FANDOM


Capítulo 3 Editar

Ding, un sonido titilante como el de una campana, o tal vez el de una campana de advertencia, sonó fuertemente, haciendo que Cline y yo saltáramos de la sorpresa.

— Ah...

— ¿¡Qué es esto?!

Gritamos al mismo tiempo y nos miramos, nuestros ojos muy abiertos.

Ambos, Cline y yo estábamos inmersos en una columna de tenue luz azul. Más allá del velo azul, las llanuras en mi visión se hacían cada vez más borrosas.

He experimentado esto un par de veces durante el tiempo de prueba beta. Esto era un <Teletrasporte> iniciado por un artículo. No tenía el articulo previamente necesario ni había gritado el comando adecuado ¿Los operadores iniciaron un teletransporte forzado? Si es así, ¿Por qué ni siquiera nos informaron?

Mientras mis pensamientos se aceleraron, la luz alrededor mío se impulsó más fuertemente y la oscuridad se apoderó de mí.

Al desvanecerse la luz azul, mis alrededores se volvieron visibles de nuevo. Sin embargo, ya no eran las llanuras iluminadas por la puesta de sol.

Una gran calle empedrada. Calles medievales rodeadas por farolas y hacia arriba un gran palacio irradiaba una luz siniestra a bastante distancia.

Este era el punto de inicio, la plaza central de la <Ciudad de inicio>

Miré a Cline, quién tenía la boca muy abierta. Entonces sentimos a la multitud de gente que nos rodeaba a ambos.

Mirando al montón de personas sensacionalmente hermosas con una variedad de equipamiento y diferentes colores de cabello, ellos eran, sin duda, otros jugadores como yo. Había unas cuantas miles – diez mil personas aquí. Era como si todos los que hubiesen iniciado sesión justo hasta ahora hubieran sido transportados a la fuerza a la plaza central.

Por unos segundos, todos miramos simplemente a los alrededores sin decir una palabra.

Entonces unos pocos balbuceos y cuchicheos pudieron ser escuchados por aquí y por allá; empezó a ser más fuerte.

— ¿Qué está pasando?

— ¿Podemos cerrar sesión ahora?

— ¿No pueden ocuparse de esto rápido?

Comentarios como estos podían ser escuchados de vez en cuando.

Cuando los jugadores empezaron a enojarse más y más, gritos como “¿Es una broma?” y “¡Váyanse al infierno, GMs!” Podían ser escuchados.

Entonces, repentinamente.

Alguien alzó la voz por encima de todos los comentarios y gritó.

— Ah... ¡Miren, arriba!

Cline y yo casi inmediatamente volvimos nuestros ojos hacia arriba y miramos. Ahí presenciamos algo extraño.

La superficie inferior del segundo piso, cien metros arriba en el aire, había una cruz en roja.

Cuando vi detenidamente me pude dar cuenta que estaban hecho de dos frases que se entrecruzaban la una con la otra. La palabra que estaba escrita en rojo era [Alerta] y la otra [Anuncio del Sistema].

Me sorprendí por unos instantes pero entonces pensé “Oh, el operador va a empezar a informarnos ahora” y relajé mis hombros un poquito. Las habladurías pararon en la plaza y podías sentir que todos esperaban oír qué iba a ser dicho.

Sin embargo, lo siguiente en ocurrir no era lo que me esperaba.

Desde el medio del diseño un líquido similar a la sangre empezó a emanar hacia abajo lentamente. Bajó a una velocidad que casi enfatizaba cuán viscoso era; pero no cayó, en vez de eso empezó a transformarse en otra forma.

Lo que apareció fue un hombre de veinte metros de alto, cubierto con una túnica con capucha.

No, eso no estaba del todo correcto. Desde dónde mirábamos, podíamos ver con facilidad dentro de la capucha – no había ningún rostro. Estaba absolutamente vacío. Podíamos ver claramente la ropa del interior y el bordado verde dentro de la capucha. Era lo mismo dentro de la túnica, todo lo que podíamos ver por dentro de los bordes eran sombras.

He visto la misma túnica antes. Estas eran las ropas que habían usado siempre los empleados del Agas, quiénes habían estado trabajando como GMs durante la prueba beta. Pero en ese entonces los GMs varones habían tenido una cara como la de un viejo hechicero con una gran barba y las mujeres habían tenido un avatar de una chica con gafas. Debieron usar la túnica debido a la falta de tiempo para preparar un avatar adecuado, pero el espacio vacío bajo la capucha me un dio una inexplicable sensación de ansiedad.

Los innumerables jugadores alrededor mío debieron sentir lo mismo.

— ¿Es ese un GM?

— ¿Por qué no tiene rostro?

Numerosos cuchicheos como este podían ser escuchados.

Entonces, la mano derecha de la túnica gigante se movió como si los silenciara.

Un guante de un blanco inmaculado apareció de los pliegues de la larga manga. Pero esta manga, como el resto de la túnica, no estaba conectada a ningún tipo de cuerpo.

Entonces el brazo izquierdo se levantó lentamente hacia arriba. Luego, con sus dos guantes vacíos se extendieron en frente de diez mil jugadores, la persona sin rostro abrió su boca – no, se sintió como si lo hiciera. Entonces, una baja y calmada voz de hombre resonó desde las alturas, en el cielo.

— Jugadores, bienvenidos sean todos ustedes a mi mundo.

No lo pude entender de inmediato.

<Mi mundo> Si esa túnica roja fuera un GM, ciertamente tendría poderes omnipotentes en este mundo, lo que le permitiría cambiar el mundo a su antojo, pero ¿Por qué lo estaba señalando ahora?

Cline y yo nos miramos el uno al otro, sin habla. La anónima túnica roja bajó sus dos brazos y continuó hablando.

— Mi nombre es Kayaba Akihito. En este mismo instante, soy la única persona que puede controlar este mundo.

— ¿¡Qué...?!

Mi avatar se puso rígido del shock, y su garganta, y tal vez mi cuello en el mundo real también, dejó de funcionar por un segundo.

¡¡Kayaba – Akihiko!!

Conocía este nombre. No había forma de que no lo hiciera.

Esta persona, que era tanto un diseñador de videojuegos como un genio en el campo de la física cuántica, era el único responsable de levantar Agas, la cuál incluso unos pocos años atrás era una de las muchas pequeñas compañías, en una de las compañías líderes en el campo.

El también era el director de desarrollo de SAO y al mismo tiempo, el diseñador de NERvGear.

Un jugador de corazón, respetaba a Kayaba profundamente. Compraba todas las revistas en las que aparecía y había leído sus pocas entrevistas hasta que casi las me las sabía todas de memoria, en mi corazón. Casi podía verlo en sus guardapolvos blancos, que siempre había usado, sólo al escuchar su voz.

Pero él había estado detrás de escena, negándose a ser expuesto a los medios; El nunca ni si quiera había sido un GM – entonces, ¿Por qué estaba haciendo algo como esto?

Forcé mi mente a que comenzara a funcionar nuevamente para darle un sentido a la situación. Pero las palabras que salieron de la capucha vacía casi parecieron mofarse de mis esfuerzos por entender.

—Creo que la mayoría de ustedes han descubierto el hecho de que el botón para cerrar sesión ha desaparecido del menú principal. Esto no es error, es parte del Sistema de <Sword Art Online>.

— ¿Una parte del... sistema?

Cline murmuró, su voz quebradiza. El anuncio continuó en voz baja como si fuera para cubrir el sonido.

—Hasta que no lleguen a la cumbre de este castillo, no pueden cerrar sesión por voluntad propia.

¡¿Este Castillo?! No pude entender esta frase al principio. No hay ningún castillo en la <Ciudad de Inicio>.

Entonces, lo siguiente que dijo Kayaba hizo desaparecer mi confusión.

—... también, la suspensión o el desmantelamiento de el NERvGear desde el exterior esta estrictamente prohibido. Si se intenta alguna de estas cosas...

Un momento de silencio.

El silencio de diez mil personas era abrumador. Las siguientes palabras salieron lentamente.

—Los sensores de señales en sus NERvGear emitirán un fuerte pulso electromagnético, destruyendo sus cerebros y deteniendo todas sus funciones vitales.

Cline y yo nos contemplamos mutuamente por unos segundos en shock.

Esa como si mi mente se negara a creer lo que recién había dicho. Pero la corta declaración de Kayaba atravesó mi cuerpo con una ferocidad que era la vez dura y densa.

Destruir nuestros cerebros.

En otras palabras, matarnos.

Cualquier usuario que apagara el NERvGear o desbloqueara el cierre y se lo sacara sería asesinado. Eso era lo que Kayaba recién había dicho.

La gente en la multitud comenzó a murmurar, pero no había ninguno que gritara o que hubiera entrado en pánico. Era más bien que todos, como yo, aún no podían comprenderlo, o lo negaban.

Cline levantó su mano derecha y trató de agarrar el arnés que estaría situado allí en el mundo real. Mientras lo hacía, dejó salir una risa seca y empezó a hablar.

—Jajá... ¿Qué está diciendo? Ese hombre, ¿Se le ha subido a la cabeza? No está diciendo algo que tenga sentido. El NERvGear... esto es sólo un juego. Destruir nuestros cerebros... ¿Cómo va a hacer eso? ¿Verdad, Kirito?

Su voz se quebró en el último grito. Cline se quedó mirándome, pero no pude asentir con la cabeza.

Los infinitos sensores de señales en el casco del NERvGear emitían pequeños pulsos electrónicos para enviar señales virtuales al cerebro.

Ellos pudieron haberlo llamado la ultra nueva tecnología de punta, pero la teoría básica era la misma que cierto electrodoméstico que ha sido usado por 40 años en Japón, el microondas.

Si hubiera suficiente rendimiento, era posible que el NERvGear hiciera vibrar las partículas de agua en nuestros cerebros y que los friera con el calor de la fricción. Pero...

—... Teóricamente es posible, pero... él debe estar fanfarroneando. Porque si tiramos del enchufe del NERvGear no hay forma de que pueda emitir un pulso así de fuerte. A menos que haya una especie de batería con una gran capacidad de almacenamiento... adentro...

Cline ya habría adivinado la razón por la cuál dejé de hablar.

—Hay... una. —dijo, sus palabras casi fueron un grito como una expresión desolada en su rostro. El treinta por ciento del peso de Gear es la batería. Pero... ¡Esto es una total locura! ¿¡Qué pasa si hay un corte de energía repentino o algo!?

Kayaba empezó a explicar, como si hubiera escuchado lo que había gritado Cline.

—Para ser un poco más específico, alejarse de una fuente externa de electricidad por diez minutos, estar fuera del sistema por más de dos horas, o cualquier intento de desbloquear, desmantelar, o destruir el NERvGear. Si cualquiera de estas condiciones se entrecruza, la secuencia de destrucción cerebral se iniciará. Estas condiciones han sido presentadas al gobierno y el público a través de los medios masivos de comunicación en el mundo exterior. Por cierto, ha habido varios casos en los que los familiares o amigos ignorando las advertencias, trataron de deshacerse a la fuerza del NERvGear. El resultado...

La voz metálica tomó una inspiración rápida.

—... Lamentablemente 213 jugadores han salido de este juego, y del mundo real, para siempre.

Un gran y agudo grito fue escuchado. Pero la mayoría de los jugadores no podían creerlo, o se negaban a creer lo que les habían dicho y se quedaron simplemente parados con la boca abierta, o con una sonrisa retorcida en sus rostros.

Mi cabeza trató de negar lo que Kayaba había dicho. Pero mi cuerpo la traicionó y mis rodillas comenzaron a temblar violentamente.

Caminé hacia atrás tambaleándome, unos pocos pasos en mi débiles rodillos y me las arreglé para no caerme. Cline cayó de espaldas, su expresión exánime.

213 jugadores ya han...

Esta frase retumbó una y otra vez en mi cabeza.

Si lo que dijo Kaya es verdad ¿Más de 200 personas han muerto hasta ahora?

Entre ellos podría haber habido probadores beta tal como yo. Pude incluso haber conocido algunos de sus seudónimos y avatares. A estas personas se les ha quemado el cerebro y...murieron, ¿Esto es lo que Kayaba estaba diciendo?

—... no creo... No lo creo.

Cline, quién aún estaba sentado en el suelo, empezó a hablar con voz afectada.

—Está sólo tratando de asustarnos ¿Cómo haría una cosa como esa? Deja de bromear y vámonos de aquí. No tenemos tiempo de jugar en tu enferma ceremonia de inauguración. Seeh... todo esto es simplemente un evento. Un espectáculo de inauguración, ¿cierto?

Dentro de mi cabeza, yo estaba gritando lo mismo.

Pero, como para descartar nuestra esperanza, la voz de negocios de Kayaba comenzó nuevamente su explicación.

—Jugadores, no hay necesidad de preocuparse sobre los cuerpos que han dejado al otro lado. En este preciso momento, todas las televisoras, radio e internet, todos ellos, están informando repetidamente sobre esta situación, incluyendo el hecho de que ha habido numerosas muertes. El peligro de que les saquen su NERvGear ya ha desparecido. En unos instantes, haciendo uso de las dos horas que he dado, todos ustedes serán trasladados a hospitales o instituciones parecidas y les será dado el mejor tratamiento. Por lo que pueden relajarse... y concentrarse en ganar el juego.

— ¿Qué...?

Entonces, mi boca comenzó a gritar violentamente, al fin.

— ¿¡Qué estas diciendo!? ¿¡Ganar el juego!? ¿¡Quieres que juguemos en una situación como esta!?

No dejé de gritar, mirando la túnica roja que se había filtrado desde la superficie de la planta superior.

—¡¡Esto ya no es más un juego!!

Entonces, Kayaba Akihiko empezó a anunciar calladamente con su monótona voz.

—Sin embargo les pido a todos ustedes, comprendan que <Sword Art Online> ya no es más un simple juego. Es una segunda realidad... desde ahora en adelante, cualquier manera de “revivir” en el juego no funcionará. El momento en que su HP llegue a cero, su avatar ya no existirá nunca más, y al mismo tiempo...

Pude adivinar que él iba a dejar todo demasiado en claro.

—Sus cerebros serán destruidos por el NERvGear.

De repente, el impulso de reírme fuertemente me subió desde las profundidades de mi estómago. Lo contuve.

Una larga línea horizontal estaba brillando en la parte superior derecha de mi campo de visión. Al concentrarme en él, vi que los números 342/342 lo cubrían.

Hit Points. La fuerza de mi vida.

En el momento que llegué a cero, moriré. Las ondas electromagnéticas freirán mi cerebro, matándome instantáneamente. Esto es lo que Kayaba había dicho.

Esto es indudablemente un juego, un juego en el que apuestas tu vida. En otras palabras, un juego de muerte.

Debo haber muerto, por lo menos, unas 100 veces durante los dos meses de prueba beta. Fui regenerado con una sonrisa levemente avergonzada en el rostro, en el palacio que esta al norte de la plaza principal, el <Palacio del Hierro Negro>, y corrí hacia los lugares de caza otra vez.

Ese es lo que debería ser un RPG, un tipo de juego en el que continúas muriendo, aprendiendo y subiendo de nivel. Pero ¿Ahora no puedes? Una vez que mueras, ¿Perderás tu vida? Y, para añadir... ¿Ni siquiera puedes dejar de jugar?

—... de ninguna maldita forma. — murmuré suavemente.

¿Quién, en buena capacidad mental, saldría con estas condiciones? Por supuesto que todos se simplemente se quedarían en la ciudad, donde era seguro.

Entonces, como si leyera mi mente, y tal vez las de todos los demás jugadores, fue dado el siguiente mensaje.

—Jugadores, hay sólo una manera de ser liberados de este juego, como ya he dicho anteriormente deben llegar a la cumbre de Aincrad, al centésimo piso y vencer al jefe final que reside allí. Todos los jugadores que sigan con vida para ese entonces saldrán inmediatamente del juego. Les doy a todos ustedes mi palabra.

Diez mil jugadores se quedaron parados en silencio.

Fue en ese momento en el que me di cuenta de lo que había querido decir Kayaba cuando dijo <Llegar a la cumbre de este castillo>.

Este castillo – es decir, la enorme monstruosidad que había encarcelado a todos los jugadores del primer piso, con noventa y nueve pisos más apilados unos sobre otros, imponiéndose en el cielo, flotando en él. Él estaba hablando sobre Aincrad en sí mismo.

—Pasar por... ¿¡Todos los cien pisos?! —Cline gritó repentinamente. Se paró rápido y levantó su puño hacia el cielo — ¿Y cómo quieres que hagamos eso? ¡Escuché que avanzar era locamente difícil incluso durante la prueba beta!

Era verdad. Durante los dos meses de prueba beta, los mil jugadores que habían tomado parte sólo se las habían arreglado para alcanzar el sexto piso. Incluso si diez mil jugadores se habían sumergido en estos momentos, ¿Cuánto tomaría pasar a través de todos los 100 pisos?

La Mayoría de los jugadores que habían sido traídos a la fuerza aquí estarían preguntando esta interrogante sin respuesta.

El tenso silencio eventualmente dio lugar a leves murmullos. Pero no había ninguna señal de miedo o desesperación.

La mayoría de las personas aquí aún estarían confundidas sobre si este era un “peligro real” o una <Ceremonia de apertura seriamente retorcida>. Todo lo que Kayaba había dicho era tan horroroso que se sentía irreal.

Estiré mi cabeza hacia atrás para mirar la túnica vacía y traté de forzar a mi mente para que aceptara esta situación.

Ya no podré volver a cerrar sesión, nunca más. No puedo volver a mi cuarto, a mi vida. La única forma de recuperarlos era que alguien venciera al jefe en el piso más alto de este castillo flotante. Si mi HP llegara a cero incluso por una sola vez durante ese tiempo...moriría. Moriría realmente y dejaría de existir para siempre.

Pero.

Sin importar cuánto tratara de aceptar estos hechos, no era posible. Tan sólo cinco o seis horas atrás había comido la cena que mi mamá había hecho, tenido una corta conversación con mi hermana, y luego me dirigí hacia el piso alto de mi casa.

¿Ahora ya no puedo volver a todo eso? ¿Y esto es ahora la verdadera realidad?

Entonces, la túnica roja que siempre había estado un paso más adelante que nosotros, extendió su guante derecho y empezó a hablar con una voz sin ningún tinte de emoción.

—Entonces, les mostraré evidencia de que este es la única realidad. En sus inventarios habrá un regalo de mi parte. Por favor confirmen esto.

Tan pronto como escuché esto, presioné mis dedos índice y pulgar entre ellos y la moví hacia abajo. Todos los jugadores igualmente lo hicieron y la plaza se llenó con el titilante sonido de campanas.

Apreté el botón de artículo en el menú que había aparecido y el artículo estaba allí, en la parte alta de mi lista de pertenencias.

El nombre del artículo: <Espejo de Mano>

¿Por qué nos dio esto? Incluso mientras me lo preguntaba golpeé en el nombre y apreté el botón “Convertirlo en Objeto”. Inmediatamente después hubo un efecto de sonido titilante y apareció un espero rectangular.

Lo agarré dubitativamente pero no pasó nada. Todo lo que se veía en él era la cara del avatar que había tenido varios problemas en crear.

Ladeé mi cabeza y miré a Cline. El samurái también miraba el espejo en su mano con una expresión en blanco en su rostro.

Entonces.

Repentinamente Cline y los avatares alrededor de nosotros fueron envueltos en una luz blanca. Tan pronto como lo tomé, yo estaba rodeado también y todo lo que podía ver era blanco.

Casi 2, 3 segundos después, los alrededores reaparecieron tal como habían sido...

No.

La cara frente a mí no era la que me había acostumbrado a ver.

La armadura hecha de placas metálicas cosidas juntas, el pañuelo, y el pelo rojo puntiagudo eran todos iguales. Pero la cara había cambiado por completo a otro aspecto. Sus grandes y agudos ojos, ahora estaban hundidos y brillaban aún más. Su delicada y alta nariz se había vuelto ganchuda, y ahora había aparecido una leve barba en sus mejillas y barbilla. Si el avatar había sido un joven y descuidado samurái, este era un soldado caído – o quizás un bandido.

Olvidé la situación por un momento y murmuré.

— ¿Quién... eres?

Las mismas palabras salieron de la boca del hombre que tenía enfrente.

—Oye... ¿Quién eres?

Entonces fui tomado por un presentimiento repentino y me di cuenta de cuál era el significado del regalo de Kayaba, el <Espejo de Mano>.

Levanté apresuradamente el espejo, y vi la cara que me observaba de vuelta.

Cabello negro que caía primorosamente sobre la cabeza, dos ojos de mirada débil, que se podían ver por debajo del pelo levemente largo, y un rostro delicado que hacían que las personas me pasaran por una chica incluso ahora cuando salgo de ropa casual, con mi hermana.

El rostro calmado de un guerrero que <Kirito> había tenido unos pocos segundos atrás, ya no estaba allí. La cara que estaba en el espejo...

Era mi cara real, de la cual había intentado tanto escapar.

—Ah... Soy yo...

Cline, quién también había estado mirando su espejo, cayó hacia atrás. Ambos nos miramos el uno al otro y gritamos al mismo tiempo.

— ¿¡Tú eres Cline?! / ¿¡Tú eres Kirito?!

Nuestras voces también habían cambiado, quizás los efectores de voz habían dejado de funcionar. Pero no teníamos tiempo que gastar en cosas como esta.

Los espejos cayeron de nuestras manos y golpearon el suelo, entonces fueron destruidos con un sonido bastante bárbaro.

Cuando miré a mis alrededores otra vez, la multitud ya no estaba compuesta de personas que lucían como personajes de un videojuego de fantasía. Un puñado de gente joven de apariencia normal ahora había tomado su lugar. Era como así algo como si hubieras reunido un grupo de personas en la vida real en una exposición de videojuegos y los hubieras vestido con armaduras. Penosamente, incluso la proporción de sexos ha cambiado inmensamente.

¿Cómo era posible? Cline, yo y probable todos los jugadores alrededor nuestro, habían cambiado desde los avatares que habían hecho para nada, a nuestros aspectos reales. Por supuesto, la misma textura aún parecía un modelo poligonal y aún se sentía levemente extraño, pero era casi escalofriantemente preciso. Era como si el mecanismo tuviera un scanner de cuerpo completo incluido.

Escanear.

—.... Ah, ¡Cierto! —miré a Cline y obligué a salir a mi voz —Hay sensores de señales de alta densidad en el NERvGear cubriendo toda nuestra cabeza. Por lo que, no sólo puede decir como lucen nuestros cerebros, sino que también nuestras caras.

—P-Pero, cómo puede saber cómo lucen nuestros cuerpo, mira por ejemplo... ¿Cuán altos somos?

Cline dijo más bajo mirando de lado a lado nuestros alrededores.

La altura promedio de los jugadores, quiénes ahora estaban mirando sus propias caras o los de otros jugadores con diversas expresiones en sus rostros, se habían reducido notablemente después del <cambio>. Yo, y lo más probable es que Cline también, había establecido la altura igual a la de mi altura en el mundo real para evitar que mi peso extra dificultara mis movimientos, pero la mayor parte de los jugadores, tal parece, se había hecho unos 10 a 20 centímetros más altos.

Esto no era todo. La estructura real y el largo horizontal de los jugadores también se habían vuelto más grandes. No había forma que el NERvGear habría sido capaz de saber todo esto.

La persona que respondió esta pregunta fue Cline.

—Ah... espera. Compré el NERvGear sólo ayer según recuerdo, había una parte de la puesta en marcha... ¿Cómo se llamaba, calibración? Bueno, de cualquier forma, durante ese tiempo, este tocaba tu cuerpo por aquí y por allá, ¿Tal vez fue aquello...?

—Ah, correcto.... Eso fue lo que era.

Calibración era dónde el NERvGear medía <Cuánto tenías que mover tu mano para alcanzar tu cuerpo>. Esto fue hecho para reproducir la sensación de sentir con precisión dentro del juego. Por así decirlo, era casi como si el NERvGear tuviera información sobre nuestras figuras exactas guardada dentro de él mismo.

Era eso posible, haciendo todos los avatares de los jugadores, casi una réplica poligonal perfecta de ellos mismos. El propósito de esto, estaba también demasiado en claro, ahora.

—... La realidad, —murmuré. —Él dijo que esta era la realidad. Que este avatar poligonal... y nuestro HP era nuestro cuerpo y vida real. A fin de hacernos creer que el ha producido una copia perfecta de nosotros...

—Pero... Pero, ya sabes, Kirito.

Cline se rascó su cabeza bruscamente y los ojos debajo de su pañuelo brillaron mientras gritaba.

— ¿Por qué? ¿Por qué coño está haciendo algo como esto...?

No respondí y apunté hacia arriba, más allá de nuestras cabezas.

—Espera un momento. De todas formas, lo más probable es que él responda esa en poco tiempo más.

Kayaba no me defraudó. Unos pocos segundos después una voz, casi solemne, se escuchó desde el cielo color rojo sangre.

—La mayoría de ustedes se estará preguntando “Por qué”. ¿Por qué yo, el creador tanto de NERvGear como de SAO, Kayaba Akihiko, está haciendo algo como esto? ¿Es una especie de ataque terrorista? ¿Lo está haciendo para redimirnos?

Fue entonces cuando la voz de Kayaba, sin ninguna pizca de emoción hasta el momento, pareció mostrar algunos signos de esa emoción. Repentinamente la palabra <Empatía> pasó por mi mente, incluso aunque no había ninguna forma de que fuera verdad.

—Ninguna de estas es la razón por la cuál hago esto. No hay más una razón o un propósito por el cuál lo hice. La razón es porque... esta situación en sí misma fue mi propósito. Para crear y velar por este mundo, es la única razón por la que he creado NERvGear y SAO. Y ahora, todo se ha llevado a cabo.

Luego de una breve pausa, la voz de Kayaba, nuevamente sin ninguna emoción, se escuchó.

—... Ahora he terminado el tutorial oficial de <Sword Art Online>. Jugadores... les deseo suerte.

Esta última frase se acabó con un débil eco.

La enorme túnica se levantó sin hacer ruido, y empezó a hundirse, la capucha primero, en el mensaje del sistema que cubría el cielo, como si se fundiera.

Sus hombros, luego su pecho, entonces sus dos brazos y piernas se fundieron con la superficie roja, entonces una última mancha roja se extendió brevemente. Justo después de eso, el mensaje del sistema que había cubierto el cielo desapareció tan repentinamente como había aparecido.

El sonido del viento al pasar sobre la plaza y la BGM que la orquesta NPC estaba tocando, llegó suavemente hasta nuestros oídos.

El juego había regresado a su estado normal, sin contar el hecho de que un par de reglas han sido cambiadas.

Entonces... Al fin.

La multitud de diez mil personas tuvo una reacción adecuada.

En otras palabras, incontables voces empezaron a resonar fuertemente en la plaza.

— ¿Es una broma, verdad...? ¿Qué demonios es esto? ¿¡Es una broma, verdad!?

— ¡Dejen de burlarse! ¡Déjenme salir! ¡Déjenme salir de aquí!

— ¡No! ¡No puedes! ¡Tengo que encontrarme con alguien, pronto!

— ¡No me gusta esto! ¡Me voy a casa! ¡¡¡¡¡¡Quiero ir a casa!!!!!!

Alaridos. Clamores. Gritos. Maldiciones. Ruegos. Y chillidos.

Las personas que se habían pasado de jugadores de videojuegos a prisioneros en cuestión de minutos, se acuclillaron sujetando sus cabezas, agitaron sus brazos por ahí, hablaron entre ellos o empezaron a jurar en voz alta.

En el medio de toda esta bulla, mi mente se volvió extrañamente fría.

Esto, es la realidad.

Lo que Kayaba Akihiko había declarado era completamente cierto. Si este era el caso, todo esto era de esperarse. Sería extraño que no lo fuese. Este genio era uno de los lados de Kayaba que lo hicieron seductoramente atractivo.

Ahora no puedo regresar a la realidad por un tiempo... Tal vez por unos meses o quizás un poco más que eso. Durante este tiempo no puedo ver a mi madre o a mi hermana, tampoco podré hablar con ellas. Era posible que ya nunca tenga la oportunidad de hacerlo. Si muero aquí...

Muero en la realidad.

El NERvGear, que fue una vez una máquina, es la cerradura de esta prisión y una herramienta de muerte que freirá mi cerebro.

Inhalé lentamente, luego espiré, y abrí mi boca.

—Cline, ven aquí un momento.

Agarré el brazo del guerrero, quién parecía ser mucho mayor que yo en la vida real, y me hice camino entre la multitud delirante.

Logramos salir de esta rápidamente, tal vez porque estábamos cerca del borde. Entramos a una de las muchas calles que conducían hacia afuera de la plaza en un patrón radial y salté hacia la sombra detrás de un carruaje inmóvil.

—...Cline. —llamé su nombre nuevamente.

Él todavía tenía una expresión en tanto en blanco en su cara. Seguí hablando, dando lo mejor de mí para sonar serio.

—Escúchame. Voy a salir de esta ciudad y me dirigiré a la siguiente villa. Ven conmigo.

Cline abrió ampliamente sus ojos, debajo del pañuelo. Continué hablando en voz baja, obligándome a hablar.

—Si lo que dijo era verdad, a fin de sobrevivir en este mundo tenemos que hacernos más fuertes. Tú sabes que MMORPGs son una batalla por recursos, entre los jugadores. Sólo las personas que puedan adquirir más dinero y experiencia pueden volverse más fuertes... las personas que se han dado cuenta de esto van a ir a cazar todos los monstruos que hay alrededor de la <Ciudad de Inicio>. Tendrás que esperar por siempre hasta que los monstruos se regeneren. Ir a la siguiente villa de inmediato, sería mejor ahora. Conozco el camino y todos los puntos peligrosos, por lo que puedo llegar allí, incluso si soy tan sólo un nivel uno.

Considerando que era yo, era un buen montón de palabras que había salido de mi boca, pero a pesar de eso, él se quedó en silencio.

Entonces, unos segundos después su cara se arrugó.

—Pero...pero ya sabes. Ya dije antes que estuve parado en una fila por siglos con mis amigos para comprar este juego. Ellos podrían haber ingresado y lo más probable es que estén en la plaza incluso en estos momentos. No puedo... irme sin ellos.

—...

Dejé salir un suspiro y mordí mi labio.

Pude entender todo lo que Cline estaba tratando de decirme a través de su mirada nerviosa, demasiado bien.

Era brillante y era fácil llevarse bien con el, y lo más probables es que cuidara de las demás personas bastante bien. Lo que más esperaba es que llevara a todos sus amigos con él. Pero yo no podía simplemente asentir.

Si sólo fuera Cline, podría llegar a la siguiente villa mientras nos protegería de monstruos agresivos. Pero si había incluso dos más; no, incluso una persona más viniendo con nosotros, sería peligrosa. Si alguien muriera en el camino, ellos morirían tal como Kayaba había declarado.

La responsabilidad indudablemente recaería en mí, quién había sugerido partir de la segura <Ciudad de Inicio> y había fallado al proteger a mi camarada.

Soportar una carga tan pesada, jamás podría hacerlo. Era simplemente imposible. Cline pareció haber leído todas estas preocupaciones que habían relampagueado en mi mente. Una sonrisa apareció en sus mejillas que tenían una leve barba y sacudió su cabeza.

—No... No puedo seguir dependiendo de ti. Fui un maestro de gremio en el videojuego que solía jugar. Me las arreglaré con las técnicas que me has enseñado hasta ahora. Y.... aún hay posibilidad de que esto fuera sólo una broma pesada y que todos cerremos sesión. Por lo que no te preocupes por nosotros y ve a la villa.

—...

Con mi boca cerrada, fui abatido por una indecisión que nunca antes en mi vida había sentido.

Entonces, escogí las palabras que me roerían por dos años.

—... Está bien.

Asentí, di un paso atrás, y hablé con mi garganta seca.

—Bien, separémonos aquí. Si algo sucede, envíame un mensaje... Bien, nos vemos luego, Cline.

Cuando volvía mi vista hacia abajo y me daba vuelta para partir, Cline me llamó.

— ¡Kirito!

-...

Le lancé una mirada interrogativa pero no dijo nada, sólo su mejilla se estremeció un poco.

Agité el brazo y me volví hacia el noroeste; la dirección de la villa que usaría como mi próxima base.

Cuando había dado como cinco pasos, una voz me llamó desde atrás, nuevamente.

— ¡Oye, Kirito! ¡Te ves muy bien en la vida real! ¡Eres bastante mi tipo!

Sonreí amargamente y grité por encima de mi hombro.

— ¡Tú aspecto te va diez veces mejor, también!

Entonces le di la espalda al primer amigo que había hecho en este mundo y corrí hacia adelante sin cesar.

Luego de haber corrido por las enrevesadas callejuelas por unos pocos minutos, miré hacia atrás otra vez. Por supuesto, no había nadie ahí.

Ignoré la extraña sensación en mi pecho que estaba siendo restringida y corrí.

Corrí desesperadamente a la puerta noroeste de la <Ciudad de Inicio> y luego pasé las grandes llanuras y el bosque profundo, entonces una pequeña villa localizada luego de todo esto... Para después pasara a un sinfín y solitario juego de sobrevivencia.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/