FANDOM


Capítulo 2 Editar

Parte 1 Editar

Una enorme luna pendía en el cielo despejado y el bosque debajo despedía una sombra verde azulada a la luz de la luna.

La noche en ALfheim era muy corta, pero todavía quedaba algo de tiempo antes del amanecer. Normalmente, un bosque tan oscuro sería un motivo de preocupación, pero esa misma oscuridad era lo que hacía posible la retirada.

Lyfa, oculta en la sombra de un árbol gigante, levantó la cabeza para mirar el cielo estrellado. Por el momento, no parecía haber ninguna presencia amenazadora en el cielo. Bajando la voz todo lo posible, habló con su compañero de equipo más cercano:

—Cuando tus alas se recuperen, vamos a despegar inmediatamente, así que prepárate.

—Ah... pero aún estoy mareado...

Su compañero respondió en un tono muy renuente.

— ¿Te sigues sintiendo enfermo? ¿No sientes vergüenza? Deberías acostumbrarte.

—Aunque lo digas, esas cosas espantosas siguen dando miedo...

Lyfa suspiró frustrada.

En cuclillas junto al árbol estaba un jugador adolescente llamado Recon, quién además era amigo de Lyfa en la vida real. Ellos habían comenzado a jugar juntos ALO, ALfheim Online. En otras palabras, él y Lyfa habían jugado este juego durante casi un año. Sin embargo, sin importar cuánto tiempo pasase, Recon aún era incapaz de superar la sensación de vértigo durante el vuelo. En ALO, la fuerza en el combate aéreo era la única medida que importaba pero, después de una o dos peleas, él ya se encontraba agotado y esto lo convertía de cierta forma en alguien poco fiable.

Si bien Recon era así, Lyfa no odiaba esa parte de él. Más bien, ella simplemente no podía pasar por alto a este "hermano pequeño" suyo. Su apariencia a menudo exponía un cuerpo frágil con un cabello rubio verdoso, orejas largas que colgaban hacia el suelo, y una expresión que te hacía pensar que estaba a punto de estallar en lágrimas. Aunque su apariencia en el juego había sido generada al azar, tenía un gran parecido con la realidad. Cuando Lyfa lo vio por primera vez en el juego, no pudo evitar echarse a reír.

Para Recon, Lyfa también se parecía demasiado a su apariencia real. Como Sylphid, ella tenía cejas muy bien definidas y detalladas, ojos hermosos, y una figura ligeramente más fornida para un miembro de su raza.

Ella originalmente quería un personaje que fuese más «bonito». Su aspecto actual no iba de acuerdo con aquel deseo pero podía ser considerado sumamente lindo. No obstante debía considerarse afortunada. Muchas personas no habían corrido con la misma suerte, y con el fin de estar satisfechos con su apariencia decidieron pagar cuotas adicionales para reconstruir su personaje. Comparándose con estas personas, Lyfa no tenía absolutamente nada de qué quejarse.

El pago adicional no afectaba en absoluto el rendimiento del personaje, no obstante Recon había jugado con la apariencia de sus ojos hasta encontrar su sentido de la estética, pues pensaba que estos no estaban balanceados.

Lyfa sostuvo desde atrás la «Blest Armor» que Recon tenía equipada y tiró de ella. Observó sus cuatro alas transparentes rodeadas por una delgada luz verde fosforescente, lo cual indicaba que podía volar nuevamente.

—Bueno, ya puedes volar de nuevo. Es hora de salir de este bosque.

—Eh~ definitivamente seremos perseguidos otra vez. Vamos a descansar un poco. Descansemos~.

— ¡Qué ingenuo! Sólo hay un Salamander y no es muy bueno. Si tenemos cuidado no nos verá. ¡Ninguno de nosotros puede permitirse otra batalla aérea, así que soporta el dolor y vuela!

—Ohh...

Recon respondió de mala gana y alzó su mano izquierda en el aire. Un joystick translúcido - el control remoto usado para volar - apareció en su mano. En la parte delantera tenía una pequeña esfera, éste era el controlador de vuelo asistido de ALO. Cuando Recon tiró del controlador hacia él, cuatro alas se desplegaron a los lados, cada vez más brillantes a medida que se abrían.

Al ver esto, Lyfa comenzó a desplegar sus propias alas agitándolas dos o tres veces. Ella utilizó la palanca de control. Esta era una habilidad de alto nivel llamada «Vuelo Voluntario», prueba de que el usuario era un guerrero de primera clase en ALO.

— ¡Bueno, salgamos de aquí!— susurró Lyfa.

Cuando sus alas se extendieron por completo, dio una patada a la tierra y se precipitó hacia la luna. Su campo de visión se amplió gradualmente hasta que vio como todo ALfheim se extendía ante ella ofreciéndole la sensación de libertad infinita.

—Ah...

Volando hacia las lejanas alturas, Lyfa lanzó un grito de alegría. Lo que sentía en ese momento era irremplazable, por lo que gritó entusiasmada. Desde tiempos inmemorables, el hombre ha tenido el deseo de volar como un pájaro. Esto se había convertido finalmente en una realidad en este mundo de fantasía.

El límite de tiempo de vuelo establecido por el sistema era la única cosa que estropeaba la experiencia. Para volar tan libremente como el corazón desea, vale la pena pagar cualquier precio.

Originalmente este era el deseo de todos los jugadores que luchaban en ALfheim: llegar a la cima de «Yggdrasil» antes que cualquiera de las otras razas y entrar en la legendaria ciudad aérea. Allí, uno se transformaría en una verdadera hada, «ALF», removiendo el límite de tiempo de vuelo y convirtiéndose en el gobernante de un cielo verdaderamente infinito.

Lyfa no tenía ningún deseo de adquirir objetos raros o aumentar sus estatus. La razón por la que ella luchaba en aquel mundo era por este único motivo.

Ella se dirigía a toda velocidad hacia la dorada luna llena utilizando sus alas transparentes como el cristal. Las partículas de luz se dispersaban detrás como un cometa arrastrando una cola verde a través del cielo nocturno.

—Ly, Lyfa-chan~, Espérame~...

Unos débiles sonidos debajo de ella atrajeron su atención de vuelta a la realidad. Se detuvo y miró hacia abajo. Aferrado a su controlador, Recon la perseguía desesperadamente. La velocidad máxima de vuelo era relativamente baja cuando se utilizaba la asistencia del sistema y si Lyfa se ponía seria, Recon nunca sería capaz de alcanzarla.

— ¡Date prisa! ¡Haz tu mejor esfuerzo!

Lyfa extendió sus alas y permaneció suspendida en el aire mientras esperaba a Recon. Levantó la cabeza para mirar a su alrededor, y a lo lejos, en el fondo de un mar de árboles, observó al Yggdrasil que se elevaba por encima de la oscuridad. Desde este punto fijo, incluso la dirección del territorio Sylphid podía ser más o menos determinada.

Cuando Recon alcanzó casi la misma altura, Lyfa igualó su velocidad y volaron juntos.

Él, al volar su lado, mostró una expresión de gran renuencia y le dijo:

—Estamos volando demasiado alto, ¿verdad?

— ¿Acaso no encuentras agradable la altura? Si tus alas están cansadas, podemos planear.

—En el momento en el que empiezas a volar, cambias de personalidad...

— ¿Qué dijiste?

—No, no. ¡Nada!

Recon rápidamente cerró la boca y se dirigieron a la zona suroeste de ALfheim, es decir, al territorio Sylphid.

Aquel día, Lyfa había formado un equipo con cuatro jugadores de confianza e ideas afines y viajó a un área de calabozos en el territorio neutral del noreste. Afortunadamente, pudieron cazar sin encontrar otros equipos, así que la ganancia fue muy fructífera y adquirieron una gran cantidad de dinero y objetos. Sin embargo, al prepararse para regresar a territorio Sylphid, fueron emboscados por un grupo de ocho Salamanders.

Había enfrentamientos entre diferentes razas en ALO, sin embargo no era común encontrarse con grandes grupos de jugadores bandidos que se unían para robar a otros jugadores. No obstante la emboscada de ese día fue especialmente extraña, considerando que era una tarde de día hábil en el mundo real. No esperaban ser atacados, particularmente en una escala tan grande... Habían sido descuidados.

Mientras huían, el equipo se había visto envuelto dos veces en peleas con equipo de «asaltos aéreos», en las que ambas partes habían perdido tres miembros. Habían empezado con más gente, y ahora sólo quedaban Lyfa y Recon. Aprovechando el hecho de que la velocidad de vuelo de los Sylphid era mayor que el de los Salamanders, se las habían arreglado para evitar su captura, y adentrarse a territorio Sylphid. Sin embargo, a causa del vértigo experimentado durante las dos batallas consecutivas, Recon se desorientó gravemente y no fueron capaces de llegar a territorio Sylphid. En su lugar, se habían escondido en el bosque para dar tiempo a Recon de recuperarse. Justo cuando Lyfa había perdido toda tensión, y volteó hacia el bosque detrás de ella...

Por debajo de la alineada espesura de árboles verdes obscuros, brilló un punto de luz naranja.

— ¡Recon, esquívalo!

Exclamó Lyfa girando rápidamente hacia la izquierda. Inmediatamente después, tres feroces líneas de fuego fueron disparadas desde el suelo, atravesando el espacio que había entre los árboles.

Afortunadamente, al estar volando a gran altura, la larga estela de fuego se detuvo justo ante ellos y desapareció en el cielo nocturno.

No había tiempo para apreciar por cuan poco se habían salvado. La magia de ataque lanzada antes desde el mar de árboles llamó la atención de los otros perseguidores, y además cinco sombras de color rojo y negro se acercaban rápidamente.

— ¡Maldita sea, qué testarudos!

Lyfa se quejó y miró al noroeste. Ella aún podía vislumbrar la luz de la Torre del Viento de pie en el centro de la tierra Sylphid.

— ¡No hay manera de evitarlo! ¡Prepárate para luchar!— exclamó Lyfa, sacando una larga espada curva de la cintura.

—Uguah, ¡No lo hagas!

Recon gritó mientras sacaba sus dagas y se ponía en posición.

—Hay cinco enemigos. No hay manera de ganar, ¡pero no me rendiré tan fácilmente! Si puedo esquivar todos los obstáculos puedo llevarme al menos a uno conmigo.

—Esa es realmente la manera correcta de verlo.

—De vez en cuando, yo también quiero que veas mi lado bueno.

Recon se encogió de hombros ligeramente. El rostro de Lyfa se tensó y asumió su posición. Tensando su cuerpo, ella voló una vez en círculo antes de dispararse hacia abajo, y sus alas se doblaron en un ángulo cerrado. Para los Salamanders formados en forma de V, este movimiento simplemente les pareció improvisado.

Incluso entre los jugadores veteranos de ALO que jugaban desde el principio, la experimentada y bien equipada Lyfa sólo había sufrido derrotas por dos razones: la superioridad numérica y las recién concebidas formaciones Salamander. A expensas de la movilidad, se equipaban con armaduras pesadas y lanzas para aprovechar el peso extra y realizar poderosos ataques de empuje. El enfrentar una arremetida con tantas lanzas era como plantar cara a una ola feroz. La ventaja de los Sylphid estaba en sus movimientos rápidos y ágiles, pero para ellos luchar en una batalla larga era difícil.

No obstante Lyfa, tras haber luchado con este enemigo ya dos veces aquel mismo día, podía entender más o menos la falla en su método. Con coraje nacido de la desesperación, se lanzó sin miedo frente al grupo enemigo. Cortó la distancia en muy poco tiempo, pero toda su atención se centró en la punta afilada de la lanza de plata con la que enemigo se preparaba para atacarla.

La embestida de la Sylphid emitió un chirrido agudo aun cuando la fricción causada por el movimiento del metal que el Salamander sujetaba soltó un aullido discordante. En el momento en que se cruzaron los dos, el aire retumbó con un rugido explosivo.

Lyfa apretó los dientes, y evitó la punta de lanza con un ligero movimiento de la cabeza. Ignoró el calor abrasador de la lanza rozando su mejilla, y arremetió con su espada contra el casco de color rojo sangre.

— ¡Yaaaaaa!

Una estocada directa.

— ¡Aaaaaah!

Al ser tomado por sorpresa, los ojos del enemigo se abrieron con horror antes de desaparecer detrás de una explosión de luz verde amarillenta creada como un efecto especial. La ferocidad del ataque causó que la pesada armadura de su oponente se estremeciese como respuesta.

Incapaz de resistir el golpe, el enemigo rápidamente cayó en picada hacia el suelo, y al impactarse recibió un daño adicional debido al peso de su armadura, lo que dio como resultado la disminución de su HP en un 30%. No fue un golpe fatal, pero a causa del fuerte golpe en la cabeza, le fue imposible volver a unirse a la formación. Lyfa inmediatamente cambió su objetivo; su corazón brillaba de esperanza.

— ¡Ya está aquí!

Debido a las tácticas de asalto pesado que el enemigo empleaba, su debilidad era que cuando su formación era rota, se necesitaba mucho tiempo para reorganizarse. Los cuatro Salamanders restantes no estaban seguros de qué hacer, así que Lyfa extendió sus alas tanto como le fue posible y se movió bruscamente a la izquierda.

Esto hizo que su cuerpo se quejara de dolor debido al movimiento forzado y a la fricción excesiva. Lyfa soportó este dolor. Con el fin de girar lo más rápido posible, aleteó fuertemente con su ala derecha al tiempo que frenaba con su ala izquierda. Pero al ejecutar esta absurda acción atrajo rápidamente la atención del siguiente enemigo.

Aunque el Salamander que estaba en la mira reconoció su intención, no pudo siquiera esperar a igualar ese movimiento. Al terminar el giro, la espada de Lyfa lo golpeó.

El enemigo del lado izquierdo recibió el golpe perfectamente, además de romper su formación.

Si esto sigue así, ¡podremos lograrlo!

De los cinco enemigos, sólo el líder derrotado hacía un momento era capaz de usar el «Vuelo Voluntario», y el resto sólo podía utilizar los controladores de vuelo secundarios. Cuando Lyfa comenzó a utilizar el «Vuelo Voluntario», su agilidad fue superior al de los Salamanders durante el combate cuerpo a cuerpo.

En aquel momento ella buscó a Recon que peleaba con el Salamander de la derecha. A pesar de tener una apariencia poco confiable, también era un jugador veterano. En combate cuerpo a cuerpo su habilidad con las dagas era algo para tener en cuenta.

Lyfa, con la espada larga en su mano, volvió su atención al enemigo al que estaba apuntando y continuó haciendo daño con precisión. Esto podría funcionar, pensó. La única cosa que la inquietaba era el ataque mágico anterior. La magia de fuego significaba que entre los cinco Salamanders, al menos uno era mago. Existía la posibilidad de que estas cinco armaduras metálicas blindadas tuvieran alguna capacidad mágica, es decir, todos podían ser espadachines mágicos. Incluso si su nivel mágico era bajo, su poder era todavía bastante feroz. De acuerdo con el sentido común de las formaciones, el mago probablemente se encontraba en el flanco derecho o izquierdo, pensó Lyfa. En otras palabras, la persona que ahora debía vencer era el oponente aparentemente más débil que en esos momentos peleaba con Recon. A esta distancia no debe tener tiempo suficiente para lanzar ningún hechizo. Por lo tanto, si acabamos con esos dos, podemos fácilmente derrotar a los sobrevivientes en 5 minutos.

— ¡Yaaaa!

Lyfa una vez más asestó un golpe a dos manos del cual podía enorgullecerse. Al herir bellamente el hombro de su oponente, hizo que su HP que ya se encontraba en rojo se redujera aún más.

— ¡Maldita sea!

Su enemigo gritó maldiciones incluso cuando su cuerpo estaba envuelto en llamas carmesí. Acompañado por el sonido del fuego, su cuerpo se convirtió en cenizas antes de esparcirse a los cuatro vientos dejando sólo una pequeña llama roja. Esta flama se llamaba «Luz Restante», y una vez que aparecía, los hechizos y objetos de resurrección podían ser utilizados. Sin embargo, después de un minuto en este estado, el jugador regresaba a la ciudad natal de su raza y volvía a la vida.

Lyfa sacudió ese pensamiento y se centró en el próximo enemigo. Los tres restantes tenían movimientos un poco torpes. Parecían no tener experiencia en el uso de la lanza, y eran muy lentos en combate cuerpo a cuerpo. Cuando vio que seguían intentando ejecutar ataques sorpresa muy poco efectivos y lentos, Lyfa, que podía ver a través de todo esto, sintió que sus esfuerzos eran en vano.

Su atención fue atraída de nuevo a su lado ya que Recon estaba a punto de ganar. Su HP se había reducido un poco, pero no hasta el punto de necesitar magia de recuperación. A esta velocidad, incluso con la desventaja abrumadora de cinco frente a dos, era posible ganar. Con esto en mente, Lyfa de nuevo alzó su espada.

Sin embargo, segundos después un remolino de fuego envolvió a Recon.

— ¡Oaaaaaaaa!

Recon gritó lastimosamente mientras se paralizaba en el aire.

—Estúpido, no te detengas, sigue moviéndote.

Esta frase llegó a Recon después de ser atravesado por la lanza del Salamander casi muerto.

—Lo siento...

Cuando esta última disculpa sonó, el cuerpo de Recon fue envuelto en un torbellino verde. Este efecto denominado «Marco Final», sólo aparecía cuando una persona moría. Disolviéndose poco a poco, el cuerpo de Recon finalmente desapareció, y al igual que con los Salamanders hacía unos momentos, dejó sólo una «Luz Restante».

Para Lyfa, era desagradable ver la luz restante de un compañero caído, aunque ella sabía que desaparecería inmediatamente cuando él reviviese. Se mordió el labio sabiendo que tales sentimientos eran un lujo que no podía permitirse. Y con el fin de evitar los disparos de fuego que provenían de abajo, desesperadamente giró a un lado.

¡Maldita sea..., el mago resultó ser ese tipo del principio! Si lo hubiera sabido antes, lo habría perseguido y atravesado con mi espada. Pero ya es demasiado tarde para arrepentirme. La situación ahora es totalmente desfavorable.

Sin embargo, ella no se dio por vencida. Hasta el final, incluso con una desventaja extrema, ella continuó buscando una manera de cambiar su situación. Estas eran las creencias que había cultivado durante muchos años y que se habían fortalecido desde que asumió el papel de espadachín.

Cubriéndose con el fuego procedente del Salamander en el suelo, los otros dos en el aire se pusieron en posición y comenzaron a embestir a alta velocidad.

— ¡Vengan!— Lyfa gritó, levantando su espada desafiantemente.

Parte 2 Editar

— ¡Uaagh!

Después de lo que parecía un interminable descenso acompañado sólo por mis gritos inapropiados, me encontré en algún lugar sin nombre. Un grito de sorpresa se escapó de mi boca cuando aterricé con mi cara en lugar de caer de pie. Permanecí en esa posición unos segundos con mi rostro enterrado entre los arbustos, y después me enderecé lentamente.

La caída libre había terminado, mi corazón se relajó, y me recosté en el suelo mientras observaba mis alrededores.

Ya era de noche. Me encontré a mí mismo en un profundo bosque en algún lugar.

El bosque estaba conformado por árboles gigantes que probablemente tendrían cientos de años, y todos se alzaban hacia el cielo tan lejos como alcanzaba mi vista. Sin embargo el follaje era tan denso que no podía ver muy lejos. Una luna llena estaba suspendida en el negro y estrellado cielo emitiendo un destello dorado.

A mi alrededor los insectos zumbaban y las aves nocturnas cantaban. En la distancia escuché el rugido de una bestia salvaje, la fragancia de las plantas me hacía cosquillas en la nariz y la brisa rozaba gentilmente mi piel. El terror me invadió mientras mis sentidos analizaban el lugar. Este mundo se sentía más real que la realidad misma. Esos eran mis sentimientos con respecto a este mundo ilusorio.

Había estado un poco escéptico cuando Egil me dijo que «ALO» era el equivalente a SAO respecto a su calidad de alta precisión de modelaje y estructura, el cual parecía que ese era el caso. A pesar del hecho de que había tenido menos de un año de tiempo de desarrollo adicional, una mayor cantidad de información transitaba entre mi sistema nervioso y el juego, a diferencia de SAO.

—Al...Al final acabé volviendo...

Cerré mis ojos. En los dos meses desde que fui liberado de aquel mundo, había jurado no volver a un «Mundo de realidad virtual», pero ahí estaba una vez más. Ah... nunca aprenderé, ¿cierto? Este pensamiento cruzó por mi mente, y no pude evitar reírme.

Sin embargo, este mundo era diferente. Incluso si mi HP llegaba a cero, no moriría, y era libre de irme en cualquier momento y desde cualquier lugar. Mientras pensaba esto, algo más llamó mi atención.

¿Qué sucedía con la anomalía en la imagen y esa misteriosa recolocación...? ¿Qué había pasado? ¿Por qué había sido traído a este lugar? Debería estar en el pueblo de inicio de los Spriggan al menos, según el tutorial.

—Oye, ni hablar...no puede ser...

Mi rostro comenzó a sacudirse y rápidamente levanté mi temblorosa mano derecha con el dedo índice y el medio junto... No pasó nada. Un sudor frío me recorrió y rápidamente lo intenté unas cuantas veces más antes de recordar lo que el tutorial decía: el menú y controlador de vuelo eran operados con la mano izquierda.

Levanté mi mano izquierda y repetí la acción. Esta vez, cuando moví los dedos, hubo efectos de sonido y una luz destellante, entonces un menú traslúcido se abrió. Tenía casi el mismo diseño que el de SAO. El menú tenía muchos botones alineados a los lados en todo lo largo del borde derecho.

—Ahí. Está ahí.

En el fondo del menú, el botón de «Cerrar sesión» estaba parpadeando. Intenté apretarlo una vez. Un mensaje de advertencia apareció para confirmar la salida junto con los botones «Sí» y «No». Respiré aliviado y, levantándome al apoyarme con un brazo, me incorporé.

Al mirar nuevamente alrededor, concluí estar en medio de un bosque denso. Había una extensión grande de árboles que se expandía sin fin en todas direcciones, tan lejos que ni siquiera la luz proveniente de las estrellas podía ser vista. No tenía idea del por qué había caído en aquel lugar. Bueno, veamos el mapa primero, pensé y miré de nueva cuenta la ventana de menú. Al apuntar con mi dedo, lo que vi me paralizó.

— ¡¿Qué...?!

No pude evitar gritar.

En lo alto de la ventana se mostraba mi nombre de usuario: Kirito, y mi raza: Spriggan. Abajo de estos estaban mis Hit Points y Mana Points, que llegaban a 400 y 80, los valores iniciales. No había problemas hasta aquí.

Lo que me sorprendió fueron las habilidades aprendidas en las columnas siguientes. No recuerdo haber escogido ninguna, así que por supuesto todo lo que debería tener eran columnas vacías. En lugar de eso había nada menos que ocho habilidades listadas. Quizás estas eran las habilidades iniciales de los Spriggan, pero aun así era demasiado. Sin creer lo que veía, toqué la barra de habilidades con mi dedo para obtener más información.

En la ventana de habilidades, vi varias una al lado de la otra. Estas incluían: «Espada de una sola mano», «Artes sin armas», y «Bloqueo de ataques» en habilidades de combate, también estaba «Pesca» como habilidad de respaldo, pero los valores de destreza eran anormales. La mayoría estaban casi en los 900, y algunas incluso habían alcanzado los 1000 y el marcador denotaba «Maestría». Usualmente en un MMORPG, estas habilidades tomaban demasiado tiempo en completarse, lo que significaba que tener habilidades al máximo desde el primer inicio de sesión debería ser imposible.

Sin importar como lo viera, aquello debía ser un BUG. Eso podría explicar también el por qué volé a ese lugar, pero quizás el sistema era realmente un poco inestable.

— ¿Estará bien este juego? ¿Habrá soporte de GM disponible?

Al mirar de nuevo mis habilidades, un sentimiento de déjà vu me invadió. Al contemplar los valores de destreza nuevamente, sentí como si los hubiera visto antes. Espada de una sola mano: 1000, artes sin armas: 991, pesca: 643.

Me golpeó como una onda eléctrica; finalmente hice la conexión. Comencé a respirar hondo.

Había visto esto antes. Aquellas eran las habilidades que me había tomado dos años desarrollar dentro de SAO. Desafortunadamente la habilidad «Espadas Duales» no estaba ahí, probablemente porque no existía en ALO. Las habilidades de Kirito «El Espadachín Negro» que causaron la destrucción de la ciudad flotante Aincrad habían aparecido de nuevo ante mis ojos.

Estaba verdaderamente confundido, ya que varias cosas imposibles estaban pasando; no podía ni imaginar lo que estaba sucediendo. SAO y ALO eran juegos completamente diferentes, administrados por compañías completamente distintas. Si los datos guardados podían transferirse de aquella manera... ¿Podría ser que...este lugar es...“SAO”? Susurré, mientras caía de rodillas.

Agité mi cabeza vigorosamente para eliminar semejantes pensamientos ridículos y miré de nuevo la ventana de habilidades.

Aún no estaba seguro de que estaba sucediendo, pero con la esperanza de reunir más información, navegué por el menú principal. Esta vez abrí la ventana de objetos.

— ¿Quéee?... ¿qué es esto?

No pude entender nada. Frente a mí se mostraban docenas de líneas que consistían en números y caracteres. Enigmáticos caracteres, números, letras e imágenes, todas mezcladas.

Aparentemente estos son realmente los objetos que poseía en Aincrad. Era seguro, por la razón que fuese, los datos guardados de Kirito parecían haber llegado a este mundo.

—Entonces...espera un segundo.

Repentinamente pensé en una posibilidad.

Si estos eran los objetos de Aincrad, entonces «Aquello» debería tenerlo también. Toqué la ventana de objetos y desplacé la página hacia abajo con la yema de mi dedo.

—Por favor que esté ahí, por favor, por favor, por favor.

Rápidamente deslicé la página hacia abajo, ignorando toda la basura. Mi corazón comenzó a latir más rápido y un sentimiento como el de campanas resonó por mi cuerpo.

—¡...!

Mis dedos se detuvieron inconscientemente. Bajo mi dedo índice había una línea de letras tal como las demás, excepto que tenía un color verde cálido, que decía «MHCP001».

Casi olvidando respirar, toqué el nombre con mis dedos temblorosos. Después de seleccionar el objeto, el color cambió. Moví mis dedos y presioné el botón llamado “Usar Objeto”.

Un resplandor blanco apareció en el centro de la ventana, se propagó hacia los bordes y se expandió en mi dirección. Mientras emergía, se convirtió en un cristal con forma de lágrima sin color.

Apreté la piedra preciosa en mis manos y la levanté sintiendo su calidez. Al darme cuenta de todo esto, me sentí un poco melancólico.

Dios, por favor, te lo ruego... Recé desde la profundidad de mi corazón, luego toqué gentilmente el cristal en mis manos dos veces y una luz de un blanco puro salió despedida del cristal que sostenía en mis manos.

— ¿¡Ah!?

Mi sorprendida voz inconscientemente se escapó de mi boca cuando me hinqué y coloqué el cristal en el suelo, para luego retirarme unos cuantos pasos. El cristal flotó un par de metros del piso antes de detenerse. La luz proveniente del cristal creció gradualmente hasta que incluso la luna se vio pálida en comparación y los árboles de alrededor se tiñeron de un color verde blanquecino.

Parpadeé como espectador de la escena que se presentaba frente a mí. Una sombra apareció desde el centro de la luz que giraba en espiral, luego tomó forma y un tono blanquecino. Unos mechones de cabello largo y negro flotaban en todas direcciones, junto con un vestido blanco invernal, y largas y delgadas extremidades. Con los ojos cerrados y las manos cruzadas en su pecho, la figura de una hermosa y joven niña apareció. Ella, que parecía una encarnación de luz, lentamente regresó al suelo.

La luz brillante desapareció tan rápido como comenzó. La chica que flotaba en el aire abrió lentamente los ojos y pestañeó. Aquellos ojos, profundos como el cielo nocturno, se posaron lentamente en mí.

No podía moverme, ni hablar, ni siquiera parpadear.

La joven chica me miró, sus labios color cereza lentamente se abrieron. No había palabras para describir la belleza de esa sonrisa angelical. Reuní todo mi coraje y le dije:

—Soy yo...Yui. ¿Me entiendes?

Al terminar, me eché un vistazo a mí mismo. Mi actitud y apariencia eran completamente diferentes de aquel mundo.

Sin embargo, toda preocupación fue innecesaria. Los labios de la niña se movieron y con una voz nostálgica similar a un par de campanillas plateadas dijo:

—Nos encontramos de nuevo, Papá.

Con lágrimas en los ojos, Yui estrechó sus brazos y voló hacia mi regazo.

— ¡Papá...Papá!— Llamó una y otra vez; sus delgados brazos sujetaron mi cuello, su carita se posó en la mía. Al abrazar su pequeño cuerpo fuertemente, dejé escapar sonidos de llanto provenientes de mi garganta.

Yui, Asuna y yo habíamos vivido en el mundo de SAO por tres cortos días antes de que ella desapareciera. Aunque fue muy poco tiempo, eran recuerdos irremplazables y estaban tan profundamente grabados en mi mente que nunca serían borrados. Durante la larga y ardua batalla en Aincrad hubo pequeños momentos de felicidad. Sin embargo en esos pocos días, fuimos realmente felices.

Un sentimiento de dulce nostalgia me envolvió mientras estaba de pie abrazando a Yui. Los milagros sucedían frente a mí. Asuna, indudablemente nos reuniremos de nuevo. Definitivamente regresaremos una vez más a esos días felices. Aquella era la primera vez desde que regresé al mundo real que sentía tal convicción.

Miré en las cercanías del bosque, encontré un tronco recién caído y me senté sobre él.

—Entonces, ¿qué es lo que está pasando?

Resistí la urgencia de hablar acerca de Asuna, y le pregunté a Yui que estaba sentada en mi regazo con su rostro enterrado en mi pecho, ella me miró con una expresión de felicidad suprema.

—¿...?

—Quiero decir, esto no es SAO, ¿verdad?

Yui rápidamente describió lo que había pasado desde la última vez que la vi. Ella estuvo a punto de ser borrada, pero en lugar de eso fue comprimida y guardada como parte de los datos del ambiente. Después de ganar el juego, la ciudad flotante de Aincrad desapareció. Posteriormente, vine a este nuevo mundo llamado ALfheim, aunque no sabía cómo mis datos habían terminado aquí. Sin embargo el hecho de que Asuna aún no hubiera despertado no era fácil de poner en palabras.

—Por favor espera un momento.

Yui cerró sus ojos, como si intentara escuchar una voz muy lejana.

—Esto es...

Los ojos de Yui se abrieron repentinamente, mirándome.

—Parece que este mundo está basado en una copia del servidor de «Sword Art Online»

— ¿Copia?

—Sí, el formato gráfico y el framework están reproducidos por el mismo grupo de programas núcleo. Pude reproducir esta forma, lo que es suficiente para verificar esto. Sin embargo el

Sistema Cardinal es una versión antigua y los componentes del juego son completamente diferentes.

—Eso es...

Caí profundamente en mis pensamientos.

ALfheim Online fue liberada doce meses después del incidente de SAO. Argus había caído en bancarrota, lo que dio como resultado que RECTO Progress comprara la tecnología de Argus y la usara para construir un nuevo VRMMO. Si puedes tomar ventaja del motor principal del juego y su realimentación de procesos, los costos de desarrollo del juego podrían reducirse significativamente. En ese caso, la precisión de este mundo no me sorprendía tanto ya que el juego estaba corriendo con el mismo motor que SAO.

En otras palabras, ALO estaba operando con una copia del sistema SAO, lo cual era entendible. Pero...

— ¿Pero por qué mis datos aparecen aquí?

—Papá, déjame ver tus datos.

Yui cerró sus ojos de nuevo.

—No hay duda. Estos son los datos del personaje que Papá usaba en SAO. Los dos juegos utilizan un formato casi idéntico, no sólo para los datos guardados sino también para el nivel de destreza de habilidades en común, así que estas pueden ser heredadas. Pero como los datos que indican los Hit Points y Mana Points están en un formato diferente, los HP y MP no se transfirieron. Los objetos están corruptos, si te los quedas es posible que el protocolo de detección de errores del sistema los detecte. Será mejor que los tires.

—Ya veo...Entonces está bien

Toqué la columna de objetos y seleccioné los corrompidos. Seguramente había objetos que me traerían recuerdos, pero aquel no era el momento para sentimentalismos. En todo caso, ni siquiera podía saber qué era cada objeto, ni se diga utilizarlos.

Así que eliminé con inexorable determinación todos los objetos corrompidos. Esto me dejó con el equipamiento normal para principiantes.

—No debería haber ningún problema con mis niveles de habilidad, ¿verdad?

—Desde el punto de vista del sistema, no. Tu tiempo de juego es un poco sospechoso, pero a menos que un GM lo revise personalmente, no debería haber ningún problema.

—Ya veo, Jeje. He pasado de ser un Beater a ser un Cheater.

Bueno, cuando se trata de fuerza del personaje, el cielo es el límite. Debo llegar a lo alto de Yggdrasil y rescatar a Asuna. Además, no vine a este juego a disfrutarlo. No estoy de humor para jugar seriamente.

Al mirar cuidadosamente mi barra de estado, pude asegurar que este mundo no igualaba los números y fuerza. Los parámetros de Agilidad y Fuerza de SAO simplemente no existían aquí, además el incremento de HP y MP era pequeño. También, cuando un nivel de habilidad de armas incrementaba, lo único que cambiaba era el número de armas que podías equipar, no había un cambio en el poder de ataque. Y por supuesto, las habilidades de espada típicas de SAO no existían.

En otras palabras, ALO se enfoca en la habilidad atlética del jugador y en su juicio. En SAO, los ataques de oponentes de bajo nivel no causaban mucho daño para bajar HP. Pero ese no parecía ser el caso aquí.

Lo único desconocido aquí era la «Magia» que no existía en SAO. Ahora, sólo «Magia Ilusoria» aparecía en la sección de Magia, así que quizás esta era la habilidad inicial de los Spriggan. Nunca había usado magia ni había sido golpeado por ella, así que no la entendía realmente.

Cerré la ventana y miré a Yui quien estaba aún aferrándose a mi pecho con los ojos entrecerrados como si fuese una gatita, y le pregunté:

—Ahora que lo mencionas, ¿Qué se supone que eres en este mundo, Yui?

A pesar del hecho de que podía tocarla, Yui no era humana. Anomalías en los procedimientos de mantenimiento en SAO dieron como resultado su nacimiento. Ella es una inteligencia artificial, en otras palabras una «AI».

Hasta hoy, año 2025, muchos centros e institutos de investigaciones habían publicado artículos incluyendo uno titulado «Inteligencia artificial - Acercándose a la sabiduría infinita». En él se mencionaba que mientras existiera un «Comportamiento Racional» los procesos continuarían, y eventualmente los límites entre la simulación de sabiduría y verdadera sabiduría se volverían indistinguibles, resultando en la creación de la AI avanzada.

Yui podría ser esa existencia, la primera y verdadera AI, pero eso no me importa, amo a Yui como si fuera mi hija y ella me ve como a su padre. Eso es suficiente.

—Ah, parece haber un programa de seudo-personajes para apoyo del usuario en ALfheim Online. Son llamados «Pixies de Navegación», y al parecer estoy clasificada en esa categoría.

Al decir aquello, puso una extraña cara por un instante. Después de eso su cuerpo se iluminó y desapareció.

“¡¿YUI?!”

Grité en pánico. Cuando estaba a punto de levantarme, noté algo pegado a mi rodilla.

Tenía casi diez centímetros de altura con delgadas piernas y brazos. Usaba un mini vestido de un rosa pálido que parecía estar hecho de pétalos de flores, y tenía dos alas traslucientes saliendo de su espalda. Para ponerlo de manera simple, era una hadita. Con esa linda carita y ese cabello largo, aunque se veía un poco diferente, ella era Yui sin lugar a dudas.

—Esta es la apariencia de una «Pixie».

Yui se posó en mi rodilla con las manos en su cadera y comenzó a agitar sus alas.

—Oh...

Exclamé mientras tocaba la mejilla de Yui con mi dedo.

— ¡Eso hace cosquillas!

Yui rio y se levantó en el aire para escapar de mi dedo acompañada por el sonido de sus alas revoloteando, y luego se sentó en mi hombro.

— ¿...Entonces, tienes privilegios de administrador como antes?

—No...— Dijo Yui con una voz llena de frustración. —Por el momento, todo lo que puedo hacer es acceder a referencias y datos de mapas extensos, también puedo confirmar los estados de jugadores con los que entro en contacto, pero no puedo acceder al programa principal de base de datos.

—Oh, ya veo...De hecho...

Mi expresión cambió y empecé a hablar de otro tema, finalmente llegando al problema principal.

—Asuna... parece ser que tu madre está aquí

— ¿Oh...Mamá?

Yui saltó de mi hombro y revoloteó frente a mí.

— ¿Qué quieres decir?

—...

Estaba a punto de explicarle acerca de Sugou Nobuyuki, pero lo dudé por un momento. Yui había estado al punto del colapso anteriormente por las emociones negativas humanas en SAO. No quería que se contaminara más por la malicia humana.

—...Después de que los servidores de SAO cerraran, Asuna no regresó al mundo real. Obtuve información de que en este mundo hay una persona que se parece a ella. Es posible que sea sólo una coincidencia y se haya creado algún personaje al azar parecido a ella. Puede que sólo esté albergando esperanzas en vano.

—Ah... ¿cómo es que las cosas llegaron a esto...? Lo siento Papá, normalmente podría sólo escanear los datos de jugadores, pero sin acceso al sistema no puedo hacerlo.

—No es necesario que te culpes a ti misma. De cualquier manera, tengo una idea de donde podría estar. En Yggdrasil... ella está ahí al parecer. ¿Acaso conoces ese lugar?

—Ah, eso sí lo sé. Eh, eh, está al noreste, pero está algo lejos de aquí. Si lo pusiera en distancia real, podrían ser alrededor de cincuenta kilómetros de distancia.

—Wow, esa es una distancia realmente larga. Eso es cinco veces el diámetro de Aincrad. De cualquier manera, ¿por qué fui traído a este bosque?

Yui bajó su cabeza por un momento al escuchar mi pregunta.

—Creo que tus datos de posición se dañaron o bien fueron confundidos con los de algún otro jugador cercano y por eso terminaste aquí. Aunque, eso es sólo una teoría

— ¿No pude al menos caer más cerca de Yggdrasil? Mmm, de cualquier manera, he escuchado que puedes volar en este lugar.

Me levanté y miré sobre mi hombro.

—Oh, mira, de verdad tengo alas.

En mi espalda crecían cuatro largas y traslucientes alas de un color azul grisáceo. Parecían alas de insecto más que cualquier otra cosa. Pero ni siquiera sabía cómo hacerlas moverse.

— ¿Cómo puedo volar?

—Parece haber un control de vuelo secundario. Por favor levanta tu mano izquierda como si intentases agarrar algo.

Seguí las instrucciones que la pequeña chica en mi hombro me daba. Al momento, un objeto parecido a una palanca de juego apareció en mi mano.

—Jálalo hacia a ti para levantarte, empújalo para descender, izquierda o derecha para dar vuelta, presiona el botón para acelerar, y libéralo para ir más lento.

—Mmm.

Jalé el joystick hacia mí. Las alas en mi espalda comenzaron a expandirse y enseguida comenzaron a brillar. Jalé aún más el joystick.

—Oh

Repentinamente, mi cuerpo comenzó a flotar. Me levanté lentamente a un metro del suelo antes de dejar que mi mano regresara a una posición natural. Después presioné el botón de acelerar y mi cuerpo comenzó a moverse hacia adelante.

Entonces intenté bajar y girar, conseguí entenderlo muy rápido. Esto era considerablemente más fácil que los juegos VR de simulación de vuelo que había jugado antes y su operación era algo sencilla.

—Creo que lo entiendo más o menos. Ahora, hay algo que me gustaría saber. ¿Cuál es el pueblo más cercano?

—Al oeste hay un pueblo llamado «Sylvain». Ese es el más cercano... Ah.

Yui repentinamente miró hacia arriba.

— ¿Qué sucede?

—Hay jugadores acercándose. Parece que hay una persona siendo perseguida por otros tres.

—Ooh, una batalla. Vayamos a echar un vistazo.

—Papá, eres tan despreocupado como siempre.

Mientras hablaba con Yui, abrí el menú y equipé la espada que había recibido como arma inicial. Al desenvainarla, la probé unas cuantas veces.

—Wow, qué espada tan terrible. Es demasiado ligera también, bueno creo que tendré que conformarme por el momento.

Envainé la espada y convoqué el sistema de vuelo nuevamente.

—Yui, te encargo el sistema de navegación.

— ¡Entendido Papá!

Respondiendo con esa pequeña voz que me hacía recordar campanillas, Yui se elevó desde mi hombro. Siguiéndola, volé por el aire también.

Parte 3 Editar

Finalmente, el hechizo de fuego del Salamander golpeó a Lyfa en la espalda.

— ¡Whaaaa!

No podía sentir dolor o calor, por supuesto, pero el ataque tuvo una gran fuerza, que le hizo perder el balance. Afortunadamente, mientras escapaba no olvidó activar una serie de hechizos de viento defensivos, así que su HP aún estaba alto pero de todas formas el territorio de los Sylphid aún estaba lejos.

En este punto, Lyfa se dio cuenta de que la velocidad de su vuelo era cada vez más lenta.

¡Diablos, estoy alcanzando mi límite de vuelo! Mis alas perderán sus fuerzas en unos pocos segundos y no seré capaz de volar hasta que se recuperen.

— Ugh...

A regañadientes, Lyfa se ocultó entre los bosques para escapar. Debido a que el enemigo tenía a un mago, hasta esconderse con magia será difícil. Pero ella no estaba interesada en rendirse tan fácilmente y luego ser asesinada.

Lyfa entró por un hueco en la copa de un árbol, atravesó las frondosas ramas cuando estaba a punto de llegar al límite de vuelo. Comenzó a aterrizar, frenó del todo, y después de que sus pies tocaron el suelo saltó detrás de un gigantesco árbol. Luego juntó sus manos y se preparó para lanzar un hechizo de tipo sigilo.

La magia en ALO era muy parecida a la de una película de fantasía y podía ser descrita como «hechizos de canto». Para que el sistema identificara el hechizo, este tenía que seguir el ritmo y la pronunciación correcta. Si el canto era interrumpido en la mitad del proceso, no funcionaría y el hechicero debía empezar de nuevo.

Lyfa terminó rápidamente de recitar el hechizo. Había usado mucho tiempo memorizando y practicando, reduciendo el tiempo que necesitaba para pronunciarlos. En cuanto acabó el hechizo, una brillante luz verde surgió de sus pies y lentamente comenzó a cubrir todo su cuerpo y el lugar en donde se escondía. Este era un hechizo defensivo para prevenir que tu enemigo te viera. De todas formas, pueden encontrarte si uno de tus enemigos tiene una alta habilidad de búsqueda o un hechizo de penetración. Lyfa contuvo su respiración y se acurrucó lo más que pudo.

En poco tiempo, Lyfa escuchó el sonido característico de un Salamander en vuelo. Aterrizando en el espacio abierto más allá del árbol, el sonido metálico de la armadura resonó en el claro seguido de gritos:

— ¡La Sylphid debe estar por aquí cerca, búsquenla!

—No, los Sylphid se especializan en el sigilo. Debemos usar magia.

Después de decir eso, continúo recitando un hechizo. Lyfa casi maldijo, pero mantuvo su boca cerrada instintivamente. Después de unos segundos, algo se acercó haciendo ruido por detrás.

De pronto, unas pequeñas lagartijas rojas con ojos del mismo color subieron por las raíces de los gigantescos árboles. Esta era la magia de penetración con «Atributo de Fuego»: docenas de las lagartijas emergieron de los pies del hechicero y comenzaron a buscar en varios metros a su alrededor expandiendo cada vez más el área de búsqueda. Los lagartos al encontrar algo, emitían una gran flama enseñando inmediatamente en donde se encontraba el jugador o monstruo.

¡Váyanse! ¡No deben venir aquí!

Por supuesto, las lagartijas no tienen un patrón para buscar ya que se mueven de forma aleatoria después de ser invocados. Lyfa rezaba desesperadamente que las lagartijas se fueran a cualquier otra parte menos donde ella se encontraba, pero fue en vano. Uno de ellos tocó la “membrana” que rodeaba a Lyfa e inmediatamente dio un chillido agudo y estalló en llamas.

— ¡La encontraron, está aquí!

Escuchando el sonido metálico aproximarse poco a poco, Lyfa saltó desde las sombras dando una pirueta y aterrizando de pie, sacó su espada y con gracia, tomó una posición de lucha; tres Salamanders la apuntaron con sus lanzas.

—Sé razonable esta vez, Sylphid.

El hombre de la derecha se quitó la visera de su casco. Pese a que la excitación de hallar a su presa era ocultada por éste, su voz lo delataba.

El hombre en el centro, el líder, continúo con voz calmada:

—Lo siento, pero esta es nuestra misión. Si nos entregas el dinero y los artículos, te dejaremos ir.

— ¡¿Ah?! ¡¿Por qué?!, ¡Matémosla! ¡El enemigo es una chica, me emociona solo pensarlo!

El que hablaba era el hombre de la izquierda, que también levantó la visera al decir esto. Parecía que estaba intoxicado por la violencia, con la mirada pegada en Lyfa.

Con el año de experiencia que llevaba jugando, podía decir que este tipo de “Jugadores Caza Mujeres” eran la peor clase de escoria. Desafortunadamente, había varios de ellos en el juego. La repulsión que le provocaba este tipo de jugadores le erizaba la piel. Si alguno tocaba el cuerpo de otro jugador, a menos que fuese en combate, el sistema enviaría instantáneamente un reporte de acoso. Esto es aceptable porque las muertes son, en cierta forma, uno de los objetivos de este juego. Si se mira de otra manera, el derramamiento de sangre era, para algunos jugadores, la libertad. Algunos llegan al extremo de encontrar placentero el “cazar” jugadoras en los VRMMO.

En la operación normal de ALO, cosas como tal realmente podían suceder. Los rumores se volvían realidad y llegaban a pasar en el juego, al pensar sobre esto, Lyfa se encogió de hombros.

Lyfa colocó sus pies firmemente, tomando su postura favorita con su espada de dos manos. Le puso fuerza a su mirada y se quedó viendo con fiereza a los tres Salamanders.

—Definitivamente me llevaré al menos a uno de ustedes conmigo a la tumba. Si no le temen a la «Pena de Muerte», vengan por mí.

Lyfa dijo en voz baja. Los Salamanders de ambos lados estaban enfurecidos por el desafío y levantaron sus lanzas. El líder los calmó alzando ambas manos y dijo:

—Ríndete, tus alas ya han alcanzado su límite, nosotros aún podemos volar.

En efecto, era tal y como él dijo. En ALO, si un jugador en el suelo es atacado por un enemigo en el aire, se encontrará en total desventaja. Por otra parte, no se trataba de solo un enemigo volador, sino de tres. Pero Lyfa no se rendiría. No iba a entregar el dinero y pedir clemencia.

—Qué chica tan testaruda. Bueno, supongo que es inevitable.

Incluso el líder se encogió de hombros, preparó su lanza, y se elevó en el aire. Los otros dos Salamanders tomaron sus controles de vuelo en su mano izquierda y lo siguieron.

Aun enfrentando tres lanzas al mismo tiempo, Lyfa estaba lista para atacar con todo al enemigo más cercano. Concentró todas sus fuerzas en su hoja. Los tres Salamanders rodearon a Lyfa y ella se estaba preparando para cargar contra el enemigo, cuando algo inesperado ocurrió.

Los arbustos detrás de ellos de repente empezaron a moverse, una sombra saltó de estos pasando rápidamente al lado de los Salamanders, girando en el aire, y después de unas cuantas vueltas alrededor del claro se estrelló contra el suelo con un sonido estridente.

Frente a este evento inesperado, los tres Salamanders y Lyfa se congelaron por un momento y luego miraron al intruso.

—Arg. Ouch. Esto es probablemente un aterrizaje de emergencia.

Esta voz sin preocupación alguna provenía de un jugador con piel ligeramente oscura mientras se levantaba. Su cabello negro estaba parado en picos con mucha naturalidad, y sus grandes ojos daban la impresión de ser algo travieso. Detrás de él se extendían unas alas oscuras gris- azul que lo identificaron como un miembro de la raza Spriggan.

¿Qué hace un Spriggan de la lejana frontera oriental en esta área?

Mientras pensaba esto, Lyfa comenzó a revisar el equipo del muchacho rápidamente. Túnica y pantalón negro sencillos los cuales no son armaduras y una espada inferior.

No importa cómo lo mire, está utilizando un equipamiento inicial. Un principiante saliendo a las profundidades de la zona neutral, ¿en qué estaba pensando?

No importaba como lo miraras, era un novato. Lyfa no quería que él viera esta escena cruel y sin pensarlo le gritó:

— ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Rápido, sal de aquí!

Pero el muchacho de negro no se movió. ¿No sabía que los asesinatos entre jugadores de diferentes razas están permitidos, y las normas incluso alientan a los jugadores a matarse entre ellos? Después de poner algo en el bolsillo del pecho con la mano derecha, miró a Lyfa y luego a los Salamanders flotando y le dijo:

—Tres soldados atacan a una chica, ¿que no les parece demasiado?

— ¿Qué has dicho?

Este discurso enfureció a los dos Salamanders de bajo nivel. Se prepararon para atacar al chico por delante y por detrás mientras aún volaban. Bajaron sus lanzas apuntándolo y se prepararon para cargar contra él.

— ¡Maldita sea!

Lyfa quería ir y ayudar, pero no podía moverse sin cuidado porque el líder se encontraba todavía volando frente a ella.

—Idiota, ¿cómo te atreves a venir aquí tan tranquilamente? ¡Bueno, como quieras, vamos a tener un poco de diversión cazándote a ti también!

El muchacho estaba de pie delante de los Salamanders cuyas armaduras resonaban mientras se ponían sus viseras. A la vez que los dos bajaban sus lanzas para cargar contra él, sus alas producían una luz brillante color rubí. El Salamander frente al chico comenzó el ataque, mientras que el de atrás esperó unos segundos más, planeando tomar ventaja de la diferencia de momentos para matar al muchacho al instante que esquivara el primer asalto.

No era algo que un novato podría hacer frente.

No quiero ver el momento en que las lanzas perforan a través de su cuerpo

Lyfa pensaba. Se mordió los labios y estaba a punto de apartar la mirada, pero justo en ese momento...

No podía creer lo que había pasado.

Con su mano derecha todavía cubriendo el bolsillo, tranquilamente sacó la izquierda y atrapó la punta de la lanza que apuntaba a su vida. La luz y el sonido rasgaron por los aires señalizando la activación de la habilidad: «Guard». Lyfa no podía creer lo que veía, la sorpresa forzaba que abriera completamente los ojos y que dejara caer su mandíbula. El chico usó el impulso del Salamander para lanzarlo contra su compañero detrás de él.

— ¡Guoaaaaaah!

Se oyeron los gritos de los dos Salamanders en el momento que chocaron y cayeron al piso con un estruendo metálico.

El muchacho se dio la vuelta y, mientras agarraba el mango de su espada, lanzó una mirada desconcertada a Lyfa.

—Estos tipos... ¿te importa si los ataco?

—Por supuesto que no, eso era lo que estaban planeando hacerte a ti hace un momento.

Lyfa respondió con total asombro.

—Ya veo, qué bueno, dame un momento.

Sacó su desgastada espada con la mano derecha y la dejó colgando, apuntando contra el piso. Después de decir algo tan atrevido, Lyfa esperaba que empezara a atacar inmediatamente, pero él no se movió. Luego, puso su pie izquierdo hacia adelante, ajustó su centro de gravedad y de repente...

¡Boom! El chico desapareció al mismo tiempo que alguna clase de sonido la impactó.

¿¡Una explosión sónica?!

Lyfa había luchado contra muchos enemigos, pero nunca había visto este tipo de ataque, sus ojos no pudieron ni seguir el movimiento de esa persona. Mientras que ella apresuradamente volvió la cabeza hacia la derecha, el muchacho había dejado de moverse con su cuerpo lejos de donde había comenzado el ataque. Completó su técnica mientras envainaba su espada.

Mientras se paraban, uno de los dos Salamanders se vio envuelto en el rojo del Marco Final y su cuerpo se transformó en cenizas y se dispersó con el viento dejando solo una Luz Restante.

¡Demasiado rápido!

Lyfa se estremeció. Esta acción y el ataque estaban más allá de cualquier cosa que hubiera visto en su vida, en una dimensión completamente diferente. Su cuerpo tembló con euforia a lo que acaba de suceder.

En este mundo, sólo una cosa controla la rapidez con que te puedes mover: la velocidad a la que tu cerebro recibe señales del sistema «FullDive» y reacciona a ellos. La AmuSphere envía señales a las facultades cognitivas del cerebro, el cerebro las procesa y produce otras que controlan las funciones motoras del cuerpo. Estas señales son interceptadas por el sistema AmuSphere. Entre más rápido sea capaz de hacer esto el cerebro de un jugador, más rápido podrá moverse ese jugador en el juego. Los reflejos innatos son una de las cosas que determinan qué tan rápido sucede esto, pero la velocidad también se mejora con la experiencia, por lo tanto, mientras más juegas, más rápido te puedes mover.

Esto no es para presumir, pero la velocidad de Lyfa está dentro de los mejores 5 de todos los Sylphid. Su velocidad se había forjado por entrenar sus reflejos durante muchos años y perfeccionado por un año de jugar ALO. Ella confiaba en que sin importar con quién se encontrara, su velocidad no perdería contra nadie en un uno a uno.

Lyfa y el líder Salamander seguían atónitos cuando el muchacho se puso de pie y se volvió hacia ellos, colocando su espada en posición con elegancia una vez más.

El otro Salamander, cuya embestida había sido esquivada, todavía no parecía saber lo que pasó. Seguía moviéndose en la dirección opuesta mientras trataba de encontrar al chico que había desaparecido delante de él.

El muchacho nuevamente atacó sin misericordia, corriendo hacia el todavía confundido Salamander.

Esta vez sin duda no me lo perderé

Pensó Lyfa mientras se concentraba en el movimiento de esa persona con los ojos bien abiertos.

La moción inicial no fue tan rápida, pero parecía tambalearse. Sin embargo, eso fue sólo hasta que dio el primer paso real de su ataque y...

La atmósfera era confusa y parecía temblar con el ruido.

De alguna manera lo vi esta vez.

Como al ver una película en cámara rápida, los ojos de Lyfa fueron capaces de atrapar la mayoría de los cuadros, pero no todos. La espada del muchacho saltó de su posición baja y cortó al Salamander en dos. Casi ni siquiera el efecto de luz pudo acoplársele. El muchacho se movió varios metros hacia adelante, deteniéndose con la espada en alto. Una vez más, una lluvia de fuego estalló, anunciando la muerte del segundo Salamander.

Lyfa estaba tan fascinada por la velocidad que sólo hasta ahora se había dado cuenta de cuánto daño hacía los ataques de aquel chico. Las barras HP de los dos Salamander, que estaban casi a la mitad, desaparecieron rápidamente. En resumen, los ataques de ese extraño personaje eran tan sorprendentes como su velocidad.

La fórmula de daño con armas en ALO no era complicada. Todo depende de cuatro cosas: El poder de la propia arma, la parte del cuerpo del oponente donde ésta impacta, la velocidad de ataque y la armadura usada por el oponente. En esta ocasión, el poder de ataque de su arma era casi la más baja, mientras que la armadura del Salamander era de un nivel realmente alto. Entonces la fuerza de sus ataques se produjo a partir de la precisión y la velocidad abrumadora.

El chico se relajó un poco y miró hacia el líder de los Salamanders que seguía en el aire. Con su espada apoyada en el hombro, el muchacho abrió la boca y dijo:

—Así que... ¿vas a luchar?

Las palabras del niño estaban completamente ajenas de tensión. Incluso el Salamander tuvo que sonreír.

—No, no tengo posibilidades de ganar, olvídalo. Te daré mis artículos si los quieres. Mi habilidad mágica está cerca de 900, y la «Pena de Muerte» haría que todo mi trabajo se desperdiciara.

—Eres un hombre honesto.

El joven se rio brevemente y volvió la mirada hacia Lyfa.

—Usted, señorita, ¿qué deseas hacer? Si quieres pelear con él, no los molestaré.

Al provocar tal caos y toda esta conmoción y luego decir algo como eso tan fácilmente, Lyfa no pudo evitar reírse. Él es el tipo de persona que puede entrar en un campo de batalla y destruir totalmente el espíritu de lucha de todos.

—Nah, estoy bien. La próxima vez voy a ganar, Sr. Salamander.

—Para ser honesto, no creo poderte ganar en un uno a uno.

Al terminar, el Salamander extendió sus alas y se fue volando, dejando un rastro de luz roja. Entonces, dejando a los árboles sacudiéndose a su paso, desapareció a lo lejos en el cielo oscuro. Sólo quedaban Lyfa y el chico vestido de negro en el claro con las dos Luces Restantes. Un minuto más tarde, desaparecieron también.

Al mirar al chico, Lyfa se tensó de nuevo.

— Entonces, ¿qué debo hacer? ¿Debo darte las gracias? ¿Debo huir? ¿O debemos luchar?

Blandió su espada una vez de derecha a izquierda y la guardó con el sonido de una hoja siendo envainada

—Ah, me siento como el caballero de la justicia salvando a la princesa de los villanos.

Se echó a reír con una sonrisa.

—Motivada por la gratitud y llena de lágrimas, la princesa vendrá por un abrazo.

— ¿Acaso eres idiota?

Lyfa gritó sin quererlo, con el rostro sonrojado.

— ¡Prefiero pelear contigo!

—Ja, ja, es broma, es broma.

Mientras observaba al chico riendo alegremente, Lyfa apretó los dientes con rabia. Estaba ideando la manera de vengarse de él cuando de pronto una voz salió de la nada.

—Así es, no puedo permitir eso.

Era la voz de una niña. Mirando a su alrededor con inquietud, Lyfa no pudo percibir nada entre las sombras. El chico parecía un poco nervioso y dijo:

— ¡Oye! ¡Te dije que no salieras!

Lyfa se volvió para mirar al bolsillo en el pecho del atuendo del chico mientras algo brillante saltó fuera. Era un ser pequeño, que se flotaba cerca de la cara del muchacho haciendo un leve zumbido.

— ¡Sólo mamá y yo podemos acercarnos a papá!

— ¿Pa-papá?

Lyfa se movió unos pasos más cerca, sólo para encontrar una pequeña hada del tamaño de su palma. Era una Pixie de navegación que podía ser convocada desde la ventana de ayuda. Pero, si ese fuera el caso, sólo debería ser capaz de responder a preguntas básicas relacionadas con el juego.

Con la mirada intensamente fija en la hadita voladora, Lyfa se olvidó de tener cuidado con el muchacho.

— Oh, no, esto es...

El muchacho se apresuró a envolver la hadita con ambas manos y a pegarla contra su pecho con una sonrisa un poco forzada plasmada en su cara. Lyfa miró la hadita en las manos de ese extraño y le preguntó:

— Umm, ¿es acaso una «Pixie Privada»?

— ¿Eh?

—Fue una promoción especial que se hubo cuando el juego salió por primera vez. Hubo una especie de lotería y los ganadores recibieron una Pixie Privada. Esta es la primera vez que veo una.

—Ah, soy ¡uuh muu!

La hadita había empezado a decir algo, pero el chico la interrumpió poniendo su dedo sobre su boca.

— Sí, sí, eso debe ser. Tengo mucha suerte con las loterías.

— Bien, jum...

Lyfa miró al Spriggan otra vez, estudiándolo de arriba abajo.

— ¿Qu...Qué sucede?

—Eres un bicho raro. Evidentemente, juegas desde el inicio de ALO, pero todavía estás utilizando el equipo inicial. O eso creo ya que eres realmente fuerte.

—Ah eso... En realidad, esta cuenta fue creada hace tiempo, pero sólo he iniciado sesión recientemente. Estuve jugando otro VRMMO durante mucho tiempo.

— ¿En serio?

Lyfa pensó que algo como eso tal vez podría tener sentido. Si él estaba familiarizado con el AmuSphere porque había estado jugando otros juegos, entonces quizás podría ser posible conseguir esa velocidad demencial.

—Por cierto, obviamente eres de raza Spriggan, pero ¿por qué estás aquí? Tu territorio está al este, realmente lejos de aquí, ¿no es así?

—Yo... me perdí.

— ¿Te perdiste?

Lyfa gritó sin querer ante la desamparada respuesta

—Incluso una persona sin orientación alguna tiene límites... Eres demasiado extraño.

La risa brotaba desde el fondo de su pecho cuando vio la expresión forzada del chico. Después de un momento, Lyfa puso la espada que aún tenía en su mano de regreso a su vaina y le dijo:

—Bueno, de todos modos, supongo que tengo que agradecerte. Gracias por ayudarme, soy Lyfa.

—Yo soy Kirito, y esta niña es Yui.

Cuando el niño abrió sus manos, la hadita salió volando con sus mejillas hinchadas con una expresión de mal humor. Le hizo una reverencia a Lyfa, luego voló a al hombro de Kirito y se sentó.

Lyfa estaba un poco sorprendida al darse cuenta de que quería hablar con este chico llamado Kirito. No era demasiado inusual para ella hacer amigos en este mundo, ya que no se preocupaba mucho por evitar encuentros con otros jugadores.

No parece ser una mala persona

Lyfa pensó, y dijo:

—Entonces, ¿qué tienes pensado hacer ahora?

—Bueno, realmente no tengo ningún plan.

—Este... ah. Pues bien, permíteme invitarte una bebida para darte las gracias, ¿De acuerdo?

Después de oír esto, el joven llamado Kirito se rio gentilmente. Lyfa miró esa sonrisa y pensó que era una de corazón. Son pocas las personas capaces de reír abiertamente y mostrar tal emoción en este mundo virtual.

—Eso me hace feliz. En realidad estaba buscando a alguien que me resolviera unas cuantas dudas.

— ¿Dudas?

—Cosas acerca de este mundo... Especialmente...

Detuvo su sonrisa mientras sus ojos se movían hacia el noreste.

—Esa cosa con forma de árbol...

— ¿El Árbol del Mundo? Claro. Incluso si me veo así, en realidad soy una jugadora veterana. Vamos a ver. Aunque esté un poco lejos, hay un pueblo neutral hacia el norte. Volemos para allá.

— ¿No está más cerca la ciudad de Sylvain?

Lyfa estaba un poco sorprendida y miró la cara de Kirito antes de responder...

—A pesar de que es cierto... ¿De verdad no sabes nada? Ese es territorio Sylphid.

— ¿Hay algún problema?

Escuchando a Kirito decir esto, Lyfa no supo que decir.

—...El problema...si es que se puede llamar así. Como sea, al ser territorio Sylphid, no serás capaz de atacar a nadie dentro de la ciudad, pero cualquier Sylphid podrá atacarte.

—Ah, ya veo. Pero la gente no me va a atacar si estoy contigo, ¿no es así, Lyfa-san? Tenía muchas ganas de ver la ciudad de los Sylphid, he escuchado de su belleza.

— Solo llámame Lyfa. Realmente eres una persona extraña. Pues... no me molesta intentarlo, pero no puedo garantizar tu seguridad.

Lyfa sacudió los hombros y contestó. El querer visitar su amada capital Sylphid no era algo malo.

Ya que los Spriggan rara vez se ven por aquí, llevarlo conmigo probablemente causará un gran revuelo.

Pensó Lyfa con una mente llena de picardía.

—Bien, vamos a volar a Sylvain. Muy pronto habrá mucha actividad.

Dijo mientras veía una ventana para ver la hora del mundo real. Eran ya las cuatro de la tarde en punto. No podía quedarse en este “Dive” por mucho más tiempo.

Lyfa, cuya habilidad de vuelo casi había sido recargada por completo, extendió sus alas que comenzaron a brillar y vibrar suavemente. Kirito inclinó su cabeza hacia un lado, con la cara perpleja y le pregunto:

—Lyfa, ¿puedes volar sin un controlador secundario?

—Ah, sí. ¿Y tú?

—Acabo de enterarme de cómo usarlo recientemente.

Kirito movió su mano izquierda haciendo el gesto de agarrar algo.

—Ya veo, hay un truco para el vuelo voluntario. Las personas que pueden hacerlo terminan volando muy pronto, vamos a intentarlo. Deja el controlador a un lado y dame la espalda.

— ¿Cómo? ¿Así?

Kirito se dio media vuelta. Lyfa vio que su espalda no era tan amplia, y extendió su dedo índice para tocar un poco por encima de los omóplatos. La hadita en su hombro observó con fascinación.

—Recuerda el lugar donde te estoy tocando.

—Está bien.

—Podrá llamarse vuelo voluntario, pero no se trata de volar sólo con la imaginación. Lo que tienes que hacer es aprender a hacer crecer los huesos y músculo virtuales que se convertirán en tus alas, y luego aprender a moverlos.

—Huesos...y músculos virtuales...

Kirito repitió con voz ambigua. Mientras decía eso, sus hombros empezaron a temblar. En el lugar que Lyfa había tocado, un par de alas grises empujaron a través de la ropa. En un principio se movían torpemente, pero a medida que se sincronizaron comenzaron a moverse como una sola.

— ¡Oh, sí! Justo así. Primero hay que mover los hombros y los músculos para captar la sensación de movimiento de las alas.

Una vez dicho esto, los músculos de su espalda comenzaron a moverse de forma rápida. Sus alas comenzaron a vibrar y Lyfa podía oír un zumbido.

— ¡Eso es! ¡Ahora con más fuerza!

— Um um um.

Lyfa estiró sus brazos lo más que pudo y las puso sobre la espalda de Kirito hasta que sus alas generaron el impulso suficiente. En ese momento, Lyfa de repente lo empujó hacia arriba con todas sus fuerzas.

— ¡¿Guoa?!

Una vez en el aire, el Spriggan se disparó como un cohete.

— ¡Oh...Oh...Oh...Guou!

El cuerpo de Kirito de inmediato se fue haciendo cada vez más pequeño y sus gritos rápidamente se hicieron demasiado lejanos como para escucharlos. Con el susurro de las hojas, desapareció rápidamente más allá de las copas de los árboles.

— ...

Lyfa intercambió miradas con la hadita que se cayó de los hombros de Kirito.

—Oh no.

—¡¡Papá...!!

Despegaron al mismo tiempo para perseguir a Kirito. Cuando salieron del mar de árboles, buscaron cuidadosamente en el cielo nocturno y finalmente lo encontraron moviéndose inestablemente hacia la derecha mientras dibujaba una sombra en la luna de oro.

— ¡Oooooh guaaaaah... por favor, deténganmeee!

Un grito miserable rompió el silencio de la noche e hizo eco a través del cielo infinito.

—... Pu.

Lyfa y Yui se miraron entre si y no pudieron evitar reír.

— ¡Pff...Huh...Jajajaja...!

— Lo siento papá, pero es tan gracioso.

Flotando en el aire una al lado de la otra, reían de manera incontrolable. Cuando estaban a punto de detenerse, escuchaban los gritos de Kirito y volvían a estallar en carcajadas.

Lyfa no podía recordar la última vez que había reído tanto. Ésta debe ser la primera vez desde que llegó a este mundo.

Después de reír por un largo rato, Lyfa alzó el vuelo y tomó a Kirito por el cuello para detenerlo y finalmente le enseñó los trucos para el Vuelo Voluntario. Para ser un principiante, Kirito aprendía rápido. Después de 10 minutos más o menos de clase, Kirito podía volar libremente.

— ¡Oh... esto es... asombroso!

Kirito gritó mientras volaba en círculos.

— ¡Sí, así es!

Lyfa contestó con una sonrisa.

—Como decirlo, ¡esto es emocionante! Quiero volar por siempre...

— ¡Así es!

Lyfa también estaba contenta y voló con sus alas vibrantes en la misma órbita, paralela a Kirito.

— ¡No es justo... yo también!

Yui también empezó a volar y los alcanzó quedando entre los dos.

—Debes practicar minimizando el movimiento de la espalda baja y la escápula tanto como te sea posible. No podrás blandir bien la espada en combate aéreo si haces movimientos innecesarios. Pues bien, vamos a volar a Sylvain. Ven conmigo.

Lyfa realizó un giro cerrado para enderezar su camino en la dirección correcta, y luego comenzó a planear sobre el bosque. Empezó a preocuparse por si iba muy rápido para el nuevo aeronauta, así que redujo su velocidad por lo que Kirito comenzó a rebasarla. Miro a Kirito y le oyó decir:

—Podemos ir un poco más rápido si quieres.

—Ho ho.

Lyfa sonrió para luego tomar el papel de depredador, por lo que dobló sus alas en un ángulo agudo y comenzó a acelerar. Kirito escuchó el sonido que las alas produjeron y aceleró para mantener el paso. La presión del viento sobre su cuerpo aumentó, y la velocidad del viento hacia complicado escuchar algo.

Sorprendentemente cuando Lyfa llegó al 70% de su velocidad máxima, Kirito todavía estaba justo a su lado. La mayoría de las personas, cuando comienzan a llegar a la velocidad máxima fijada por el sistema, se encuentra con que su aceleración comienza a entorpecerse, probablemente debido a algún tipo de presión psicológica. Para que Kirito haya logrado superar esta presión en su primer vuelo... él debía tener una fuerza mental extraordinaria.

Lyfa cerró la boca y empezó a acelerar hasta llegar a la velocidad máxima. Nunca había volado con alguien a esa velocidad antes, sobre todo porque ninguno de sus compañeros había sido capaz de igualar su velocidad.

En ese momento los árboles que pasaban bajo sus ojos se veían como una corriente rápida y desaparecían detrás de ellos. La vibración de sus alas de Sylphid hacían un sonido que parecía el de un agudo de un instrumento de cuerda, y mezclada con el sonido de las alas de Spriggan de Kirito, que sonaban como un instrumento de viento, formaban un precioso dueto.

— ¡Ah... muy... rápido! ¡No puedo!

Yui exclamó entretanto saltaba al bolsillo en el pecho de Kirito. Él y Lyfa cruzaron sus miradas y rieron.

Cuando se dio cuenta, el bosque terminaba justo por delante y unos pequeños puntos de luz aparecieron. La luz más brillante vino de la torre central. Ese es el símbolo de la capital de los Sylphid: Sylvain, la “Torre del Viento”. Pronto la ciudad se hizo más cercana y en la calle central había un gran número de jugadores que iban y venían.

— ¡Oh, la veo!

Kirito dijo por encima del sonido del viento.

—Aterrizaremos en la base de la torre del centro, ¡oh!

De repente Lyfa se dio cuenta de algo y la sonrisa en su rostro se congeló.

—Kirito-kun, ¿sabes cómo aterrizar?

—...

Kirito gritó mientras en su rostro se dibujaba una mueca.

— ¡No tengo ni idea!

—Bueno...

Para ese momento, la mitad de su vista estaba ocupada por la enorme torre.

—Lo siento pero es demasiado tarde, buena suerte.

Con una sonrisa de disculpa, Lyfa comenzó la súbita desaceleración necesaria para el aterrizaje. Extendió sus alas para frenar por completo, puso sus pies en frente y comenzó el proceso de aterrizaje.

—Pero qué tonte—

Gritó el Spriggan mientras Lyfa lo observaba encañonándose hacia la pared exterior de la torre, teniendo las sinceras esperanzas de que sobreviviera a su aterrizaje.

Después de unos segundos, un terrible sonido sacudió el aire.

—Hum, eres tan mala, Lyfa. Creo que he desarrollado un miedo a volar.

En la parte inferior de la torre, Kirito estaba sentado en medio del jardín donde se había estrellado.

—Mis ojos dan vueltas...

La hadita sentada en su hombro se tambaleaba por el mareo. Lyfa puso las manos en las caderas, suprimiendo la risa y respondió:

—Estas muy lleno de entusiasmo. Me sorprende que aún estés con vida, creí que sin duda morirías.

— ¡Ah, pero qué cruel!

Kirito golpeó la pared de la torre a la máxima velocidad que el juego permitía, pero aun así tenía casi la mitad de su HP. No sabía si tenía un cuerpo fuerte por naturaleza o simplemente fue por suerte, pero él era la encarnación de una gran cantidad de misterios para un principiante.

—Está bien, está bien, te voy a sanar.

Lyfa lanzó un hechizo de curación mientras estiraba la mano derecha. Una luz de color azul marino se extendió desde la palma de su mano y cayó lentamente en el cuerpo de Kirito.

— ¡Oh, genial! Así que esto es magia.

Kirito observó con curiosidad la luz azulada que descendía como nieve alrededor de su cuerpo.

—Sólo los Undine pueden usar magia de recuperación de alto nivel. Pero es un hechizo indispensable así que deberías aprenderlo.

— ¿Así que cada raza tiene sus puntos fuertes y débiles cuando se trata de magia? ¿Cuál es la especialidad de la raza Spriggan?

—Hay dos: la magia que ayuda en la búsqueda de tesoros y la magia de ilusión. Como ninguna de los dos se puede utilizar en batalla, es la raza más impopular.

—Ahhhh... realmente debí haber hecho mi tarea.

Kirito se encogió de hombros, se levantó y se volteó para ver la ciudad.

—Oh, esto es la ciudad Sylphid. ¡Qué lugar tan hermoso!

— ¿Verdad?

Lyfa observó la ciudad donde había vivido durante tanto tiempo.

«Sylvain», también conocida como «La Capital Esmeralda», es una ciudad que hace honor a su nombre. Chapiteles de varios tonos de verde se alzaban junto a un complejo y espacioso corredor que conectaba las calles. La luz irradiando en tono verde oscuro de cada torre le daba a la ciudad la impresión de ser un reino de fantasía. Detrás de la «Torre del Viento» está la «Mansión del Lord», un magnífico edificio, del cual Lyfa está convencida de que es superior en todos los aspectos a la mayoría de los edificios en ALfheim.

Miraron en silencio a la ciudad de la luz, observando el flujo de personas que iban y venían, de repente el sonido de un saludo llegó desde la derecha.

— ¡Lyfa-chan, estás a salvo!

Dándose la vuelta, Lyfa vio a un chico Sylphid con cabello amarillo moviendo la mano como loco mientras corría hacía ellos.

—Ah, Recon. Sí, de alguna manera, sobreviví.

Recon miró a Lyfa con ojos brillantes.

—En serio que eres realmente increíble, estando rodeada por tantos enemigos y aun así salir en una sola pieza... oh...

Recon finalmente notó la figura de negro parada al lado de Lyfa y quedó inmóvil con la boca abierta durante segundos.

— ¿No es un Spriggan? ¡¿Por qué está aquí?!

Recon dijo mientras saltaba en estado de pánico y tomaba la empuñadura de la daga colgada en su cintura sólo para ser detenido por Lyfa.

—Cálmate Recon. Él es la razón por la que sobreviví.

— ¿Eh?

Lyfa señaló a Recon y le dijo a Kirito:

—Él es Recon. Mi compañero, pero fue asesinado por los Salamanders justo antes de conocerte.

—Lamento escuchar eso. Encantado de conocerte, soy Kirito.

—Oh... ah, mucho gusto.

Recon tomó la mano derecha de Kirito e hizo una reverencia.

— ¡Ahora no es el momento para esto!

Recon saltó hacia atrás.

— ¡¿Está bien, Lyfa-chan?! Tal vez él es un espía.

—Pensé lo mismo al principio, pero él es demasiado cabeza hueca así que dudo que sea un espía.

— ¡Ah, eso fue cruel!

Lyfa y Kirito se echaron a reír, pero Recon miraba con recelo y finalmente se aclaró la garganta antes de decir:

—Lyfa-chan, Sigurd y los demás están esperando en el «Salón Narciso», están listos para distribuir el botín de nuestro viaje de caza.

—Oh... ya veo... bueno...

Cuando eres asesinado por un enemigo, el 30% de los artículos que no son de equipamiento son “robados” por el jugador enemigo. Los artículos tomados eran decididos aleatoriamente. Sin embargo, estando en un equipo hay algo llamado «Marco de Seguridad», el cual transfiere los artículos de un jugador asesinado a los miembros de su equipo.

Como Lyfa fue la única en sobrevivir, el Marco de Seguridad transfirió las recompensas que habían ganado a ella. Es por eso que los Salamanders la habían perseguido con tanta insistencia. Por lo tanto, fue solo gracias a Kirito que toda su ardua labor haya llegado a Sylvain.

Se había convertido en una costumbre entre Lyfa y sus compañeros reunirse en una tienda familiar, el Salón Narciso, y ahí distribuir los artículos que habían sido adquiridos durante la cacería. Sin embargo, Lyfa estaba un poco preocupada y le dijo a Recon:

—No participaré esta vez. No hay ningún artículo que coincida con mis habilidades. Te los daré a ti para que los dividas entre los cuatro miembros.

— ¿Eh? ¿No vas a venir, Lyfa-chan?

—Ah, le prometí a Kirito que le invitaría a beber algo por haberme salvado.

—...

Recon volvió a mirar a Kirito con algo de la sospecha que originalmente había tenido... aunque en una forma ligeramente diferente.

—Oye, no pienses nada raro.

Lyfa pateó a Recon después de haber dicho eso. Abrió la ventana de intercambio y le transfirió todo botín del día.

—Me envías un e-mail cuando haya otra cacería. Si puedo iré. De todos modos, buen trabajo.

—Ah, Lyfa-chan...

Un tanto avergonzada, Lyfa cortó la conversación forzosamente, agarró la manga de Kirito y se alejó.

— Ese muchacho de hace un momento, ¿es tu novio?

— ¿O es tu amante?

— ¡¿Phttt?!

Yui, quien asomó la cabeza fuera del bolsillo de Kirito, fue la que había levantado la voz y preguntó justo después de él. Lyfa inmediatamente enredó sus pies, sus alas se extendieron deprisa para compensar la pérdida de equilibrio.

—No... no es lo que piensas, sólo somos compañeros de equipo.

— ¡¿Pero por qué su relación parece ser tan buena?!

—Lo conozco en el mundo real y es mi compañero de clase en la escuela, solamente eso.

—Eh, debe ser bueno... jugar un VRMMO con compañeros de clase.

Al escuchar a Kirito decir eso con un tono de envidia, ella lo miró con el ceño ligeramente fruncido.

—Bueno, tiene sus desventajas... te hace recordar esa cosa conocida como tarea.

—Jajaja, ya veo.

Caminaron por la calle mientras conversaban. De vez en cuando se encontraban con otros jugadores Sylphid que al ver el cabello negro de Kirito se sorprendían, pero al ver a Lyfa junto a él se callaban y seguían caminando. Lyfa no era muy activa, pero ya había ganado el torneo de lucha de Sylvain varias veces, así que era muy conocida y popular.

Finalmente llegaron a una pequeña y acogedora posada y taberna llamada el «Pabellón Lirio del Valle». Este es uno de los lugares favoritos para comer de Lyfa, pues los postres de ahí son muy buenos.

Cuando Lyfa abrió la puerta y miró al interior, descubrió que la tienda estaba vacía, salvo por un par de jugadores. Como en el mundo real acababa de anochecer, el restaurante no tardaría en llenarse por los jugadores que querrían un par de copas tras regresar de sus aventuras.

Se sentaron frente a frente en una mesa aislada junto a una ventana.

—Ya que te invité, pide lo que quieras.

—Si tú dices que está bien.

—No comas demasiado ahora o te arrepentirás cuando sea el momento de cenar.

Advirtió Lyfa mientras miraba los deliciosos postres listados en el menú.

Este fenómeno era muy raro. Por alguna razón, cuando comes en ALO se produce una falsa sensación de estar lleno y ésta no desaparece inmediatamente al volver al mundo real. Para Lyfa, uno de los mayores encantos en un VRMMO es que ella podía satisfacer su gusto por los dulces sin tener que preocuparse por las calorías. Aunque tenía que tener cuidado de no comer demasiado, porque probablemente su madre se enojaría si no comía nada.

Que alguien sufra de desnutrición o que este efecto se use como dieta no es algo inaudito. Incluso ahora, de vez en cuando en las noticias, han habido jugadores tan dedicados al juego que se olvidaban de comer y se debilitaban hasta la muerte.

Al final, Lyfa pidió una tarta de frutas Bavariana. Kirito pidió un pedazo de pastel de fruta y una botella de vino con especias y, para su sorpresa, Yui pidió una galleta de queso. La camarera NPC trajo las órdenes inmediatamente y la colocó en la mesa frente a ellos.

—Bueno, entonces, una vez más, gracias por ayudarme.

Tintineando la copa llena del misterioso vino verde con Kirito, Lyfa se bebió todo el vaso del líquido fresco y lo sintió moverse por su garganta reseca. Kirito también bebió el vaso de un solo trago, se rio tímidamente y dijo:

—Oh no, eso fue algo natural... aun así, ¿fueron muy agresivos no? ¿Esa clase de grupos PK son comunes?

—Ah, originalmente la relación entre los Salamanders y Sylphid es mala. Nuestros territorios son adyacentes por lo que suelen competir por los recursos en el mismo pedazo de tierra neutral. Como era de esperar, esta enemistad con el tiempo aumentó y finalmente las dos razas están prácticamente en guerra. Sin embargo, ese tipo de PK organizado comenzó recientemente. Estoy segura de que están planeando atacar el Árbol del Mundo muy pronto.

—Eso, quiero que me digas sobre el Árbol del Mundo.

—Ah sí, lo habías dicho antes. Pero, ¿por qué quieres saber?

—Quiero ir a la cima del Árbol del Mundo.

Sorprendida, Lyfa miró a Kirito a la cara. La mirada seria en sus ojos le dijo que él no estaba bromeando.

—Sin duda es algo que todos los jugadores quieren, al menos eso creo. Es la principal misión de ALO.

— ¿Cómo es eso?

—Sabes que hay un límite en la cantidad de tiempo que puedes volar, ¿verdad? Sea cual sea la raza, el máximo tiempo de vuelo es de aproximadamente 10 minutos. Sin embargo la raza que llegue primero a la «Ciudad Flotante» en la cima del Árbol del Mundo podrá encontrarse con el Rey de las Hadas «Oberón» y así renacer como la especie superior «ALF». Esta raza de hadas no tiene límite de vuelo y serán capaces de volar libremente por el cielo para siempre, si así quieren.

—... Ya veo

Kirito tomó un bocado del pastel de frutas y asintió.

—Es sin duda una historia fascinante. ¿Conoces un método para llegar a la cima del Árbol del Mundo?

—Dentro del Árbol del Mundo, las raíces forman una cúpula enorme. Hay una entrada a la Ciudad Flotante en la parte superior, pero para llegar a esa entrada tienes que vencer un ejército de guardianes NPC. Hasta ahora, muchos grupos raciales han tratado de pasar a través de esa cúpula, pero fueron eliminados rápidamente. Los Salamanders son actualmente la raza más poderosa, han estado ahorrando un muchísimo dinero y han comprado una gran cantidad de equipos y artículos. Creo que ellos serán los próximos en desafiar al Árbol del Mundo.

— ¿Son los guardianes realmente tan fuertes?

—Increíblemente fuertes. Piénsalo, ALO lleva más de un año en línea. ¿Qué clase de misión no se puede completar en un año?

—Eso es definitivamente...

—De hecho, apenas el otoño pasado, un sitio web informativo de ALO muy bien conocido lanzó una petición dirigida a RECTO Progress para que ajustara el balance del juego.

—Guou, ¿y bien?

—Por supuesto, le dieron la respuesta de siempre. “Este juego ha sido operado bajo un balance adecuado” blah blah blah. Últimamente hay rumores de que el Árbol del Mundo no puede ser conquistado usando métodos comunes.

—Tal vez has pasado por alto un punto importante de esta misión. ¿O acaso no es posible pasar el Árbol del Mundo con una sola raza?

La mano de Lyfa, la cual sostenía una tarta a punto de ser comida, se detuvo de repente al mismo tiempo que disparó otra mirada penetrante hacia Kirito.

—Oh, tienes una buena idea. Si existe alguna misión que no hayamos visto, podríamos descubrirla, pero la segunda parte es imposible.

— ¿Imposible?

—Porque es contradictorio. “Solo la primera raza en llegar”. ¿Crees que las razas puedan trabajar juntas para lograr ese objetivo si ese es el caso?

—Entonces lo que quieres decir es que... ¿es prácticamente imposible escalar el Árbol del Mundo?

—Eso creo. Además, existen otras misiones como dominar las habilidades para la producción de artículos, entre muchos otros. Pero, no voy a renunciar o nunca sabremos la alegría que produce el vuelo real. Así que, incluso si lleva años lograrlo seguramente...

— ¡Para ese entonces ya será demasiado tarde!

Kirito gritó con voz baja, Lyfa se sorprendió por la desesperación en esa voz y miró a Kirito. Encontró que sus cejas estaban fruncidas y sus dientes tan apretados que hasta temblaba.

—Papá...

Sosteniendo la galleta de queso con las dos manos dándole pequeños mordiscos, la hadita dejó de comer y puso la comida sobre la mesa. Luego voló para sentarse en el hombro de Kirito y sostuvo su mejilla para consolarlo. Finalmente, la tensión en el rostro de Kirito se redujo.

—...Siento haberte sorprendido.

Kirito dijo con voz baja.

—Pero yo... realmente tengo que ir a la cima del Árbol del Mundo.

Los ojos oscuros que destellaban tan brillantes como una espada recién pulida la miraban fijamente. El corazón de Lyfa comenzó a resonar en su pecho. Tomó un sorbo de vino en un intento de calmarse y dijo:

— ¿Por qué tienes que extralimitarte tanto?

—Estoy buscando a alguien.

— ¿Qué quieres decir?

—Es algo que no se puede explicar fácilmente.

Kirito le sonrió a Lyfa, pero en sus ojos se notaba la profundidad de su desesperación.

¿Dónde he visto unos ojos iguales a estos?

—Lyfa... gracias, tus enseñanzas me ayudaron mucho. Gracias por la deliciosa comida. Me alegro que seas la primera persona que conocí aquí.

Lyfa inconscientemente agarró la muñeca de Kirito cuando él se puso de pie.

—Oye, espera un minuto... ¿De verdad piensas ir al Árbol del Mundo?

—Sí, esto es algo que tengo que ver con mis propios ojos.

—Eso es una locura. Está muy, muy lejos. Hay muchos monstruos poderosos en el camino de aquí al Árbol del Mundo. Sé que eres fuerte, pero...

Apenas pensó en decirlo, cuando su boca ya se había adelantado.

— Entonces, te llevaré allí.

— ¿Ah?

Los ojos de Kirito se abrieron como platos.

— No, es que no quisiera molestar a alguien que acabo de conocer...

— ¡¡Ya he tomado una decisión!!

Lyfa dio media vuelta para ocultar sus mejillas sonrosadas. Dado a que en ALO había alas para volar, no existía ningún otro medio de transporte instantáneo. Por lo tanto, aventurarse al centro del mundo, el Árbol del Mundo, y a la capital de ALfheim «Aarun» era como un viaje en el mundo real. Además, el ofrecerse a hacer este viaje con un joven que acababa de conocer hace solo unas pocas horas era un comportamiento que hasta Lyfa pensó que era increíble.

Pero... ¿Por qué... no puedo simplemente dejarlo solo?

— ¿Estarás aquí mañana?

—Oh... sí.

—Entonces nos vemos a las tres de la tarde. Ya me tengo que ir. Si deseas cerrar la sesión, renta un cuarto en el «Pabellón Lirio del Valle». Así que, nos vemos mañana.

Al terminar, Lyfa abrió el menú moviendo su mano derecha. Ya que era una Sylphid, ella podía cerrar sesión inmediatamente desde cualquier lugar en este territorio, así que solo presionó salir.

— ¡Ah, espera!

Kirito levantó la cabeza para ver a Lyfa y dijo con una sonrisa.

—Gracias.

Lyfa sonrió y asintió una vez, después oprimió el botón Aceptar. El mundo fue envuelto en una luz de arcoíris y un momento después, se volvió oscuro. El cuerpo de Lyfa se fue desvaneciendo poco a poco, y sólo el calor de su rostro y el latido de su corazón llegaron al mundo real.

Abrió los ojos lentamente.

El cartel pegado en su techo entró dentro de su vista. Era una captura de pantalla ampliada que ella había impreso. El cartel presentaba un cielo infinito, las aves en vuelo libre y la imagen central de un hada voladora con su largo cabello atado en una coleta.

Kirigaya Suguha llevó sus manos a la cabeza y se quitó el casco AmuSphere. Con sólo dos anillos de seguridad, uno en cada lado, es una máquina de apariencia delicada en comparación con la de primera generación, el Nerve Gear, pareciendo lujoso para muchos, pero también da una menor impresión de ser un equipo de encarcelamiento.

A pesar de haber regresado al mundo real desde el falso, sus mejillas no daban señal de enfriarse. Suguha se enderezó en la cama con las manos apretando su cara, un grito resonaba en lo más profundo de su corazón.

—... ¡Guaaah!

Era demasiado tarde, sintió una tremenda vergüenza por sus acciones, cada vez más consiente de cuan atrevida había sido. Antes de que ella comenzara a jugar, su compañero de clase, Nagata Shinichi, alias Recon, le había dicho que entretanto ella se transforme en Lyfa, su audacia se incrementaría en un cincuenta por ciento. Nunca pensó que iba a llevar el tipo de comportamiento extremo que desplegó hoy. Suguha estuvo en agonía por un tiempo, pataleando de un lado a otro.

Era un joven misterioso. No, ya que era un jugador no había forma de saber su edad, pero la intuición de Suguha le dijo que su edad solo era un poco diferente. Pero él tenía una actitud sorprendentemente tranquila y no tenía un comportamiento malicioso ni mucho menos decía malas palabras, así que no podía estar segura.

No solo era su carácter enigmático, también era terriblemente fuerte. Tanto que si fueran a cruzar espadas, estaba segura de que ella perdería. En su único año de juego, él era la primera persona que conocía siendo así. Suguha dijo su nombre en voz alta:

— Kirito-kun, hmm.

Quiero ver ese mundo de ilusión por mí misma.

Suguha había pensado eso por primera vez un año después del incidente SAO.

Antes de eso, para Suguha, los VRMMO eran casi un anatema por haberle quitado a su hermano, no tenía palabras capaces de describir su sentido de repugnancia. Pero, al sostener la mano de Kirito en el hospital, y tratando de aferrarse a sus palabras y a los recuerdos de cómo era él, la curiosidad brotó sobre qué podría ser aquello que lo atrajo con tal fuerza como para que haya terminado así. Quería saber más acerca de él. Fue por ese pensamiento que se decidió a verlo por sí misma, ya que pensó que era la única forma de reducir la distancia entre su hermano y ella.

—Quiero un AmuSphere.

Le dijo Suguha a su madre. Midori la miró y asintió lentamente.

—Solo ten cuidado de no usarlo demasiado y pon atención a tu salud física.

Su madre dijo riendo.

Al día siguiente, durante el almuerzo, se puso de pie frente a Nagata Shinichi. Era alguien conocido como un otaku y el mejor gamer de su clase. Ella fue a su banca y le dijo que lo esperaba en el techo. En dicho momento, la clase fue envuelta en completo silencio, solo para romperse en comentarios asombrados.

En el techo Suguha miró a Nagata Shinichi, cuyos ojos brillaban con ansias mientras esperaba congelado, y le dijo:

—Quiero que me enseñes a jugar un VRMMO.

Nagata al oír eso hizo todo tipo de rostros cómicos durante varios segundos y después preguntó qué era lo que quería saber.

Suguha no podía darse el lujo de descuidar los estudios o a la práctica de Kendo. Al oír esto, Nagata dijo:

—Así que, algo que no consuma mucho tiempo y que esté basado en las habilidades del jugador, ¿correcto?

Y otras preguntas. Lo que le recomendó fue ALfheim Online.

Ella no sabía que Nagata comenzaría a jugar ALO con ella. Sin embargo gracias a su exhaustivo y agotador entrenamiento, Suguha se adaptó al juego con una increíble velocidad y se dio cuenta de que era buena en el juego. Había dos razones para ello:

La primera razón era que Suguha había estado practicando Kendo durante muchos años y las habilidades que aprendió ahí eran muy eficaces para las peleas en ALO.

En general, los combates entre jugadores no tomaban en cuenta la evasión. Simplemente, los jugadores atacaban al enemigo y luego recibían el ataque de éste, eso continuaba hasta que uno de los jugadores ya no pudiera luchar o moría. Pero para Suguha, gracias a su larga práctica, era fácilmente capaz de evadir o bloquear los ataques. Por su puesto, sus fuertes ataques también cuentan.

Además, ALO no es un juego basado en el nivel. Así que a pesar de tener mucho menos tiempo en línea que los jugadores más experimentados, logró igualarse con algunos de los mejores peleadores en ALO. De hecho, los parámetros numéricos de Lyfa eran promedio y más bajos que los jugadores más viejos, pero ya que ALO funcionaba en un sistema basado enteramente en habilidades, a Lyfa se le considera uno de los mejores jugadores de la raza Sylphid.

La segunda razón por la que Suguha jugaba ALO era por la habilidad de volar la cual era única de este juego.

Suguha todavía podía recordar la primera vez que dominó el Vuelo Voluntario. La sensación fue inolvidable.

Ella era frecuentemente fastidiada con las limitaciones físicas en las competencias de Kendo, queriéndose mover más rápido, golpear más fuerte e ir más lejos. Es por eso que cuando finalmente logró dominar el Vuelo Voluntario, fue capaz de volar y usar ambas manos para sostener la espada, y que le fue posible realizar la estocada de ultra-larga distancia, sintió un placer indescriptible. Además de eso, hacer clavadas en picada o volar junto una bandada de aves también era bastante atractivo para ella.

Como Recon tenía problemas de vuelo, él la llamaba «Maniaca de la Velocidad» y otras cosas. Probablemente se refería a su alegría de poder volar en ALO.

Después de un año, Suguha ya era considerada como una jugadora de VRMMO hecha y derecha. A pesar de que Suguha sólo había entrado al juego para acercarse a su hermano, se había enamorado del mundo virtual.

Y cuando Kazuto regresó, Suguha quería hablar con él sobre ALO y cosas similares, pero cuando vio las sombras en sus ojos no se atrevió a hacerlo.

Suguha pensó que la trágica experiencia del incidente de SAO había afectado el amor que Kazuto tenía por los mundos virtuales. Kirito recuperó el Nerve Gear, pero solo lo tenía en su habitación junto con el disco de SAO como adorno.

Para Kazuto, el incidente de SAO probablemente aún no había terminado. «Esa persona» no ha despertado, ella sigue durmiendo.

Esos pensamientos enviaron el corazón de Suguha al caos. Al igual que ayer, ella no quería ver a Kazuto con tal interminable desesperación, por el cual él incluso había llorado. Suguha quería verlo reír otra vez, por eso, quería que esa persona despertara lo más pronto posible.

En este momento, Kazuto había llegado a un punto en el que la mano de Suguha ya no podía llegar a su corazón.

De hecho ahora, se sentía aún más como verdaderos hermanos. En ese caso, ella deseaba no haberse dado cuenta de sus sentimientos. Su sentimiento de querer quedarse con Kirito para ella sola nunca podría hacerse realidad.

Acostada en su cama, mirando el cartel de ALfheim, Suguha se preguntaba por qué la gente no tenía alas en el mundo real. En realidad, si pudiéramos volar libremente por el cielo, entonces quizás podría ser posible desenredar los hilos que ataban su corazón.

Parte 4 Editar

Me encontraba sentado en mi silla, mirando con una expresión un poco confundida hacia donde la chica Sylphid, Lyfa, había estado sentada hace tan sólo unos pocos minutos.

— ¿Qué pasó con ella?

Después de oír esto, Yui, que seguía sentada en mi hombro, inclinó la cabeza con una expresión preocupada y dijo:

—Quién sabe, el yo de ahora mismo no tiene capacidades de monitoreo mental.

—Hmm. Bueno, aprecio tu oferta para mostrarme el camino.

—Yo conozco el mapa. Es verdad que nuestra potencia de batalla se incrementará con más personas, pero...

Yui se levantó, puso su cara a mi oído y dijo:

—Papá, no debes ser infiel.

— ¡Claro que no!

Al verme agitar la cabeza después de esa advertencia, Yui se despegó y aterrizó sobre la mesa mientras se reía, y tomó la galleta a medio comer con las dos manos.

—Maldita sea, te estás burlando de mi ¡¿Eh?!

Tomé mi vino con especias y lo bebí de la botella.

Pero, realmente debería ser cuidadoso. No sobre ser infiel... Lyfa era sólo un personaje en el juego, y es posible que su usuario tuviera una personalidad diferente en la realidad.

Por mucho tiempo, el mundo virtual fue mi realidad. Sin embargo, la idea de dividir a las personalidades carecía de sentido; los sentimientos de la malicia y la buena voluntad eran totalmente reales. No hubiera sobrevivido sino hubiese pensado de esa manera.

Pero las cosas aquí son diferentes. Los jugadores son, en cierto modo, algo diferentes. Vienen aquí y asumen diferentes roles con diferentes valores. Los ladrones asaltan, roban, matan, pero en cambio, no son castigados por ello sino respetados.

—Los VRMMO son muy complejos.

Suspiré inconscientemente ante las palabras que dije con una sonrisa amarga. Después de dejar la botella vacía, levanté a Yui que se estaba comiendo una galleta aproximadamente del mismo tamaño que ella, y la puse sobre mi hombro. Abandoné la mesa y decidí volver al mundo real.

En los MMORPG, hay un conflicto entre la conveniencia y la justicia cuando llega el momento de «Desconectarse».

En otras palabras, debe ser hecho de manera que las personas que tengan un compromiso urgente como una cita o una necesidad fisiológica puedan abandonar rápidamente el juego. Pero, por otra parte, también debe ser configurado para que no se pueda utilizar para escapar de situaciones de combate o para robar. Por esta razón, la mayoría de los MMO establecieron ciertas restricciones o condiciones para abandonar el juego. ALO no es la excepción, los jugadores son capaces de cerrar sesión desde cualquier lugar solo en el territorio de su raza. Fuera de este, su personaje permanecería en un estado 'sin alma' por varios minutos y será vulnerable a los ataques y robos.

Fuera del territorio de tu raza, si quieres salir al instante, debes utilizar artículos como un equipo de campamento, o alquilar una habitación. Decidí seguir el consejo de Lyfa de usar el segundo piso del «Pabellón Lirio del Valle» para cerrar sesión.

Después de registrarme en el mostrador, subí las escaleras hasta el segundo piso. Abrí la puerta de la habitación especificada, el cual era un cuarto muy sencillo, con sólo una cama y una mesa. Era una visión que me daba una fuerte sensación de déjà vu. Antes de que comprara una casa en Aincrad, a menudo utilizaba este tipo de habitaciones.

Abrí la ventana para dejar entrar el aire fresco. En este momento ya era capaz de cerrar sesión sin preocupaciones, pero al final opté por utilizar el método de "tomar una siesta" para salir. Así que me quité mi arma y me acosté en la cama.

Un pequeño problema se produce en los juegos VR que usan FullDive. Al utilizar los juegos FullDive, tus sentidos son traídos a la realidad virtual, por lo que al cierre de sesión tus sentidos se devuelven a tu cuerpo real. Así que, si de repente pasas de estar en pie a acostarte, entonces habrá una fuerte sensación de vértigo. Hubo una ocasión antes de jugar SAO que estuve usando un simulador de vuelo con FullDive. Me encontraba girando rápidamente en un vuelo en picada cuando presioné el botón de cierre de sesión y volví a la realidad. Al hacer eso, salí con una sensación de vértigo extremo y mis ojos se encontraban girando cruelmente.

Para evitar estos síntomas lo mejor es salir con la opción de «Tomar una siesta», es decir, conciliar el sueño. Cuando te quedas dormido en el mundo virtual eres desconectado automáticamente y enviado de vuelta al mundo real.

Me recosté en la cama mientras Yui terminaba su galleta y bajaba al suelo con un suave sonido de golpeteo. Al aterrizar, Yui volvió a su forma original, con su largo pelo azabache, vestido color blanco como la nieve, y un maravilloso aroma flotando en el aire.

Yui, con las manos entrelazadas detrás de la espalda, se volvió hacia mí y me dijo:

—... No te veré hasta mañana ¿verdad, Papá?

—... Lo siento... por fin logramos reunirnos. Volveré pronto... para verte, Yui.

— Este...

Yui parpadeó, con la cara enrojecida.

—Papá, hasta que cierres sesión, ¿podemos dormir juntos?

—Eh.

Yo tenía una sonrisa tímida en el rostro. Para Yui, soy su “Papá” hasta el final. Como la I.A. que es, ella está en constante búsqueda de expandir su experiencia al exponerse a nuevos datos. Así que esta clase de petición no me molestaba, sin embargo, su actitud y palabras son suficientes para hacerme tambalear. Pero aun así, me parece que ella es una chica encantadora.

—Lo entiendo. Sí, ven aquí.

Hice mi vergüenza a un lado y me moví hacia la pared para hacer un lugar donde ella se acostase. Yui, quien tenía una sonrisa resplandeciente, saltó a la cama.

A medida que su rostro se acurrucaba contra mi pecho, lentamente acaricié su pelo y le susurré:

—Rescataré a Asuna muy pronto y después vayamos a comprar una casa en este mundo también. ¿Existen casas para jugadores en este juego?

Yui movió su cabeza hacia un lado y comenzó a asentir rápidamente diciendo:

—Se ven bastante caras, pero es posible. Es como un sueño para nosotros tres, para Papá y Mamá y yo, que estemos viviendo juntos de nuevo.

Recordando aquellos días, mi corazón se sentía como si hubiera sido retorcido de nuevo. Se trataba claramente de tan sólo unos meses atrás que todavía estábamos juntos, pero ahora no tengo medio alguno para comunicarme con ella. De esta forma, esos recuerdos distantes gradualmente se hicieron cada vez más lejanos...

Abrasé a Yui con fuerza, mis ojos se cerraron lentamente, y le susurré:

—No es solo un sueño, pronto lo haré realidad.

Ya que había estado jugando este juego demasiado tiempo, incluso si esto es sólo una experiencia virtual, mi cerebro estaba exhausto y el cansancio me golpeó como un mazo.

—Buenas noches, Papá.

A medida que mi conciencia lentamente se deslizaba a una cálida oscuridad, el sonido de la voz plateada de Yui a mi lado continuó confortándome.


Traducción:

http://chibi-chibi-fansub.phpbb-foro.org/

http://lanove.blogspot.com/