saber si Asuna se encontraba en este hospital. Los jugadores de SAO eran de todo Japón, así que la probabilidad de que ella estuviera aquí era baja. Pero comenzaría mi búsqueda en este lugar. Sin importar cuanto tiempo tome, definitivamente la encontraría.

Me quité la manta de encima. Había numerosos cables sobre mi débil cuerpo. Tal vez eran electrodos para ralentizar la degeneración de mis músculos. Me las arreglé para quitarlos todos. Un LED naranja parpadeó en el tablero de mi cama y una fuerte alarma sonó, pero ignoré todo esto.

Finalmente me saqué el goteo intravenoso y liberé mi cuerpo. Entonces, coloqué mi pie en el suelo y lentamente apliqué fuerza en un intento de ponerme en pie. Mi cuerpo se levantó poco a poco, pero sentía como si mis rodillas fueran a ceder en cualquier minuto y esto me hizo sonreír amargamente; mis estadísticas de fuerza sobrehumanas ahora no se encontraban en ninguna parte.

Me agarré del soporte donde estaba colgado el suero intravenoso para apoyarme y al fin logré pararme. Mirando alrededor de la habitación, encontré ropa hospitalaria doblada en la misma bandeja, que el canastillo de flores, y me la puse.

Luego de realizar estos simples movimientos, mi respiración ya estaba agitada. Los músculos que no había usado por dos años ya estaban protestando de dolor. Pero no me puedo quejar tan fácilmente.

Rápido, rápido, podía escuchar una voz que me instaba a seguir adelante. Todo mi ser le pertenecía. Mi lucha no se habría acabado hasta que tuviera a Asuna... a Yuuki Asuna entre mis brazos.

Agarrando fuertemente el soporte en lugar de una espada, incliné mi cuerpo hacia él y di mi primer paso hacia la puerta.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/