FANDOM


Capítulo 5 Editar

Después de terminar mi batalla con un formidable enemigo que merodeaba por el <Área del Laberinto> del piso setenta y cuatro, hice mi camino de regreso, así como en el pasado, y dejé escapar un suspiro de alivio cuando vi la luz de la entrada.

Vacié mi cabeza, salí rápidamente del pasillo, y tomé un profundo respiro de aire fresco y limpio.

Adelante de mí, había un camino estrecho que entraba al espeso y abandonado bosque. Detrás de mí el área del laberinto del cual acababa de salir se elevó a lo alto en el cielo–hasta la parte inferior de la siguiente planta para ser más precisos.

Debido a que el juego se basaba en llegar a la cima del castillo, las mazmorras en este mundo no eran laberintos subterráneos, sino que existían como torres. Sin embargo, la configuración básica no había cambiado: monstruos más fuertes que los que te encuentras en los campos recorrían el interior, mientras que el monstruo jefe esperaba por ti en lo más profundo.

En este momento, el ochenta por ciento del área del laberinto del piso setenta y cuatro había sido explorado, o en otras palabras, había sido <mapeado>. En un par de días, la sala dónde reside jefe sería muy probablemente descubierta, y un equipo de gran escala podría hacerse. Entonces, incluso yo, un jugador solitario, podría tomar parte.

Me sonreí a mí mismo por sentirme atento y frustrado al mismo tiempo, y comencé a bajar la vereda.

Por el momento, mi ciudad natal es la ciudad más grande de Aincrad, <Algade>, que se encuentra en el piso cincuenta. Bueno, en mero tamaño, la Ciudad de Inicio era más grande, pero ese lugar se había convertido completamente en la base de operaciones de <La Armada>, por lo que era un poco incómodo el caminar por ahí dentro.

Tan pronto como logré salir de la ahora oscurecida llanura, un bosque lleno de árboles viejos se extendía ante mí. Si caminaba por treinta minutos a través de allí, llegaría al <Área Habitable> del piso setenta y cuatro y sólo tenía que utilizar la <Puerta Teletransportadora> de allí para ir hacia Algade.

Yo podría usar siempre uno de los ítems de teletransportación instantánea en mi inventario para volver a Algade en cualquier momento. Pero desde que era un poco caro, era reacio a utilizarlos a menos que estuviera en una situación peligrosa. Había un poco de tiempo antes de que el sol desapareciera por completo, por lo que resistí a la tentación de volver a mi casa tan rápido como podía y entré al bosque.

Por regla general, los bordes de cada piso en Aincrad eran a cielo abierto, aparte de los pilares de soporte. Los árboles se quemaban de rojo por la luz que entraba por esa brecha. La niebla que corría entre los rayos de luz brillaba resplandecientemente como reflejo de la luz de la puesta del sol. Los cantos de los pájaros, que eran comunes durante el día, eran difíciles de escuchar ahora, mientras que el sonido de las ramas meciéndose con el viento parecía magnificado.

Yo sabía muy bien que podía luchar contra los monstruos que aparecían en esta zona incluso medio dormido, pero el miedo que venía con la oscuridad era difícil de suprimir. Una sensación, similar a la que tenía cuando era un niño cuando estaba tratando de volver a casa después de perder el camino, me llenó.

Pero no me disgusta este sentimiento. Algunas veces había olvidado ese miedo primitivo cuando estaba viviendo de nuevo en el otro lado. La sensación de soledad que consigues cuando estás viajando por el desierto con nadie a la vista por mucho que veas – podrías llamar a esto la esencia de un RPG.

Mientras estaba absorto en estos nostálgicos recuerdos, un grito que yo nunca había escuchado antes de repente entró a mis oídos.

Se escuchó sólo para un momento, alto y claro como una flauta de caña. Detuve mis pies y cuidadosamente busqué la dirección de donde vino el sonido. Si has escuchado o visto algo que nunca antes habías experimentado en este mundo, esto significa que eres muy afortunado o muy desafortunado.

Como jugador solitario, he entrenado mi habilidad para<Escanear en Busca de Enemigos>. Esta habilidad previene emboscadas y cuando llegas a ser más eficiente en ésta, le da al jugador la capacidad adicional de poder detectar los monstruos que están “ocultos”. A través de ésta, pude ver a un monstruo escondido entre las ramas a diez metros de distancia.

No era muy grande. Tenía piel verde para camuflarse en las hojas y tenía las orejas más largas que su cuerpo. Como me concentré en él, éste automáticamente se convirtió en mi objetivo y un cursor amarillo apareció junto con su nombre.

Contuve la respiración tan pronto como leí el nombre: <Conejo Ragú>. Era lo suficientemente raro como para ganarse el calificativo de “súper”.

Esta era la primera vez que realmente había visto uno real. El conejo regordete que vivía en las ramas no era tan fuerte, ni te daba tantos puntos de experiencia, pero–

Silenciosamente saqué un delgado cuchillo para lanzar de mi cinturón. Mi <Habilidad de Lanzamiento de Cuchillos> no era tan alta. Simplemente lo había elegido como una rama de mi árbol de habilidades en algún momento. Pero había oído que el Conejo Ragú era el monstruo más rápido de entre los que se conocían actualmente, así que realmente no tenía mucha confianza en capturarlo con mi espada.

Tenía una oportunidad de atacarlo antes de que el oponente se fijara en mí. Alcé mi cuchillo, rezando mentalmente, y asumí la posición de <Disparo Único>.

Así, por muy bajo que fuese mi habilidad, mi mano fue respaldada por mi alta destreza y tiré el cuchillo en un torbellino de movimiento. El cuchillo brilló una vez y luego fue absorbido por los árboles. Tan pronto como ataqué, el cursor, que indicaba la dirección en donde estaba el Conejo Ragú, se puso rojo y la barra HP apareció debajo de éste.

Un agudo grito sonó en la dirección en la que había arrojado mi cuchillo. La barra HP vaciló un poco y luego bajó hasta 0. El familiar sonido de los polígonos haciéndose añicos resonó.

Empuñé mi mano izquierda. Levanté mi mano derecha y abrí el menú principal. Abrí deprisa el inventario, incluso mis movimientos con la mano parecían demasiado lentos para mí, y ahí estaba en la parte superior de la lista de ítems recientemente adquiridos: <Carne de Conejo Ragú>. Era un ítem raro que se podía vender a otros jugadores a un precio mínimo de cien mil Coll. Esa cantidad de dinero era suficiente para diseñar un juego completo de la mejor armadura y todavía quedaría dinero de sobra.

La razón de que esto era tan caro era bastante simple, se colocó como el ingrediente de la comida más deliciosa entre los numerosos ingredientes disponibles en el juego.

Comer era más o menos el único placer en SAO, pero la única cosa que podías comer por lo general era sopa y pan que sabía como si fueran de un campo Europeo – bueno, no es que yo sabía; pero el hecho era que eso era evidente. Los pocos jugadores que habían entrenado su habilidad para cocinar habían establecido esto después de pensarlo tanto a fin de permitir a los otros jugadores comer una mayor variedad de alimentos. Pero incluso esto no era tan fácil conseguir, así que por regla general los jugadores se vieron desfavorecidos del gusto.

Por supuesto, mi situación actual no era muy diferente, y no me gusta la sopa y el pan de trigo completo que vende el restaurante NPC que yo frecuentaba. Pero de vez en cuando la necesidad de comer por lo menos un bocado de carne jugosa me ha invadido.

Durante un tiempo me quedé mirando el nombre del ítem y no dejaba de preguntarme qué hacer. Las posibilidades de que yo consiguiera este tipo de ingrediente de nuevo eran muy bajas. Para ser honesto, tenía muchas ganas de comerlo. Sin embargo, para el más alto en el rango de los ingredientes, se necesitaba más habilidad para realmente cocinarlo. Así que tenía que encontrar un maestro en la cocina para que preparase esto para mí.

Pero yo no conocía a ninguno. Bueno, conocía a algunos, pero cazarlos para algo como esto era molesto. Incluso más que eso, ya era hora conseguir un nuevo equipamiento. Por consiguiente, he decidido venderlo.

Cerré la ventana como si fuera a deshacerme de cualquier arrepentimiento, y escaneé la zona con mi habilidad. No había una posibilidad muy alta de que un bandido apareciera en las líneas del frente, pero no se puede ser demasiado cuidadoso cuando tienes un ítem clase S en tus manos.

Yo sería capaz de comprar todos los artículos teletransportadores que quisiera una vez que vendiera esto, así que decidí minimizar el riesgo y empecé a rebuscar en mi bolsa.

Lo que había sacado era un cristal en forma de un pilar de ocho lados que brillaba con un azul intenso. Los pocos ítems mágicos en este mundo donde la <Magia> había sido excluida tenían formas como de gemas. El azul era para la teletransportación instantánea, el rosa para la recuperación de HP, el verde era para los antídotos, y etcétera. Todos eran ítems convenientes que producían efectos instantáneos, pero también eran caros. Así que en la mayoría de los casos las personas utilizaban ítems más baratos, como pociones de acción lenta después de escapar de una pelea.

Diciéndome a mí mismo que éste era, sin lugar a dudas, una situación de emergencia, agarré el cristal azul y grité.

– ¡Teletransportación! ¡Algade!

Se oyó el reconfortante sonido de muchas campanas que sonaban y el cristal en mi mano se rompió en pedazos. Al mismo tiempo, mi cuerpo estaba envuelto en una luz azul y el bosque desapareció de mi vista como si se estuviera derritiendo. Una luz brillante entonces destelló, y cuando desapareció, la teletransportación había terminado. En lugar del sonido de las hojas crujientes, el sonido de un suave martilleo y los fuertes sonidos de la ciudad invadieron mis oídos.

El lugar en donde aparecí era la <Puerta Teletransportadora> que se encuentra en el centro de Algade.

En el centro de la plaza circular, se encontraba una puerta hecha de metal con más de cinco metros de altura. Dentro, el aire se arremolinaba como si fuera un espejismo, y la gente que se teletransportaba, o que acababan de teletransportarse, iban y venían.

Cuatro grandes calles se extendían en las cuatro direcciones de la plaza, y en los lados de todas estas calles, un sinnúmero de pequeñas tiendas estaban reunidas. Los jugadores que buscaban un pequeño refugio después de un día de exploración compartían conversaciones frente a los menús de comida o bares.

Si alguien tratara de describir a Algade en una palabra, éste sería <desordenada>.

No había grandes calles como las que se podían ver en la Ciudad de Inicio y callejones que se entrecruzaban cubrían toda la ciudad. Había tiendas que ni siquiera sabías lo que estaban vendiendo, y posadas que parecían que nunca podrías volver a salir una vez que entraras.

En realidad, había un montón de jugadores que accidentalmente habían entrado en uno de los callejones de Algade y vagaron durante días antes de volver a salir. He estado viviendo aquí por casi un año, pero aún no logro recordar la mitad de ellos. Incluso aquí los NPCs eran personas extrañas cuya clase social era difícil de adivinar, y que te hace pensar que la gente que vive aquí en estos días son un poco extraños.

Pero me gustó la sensación de estas calles. No era una exageración decir que la única vez que me sentí en paz fue cuando estaba bebiendo una taza de té con olor extraño en una tienda de la esquina que yo frecuentaba. La razón detrás de esto era que me sentía un poco sentimental, porque me recordaba a una tienda de electrónicos que solía frecuentar – bueno, no realmente, o esperaba que no.

Pensando que tenía que negociar con el ítem antes de volver a mi casa, comencé a caminar hacia una tienda.

Si seguía la calle que conducía al oeste de la plaza central, llegaría a la tienda después de hacer mi camino a través de la multitud por un rato. Dentro, era tan pequeña que cinco jugadores se sentirían apretados allí, y tenía la marca comercial de una tienda de jugadores: las herramientas, las armas, e incluso los ingredientes de comida estaban revueltos.

El dueño de la tienda estaba muy ocupado alterándose al negociar.

Hay dos formas de vender los ítems. Uno de ellos era venderlo a un NPC, un personaje controlado por el sistema. No había peligro de ser engañado, pero el precio era siempre el mismo. Para detener la inflación, el precio se fijaba por debajo del precio real de mercado.

El otro era el comercio con otro jugador. En este caso, podías vender el ítem a un precio alto si así lo negociabas, pero había que encontrar a alguien que lo comprara, y las discusiones entre los jugadores después de completar el negocio no eran poco frecuentes.

Por lo tanto, aparecieron los jugadores comerciantes que se especializaban en negociar ítems.

Los jugadores comerciantes no podían vivir del negocio mismo. Al igual que las distintas clases de técnicos, ellos tenían que llenar la mitad de sus ranuras de habilidades con habilidades no relacionadas con la batalla. Pero eso no significaba que ellos podían apartarse de los campos. Los comerciantes tenían que luchar por las mercancías y los técnicos por los ingredientes, y, por supuesto, ellos tenían más dificultades que los guerreros. Era difícil para ellos el sentir la excitante sensación de vencer a un enemigo.

Por lo tanto, la razón por la que eligieron estas clases sería por ser el noble que ayudaba a los jugadores que luchaban en el frente todos los días. Así que yo los respetaba profundamente, en secreto.

...bueno, yo los respeto, pero también es cierto que el personaje delante de mí era alguien que estaba muy lejos del autosacrificio.

– ¡Está bien! ¡Veinticinco <Pieles de Lagarto del Crepúsculo> por quinientos Coll!

El propietario de esta tienda a la cual frecuento, Egil, le dio un porrazo a su cliente, un débil lancero, en la espalda con su grueso brazo. Luego abrió rápidamente la ventana de comercio e introdujo el importe en su lista comercial.

El cliente parecía estar pensando, pero tan pronto como vio la cara de Egil, que parecía lo bastante aterradora como la de un experimentado guerrero – de hecho, Egil era un guerrero de hacha clase superior, así como un comerciante – se apresuró a poner los ítems en su lista de comercio y pulsó en Aceptar.

– ¡Como siempre, muchas gracias! ¡Por favor visítenos de nuevo!

Egil le dio un último porrazo a la espada del lancero y sonrió. La piel de Lagarto del Crepúsculo podía ser utilizado para crear una armadura de alto nivel. Yo pensaba que 500 era demasiado barato sin importar cómo lo vieras. Pero me quedé en silencio y vi como el lancero se marchó. Toma esto como una lección para nunca dar ningún motivo cuando estés negociando, murmuré en mi mente.

– Oye, negociando sin escrúpulos como de costumbre.

El gigante calvo me miró y sonrió cuando le dije que esto detrás de él.

– Oye, Kirito. El lema de nuestra tienda es comprar barato y vender barato– dijo sin ninguna señal de remordimiento.

– Bueno, estoy sospechando un poco sobre lo de “vender barato” pero eso no importa. Yo también quiero venderte algo.

– Tú eres un cliente habitual, así que no puedo engañarte. Bueno, vamos a ver...

Mientras decía esto, Egil estiró su grueso y corto cuello y vio por la ventana de comercio qué era lo que había ofrecido.

Los avatares de SAO eran réplicas del cuerpo real del jugador que habían sido creados a través de escaneos y calibraciones. Pero cada vez que miraba a Egil, siempre me preguntaba cómo alguien podía tener un cuerpo que le quedara tan bien.

Los 180 centímetros de su cuerpo estaban llenos de músculo y grasa, y la cabeza que descansaba sobre éste se veía como si fuese la de un villano de la lucha profesional. Además de eso, él hizo que su peinado, una de las pocas cosas que puede ser personalizada, fuera calvo. El efecto era al menos tan temible como los monstruos bárbaros.

A pesar de ello, tenía un rostro encantador que parecía infantil cuando sonreía. Parecía tener unos treinta años, pero ni siquiera podía adivinar qué era lo que hacía en el mundo real. No preguntarle a los demás acerca de <El otro lado> era una regla tácita de este mundo.

Los dos ojos que estaban debajo de sus espesas cejas se abrieron tan pronto como vieron la ventana de comercio.

– Wow, es un raro ítem rango S. <Carne de Conejo Ragú>, es la primera vez que veo uno... Kirito, no eres tan pobre ¿verdad? ¿No has pensado comerte esto?

– Por supuesto que sí. Va a ser difícil encontrar algo como esto otra vez... Pero es un poco difícil encontrar a alguien que puede cocinar algo como esto...

Entonces, alguien detrás de mí me tocó el hombro.

– Kirito.

Era una voz femenina. No había muchas jugadoras que supieran mi nombre. Bueno, en realidad, en esta situación sólo había una. Agarré la mano que estaba sobre mi hombro izquierdo y dije.

– Cocinero adquirido.

– ¿Q-Qué?

Con su mano en la mía, la persona tartamudeó con una sospechosa expresión en su cara.

El pequeño rostro, el cual estaba rodeado por un largo y lacio pelo castaño que se dividía estupendamente en dos, tenía una forma ovalada, y sus dos brillantes ojos avellana eran casi cegadores. Su delgado cuerpo estaba cubierto por un uniforme rojo y blanco de combate parecido a la de un caballero, y había una elegante espada plateada enfundada en su vaina de cuero blanco.

Su nombre era Asuna. Ella era tan famosa que casi todo el mundo en SAO la conocía.

Había muchas razones, pero la primera era que ella era una de las pocas jugadoras femeninas, y que era la dueña de un rostro que no le faltaba nada.

Era difícil decir esto en este mundo, donde todos tenían su cuerpo real, las mujeres hermosas eran una presencia súper rara. Lo más probable era que pudieses contar el número de jugadoras que eran tan bonitas como Asuna con tus dedos.

Otra razón por la que era famosa era porque su uniforme rojo y blanco pertenecía al gremio de los <Caballeros de la Sangre>. Los miembros eran llamados CdS tomando las iniciales de <Caballeros de la Sangre>, y, de los muchos gremios, todos los reconocían a ellos como los mejores.

Era sólo un gremio de tamaño mediano de unos treinta jugadores, pero todos eran guerreros de alto nivel y con experiencia, con el líder del gremio siendo el jugador más fuerte y casi una leyenda dentro de SAO. Además, al contrario de su delicada figura, Asuna era la sublíder. Su habilidad con la espada era tan excepcional que le había ganado el título de <Destello>.

Así que su apariencia y su habilidad con la espada estaban en la cumbre de seis mil jugadores. Hubiera sido extraño para ella no haberse hecho famosa. Tenía numerosos admiradores, pero entre ellos había algunos acosadores que prácticamente la adoraban, y también hubo quienes la odiaban, así que parecía que ella estaba teniendo un momento difícil.

Bueno, ya que ella es una guerrera de primera clase, no debería haber muchos que la desafiaran directamente. Pero como si el gremio quisiera demostrar que la protegía, ella a menudo era seguida por uno o más guardaespaldas. Incluso ahora, había un hombre a pocos pasos detrás de ella totalmente equipado con una armadura de metal y uniforme de CdS. El que estaba, con su pelo en una cola de caballo, estaba mirando como había agarrado la mano de Asuna.

Solté su mano, sacudí la mía en dirección a él, y respondí.

– ¿Qué pasa, Asuna? Tú, viniendo a este montón de basura.

La cara del hombre con la cola de caballo y la del dueño de la tienda convulsionaron; una porque no llamé a Asuna con su título y la otra porque llamé a su tienda un montón de basura. Sin embargo, el dueño de la tienda...

– Ha pasado un tiempo, Egil.

...regaló una radiante sonrisa después de escuchar el saludo de Asuna.

Asuna me miró e arqueó sus labios en descontento.

– Oye, ¿qué hay con esto? Después de todos los problemas que tuve que pasar para ver si estabas vivos para la lucha contra el jefe que va a suceder pronto.

– Ya me has listado como un amigo por lo que serías capaz de decirlo si tan sólo miraras en eso. De todos modos la única razón por la que pudiste encontrarme fue porque utilizaste un localizador de amigos en tu mapa.

Asuna volteó la cabeza hacia un lado tan pronto como le respondí.

Ella también era responsable de avanzar en el juego en el gremio, además de ser una sublíder. Ese trabajo incluía la egoísta búsqueda de jugadores en solitario como yo y formar un grupo para luchar contra los jefes. Pero incluso entonces, para en verdad venir a verme, debería haber un límite en la que una persona podía ser dedicada.

En cuanto a mi media cansada y media sorprendida expresión, Asuna puso las manos en sus caderas antes de decir con un movimiento que era similar al de levantar su barbilla.

– Bueno, estás vivo y eso es lo que importa. M-Más que eso, ¿qué es lo querías decir? Tú estabas diciendo algo acerca de un cocinero o algo así.

– Ah, cierto, cierto. ¿Qué tan alta es tu habilidad para cocinar en este momento?

Por lo que sabía, Asuna estaba particularmente enfocada en aumentar su habilidad para cocinar cada vez que tenía tiempo entre los entrenamientos en su habilidad con la espada. Ella respondió a mi pregunta con una sonrisa llena de orgullo.

– ¡Escucha y sorpréndete! Yo la <Dominé> la semana pasada.

– ¡¿Qué?!

Ella es... una idiota.

Pensé eso por un segundo. No lo dije en voz alta, por supuesto.

Entrenar las habilidades era abrumadoramente aburrido y llevaba extremadamente mucho tiempo, y sólo podías <Dominarla> después de subirles el nivel 1000 veces. En ese sentido, los niveles no tenían nada que ver con las habilidades y subían por ganar puntos de experiencia. Las cosas que subían con los niveles eran el HP, la fuerza, las estadísticas como la destreza, y el número de <Ranuras de Habilidad> que decidía qué tantas habilidades podías aprender.

Ahora mismo yo tenía doce ranuras, pero las únicas que había completado eran mi habilidad con la espada recta de una mano, la habilidad de Escanear en Busca de Enemigos, y mi habilidad en Proteger Armas. Esto significaba que esta chica había gastado mucho tiempo y esfuerzo en una habilidad que ni siquiera era de ninguna ayuda en la batalla.

– ...bueno, tengo algo que pedirte que hagas, confiando en esa habilidad.

Le agité con la mano y puse mi ventana en modo de presentación para que ella pudiera verlo. Asuna miró con desconfianza, y luego sus ojos se abrieron al ver el nombre del ítem.

– ¡Uwa! Eso... ¿eso es un ingrediente alimentario rango S?

– Vamos a negociarlo. Si tú cocinas esto, voy a dejar que pruebes un poco.

Incluso antes de que dejara de hablar, la mano derecha de Asuna la <Destello> me agarró por el cuello. Luego puso su cara a pocos centímetros frente a la mía.

– Dame. ¡La mitad!

Mi pecho se detuvo en esta repentina emboscada y asentí sin pensarlo. Cuando volví a mis sentidos ya era demasiado tarde, y ella estaba agitando su brazo con entusiasmo. Bueno, vamos a considerar que es algo bueno que pueda ver ese delicado rostro tan cerca. Me convencí a mí mismo.

Cerré la ventana y hablé mientras miraba la cara de Egil.

– Lo siento. Voy a dar por acabado la venta.

– No. Está bien, pero... oye, somos amigos ¿verdad? ¿Eh? ¿No puedes darme una probada...?

– Te voy a dar un ensayo de 800 palabras sobre él.

– ¡N-No seas así!

Como yo fríamente le di la espalda a Egil, él gritó con una voz que parecía como si éste fuera el fin del mundo. Cuando estaba decidido a irme, Asuna agarró la manga de mi abrigo.

– Cocinar es bueno, pero ¿dónde vamos a hacerlo?

– Ah...

Si vas a cocinar, entonces necesitas algunos aparatos de cocina, tales como una estufa o un horno, así como los ingredientes. No era como si mi casa no las tuviera, pero no podría invitar al sublíder de los CdS en un lugar tan desordenado como ese.

Asuna me miró con una expresión incrédula en su rostro.

– Bueno, tu casa no tiene los aparatos adecuados de todos modos. Pero yo podría servirte en mi casa sólo por esta vez.

Ella dijo algo impactante con una voz calmada.

Asuna me ignoró, quien estaba allí congelado como si estuviera aislándome mientras mi cerebro procesaba esto, y se volteó hacia su guardia y le habló.

– Pronto voy a teletransportarme a <Salemburg >, así que está bien si te vas. Gracias por tu arduo trabajo.

– ¡Señorita A-Asuna! Venir a los barrios pobres ya era bastante malo, pero invitar a alguien tan sospechoso como él a su casa. ¡¿Que-Qué está pensando?!

Yo no podía creer lo que acababa de oír. Él dijo <Señorita>. Debe ser uno de los adoradores. Mientras miraba a Asuna con estos pensamientos, la persona en cuestión tenía una expresión irritada en la cara.

– OK, tal vez podrías llamarlo sospechoso, pero su habilidad es incuestionable. Probablemente él está diez niveles por encima de ti, kuradil.

– ¿Q-Qué está diciendo? ¡Decir que yo ni siquiera soy igual a alguien como ese...!

La voz del hombre sonaba por todo el camino hasta el callejón. Me miró fijamente. Luego su rostro se arrugó como si de repente se hubiera dado cuenta de algo.

– Así es... tú, tú definitivamente eres un <Beater>!

El Beater se hizo al mezclar a un <Beta tester> y <Cheater> Era una palabra que refería a la gente que utilizaba medios desleales y significaba una grosería que era exclusiva de SAO. Era algo que había oído muchas veces. Pero independiente de que lo había escuchado muchas veces, todavía me hirió profundamente. El rostro de la persona que me dijo eso por primera vez, que había sido una vez un amigo, de repente apareció en mi cabeza.

– Sí. Tienes razón.

Cuando afirmé esto con un rostro inexpresivo, el tipo empezó a hablar con entusiasmo.

– ¡Señorita Asuna, este tipo de chicos no se preocupan por nada, siempre y cuando estén bien! ¡No gana nada al tratar con este tipo de personas!

Asuna, quien había sido tranquila hasta ahora, de repente anudó sus cejas con disgusto. Una multitud se había aparecido de repente y las palabras “CdS” y “Asuna» se oían aquí y allá.

Asuna miró a su alrededor y le dijo al hombre que estaba más emocionado por el momento.

– Bueno, por favor vete por el día de hoy. Es una orden.

Ella habló sin rodeos y me agarró el cinturón con su mano izquierda. Entonces ella comenzó a caminar hacia la puerta de la plaza, arrastrándome cuando avanzaba.

– Err... ¡oye! ¿Está bien dejarlo de esa manera?

– ¡Está bien!

Bueno, no tengo ninguna razón para quejarme. Hicimos nuestro camino a través de la multitud, dejando al guardia y a Egil, que todavía estaba decepcionado. Cuando miré hacia atrás por última vez, la expresión furiosa del hombre llamado kuradil se adhirió a mi vista como una imagen remanente.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/